Seleccionar página

Aceites esenciales, ¿para qué sirven?

En la aromaterapia se usan aceites esenciales puros para mejorar el estado de nuestra salud. Son muchas las plantas de las cuales se pueden extraer sus aceites. Una vez extraídos, se deben guardar siempre en recipientes de vidrio oscuro, evitando así que la luz solar elimine algunas de sus propiedades. También es importante que cerréis bien el bote, pues son sumamente volátiles. Suelen durar años, pero, como la mayoría de veces es importante mezclarlos con algún medio de trasporte, puede que su conservación se reduzca a unos seis meses aproximadamente. Cuando se combinan los aceites esenciales con el aceite de masaje, los beneficios de éste aumentan considerablemente. Aunque debéis ir con cuidado, ya que todas las personas tenemos distintos grados de sensibilidad. Aún así, repasemos algunos de ellos:

aceites esenciales

MANZANILLA:resulta un buen calmante y un buen analgésico contra la irritación. Tiene efectos antiinflamatorios, calma las quemaduras y todo tipo de heridas que haya en la piel. Se dice que en las mujeres equilibra las hormonas y los problemas menstruales. Combate la irritabilidad, y estimula el sistema inmunitario.

EUCALIPTO:Sin duda es un gran expectorante, ya que estimula el sistema respiratorio. Funcionja bien contra el asma, catarros, resfriados o infecciones en la garganta. Se pueden realizar friegas en la zona del pecho antes de ir a dormir. Se dice que estimula la capacidad para la concentración, y que alivia los dolores que producen algunos problemas musculares.

JAZMÍN:Es tonificante, afrodisíaco, trata la depresión ya que incita al optimismo y a aumentar nuestro nivel de confianza. Combate el cansancio y los estados melancólicos. Así mismo, se dice que es beneficioso para las estrías, las cicatrices y los eczemas.

BERGAMOTA:También tiene propiedades antidepresivas. Se usa mucho para combatir el estrés, la ansiedad y para tratar el acné o la seborrea. También es útil en infecciones vaginales.

ENEBRO:Se utiliza para las infecciones de orina. Disminuye la retención de líquidos, combate la obesidad, elimina el ácido úrico y los accesos de gota.

LAVANDA:Otro de los aceites con propiedades antidepresivas, para los estadios de ansiedad o de insomnio. Muy beneficioso para el sistema nervioso, se utiliza también para la hipertensión, las palpitaciones, o los estados de frustración. Útil en todo tipo de infecciones: catarros, resfriados, etc. También se usa para la piel, en los casos de psoriasis.

HIERBABUENA:Ayuda a abrir los poros de la piel, la tonifica y combate el acné. Para curar las quemaduras, es importante mezclarlo con aceite de oliva, dando magníficos resultados. Es eficaz en los trastornos digestivos: vómitos, náuseas, espasmos y malestar en general. Se utiliza también para los dolores de cabeza: migrañas, jaquecas, etc.

ROMERO:Se dice que es beneficioso para aumentar la memoria y mejorar la concentración. Al ser tónico, favorece la circulación sanguínea. Se utiliza para enfermedades respiratorias y digestivas. Se utiliza también en caso de lumbago, esguinces, gota, artritis o para los problemas musculares.

SÁNDALO:Excelente antiséptico pulmonar que combate la tos y la congestión del pecho. Actúa en los dolores de garganta, en la laringitis y en la bronquitis. Suaviza la piel agrietada y favorece a la meditación.

ÁRBOL DEL TÉ:Excelente antiséptico que se utiliza para tratar todo tipo de infecciones. Es bactericida, antifúngico y antiviral. Refuerza el sistema inmunológico combatiendo virus, hongos y bacterias. Es útil en gripes, bronquitis, fiebre, dolor de garganta y beneficia la piel, actuando contra el acné, los abscesos, los forúnculos, el herpes y el eczema. Es desinfectante, y eficaz contra la gingivitis, el mal aliento o las encías inflamadas. Alivia la cistitis, las hemorroides, etc. Y es muy utilizado para el pie de atleta o los hongos que proliferan bajo las uñas.

Contraindicaciones:

En algunos casos, los aceites esenciales pueden conllevar algunos efectos secundarios. Al ser concentrados, debe irse con cuidado y asegurarse si se pueden tomar vía oral (muchos de ellos son tóxicos), si deben diluirse, son sólo pueden ser usados atópicamente, etc. Aparte, como ya dije, cada persona tienen un nivel de sensibilidad distinto, con lo que hay que ir con prudencia.

Si sufres alergia, tienes asma, o algún tipo de problema en la piel como eczemas, psoriasis, etc. es importante que moderes su uso. Hay que tener en cuenta factores como, por ejemplo, si estás embarazada, donde es preferible no interactuar demasiado con sustancias externas. Si tienes náuseas, mareos, o dolores de cabeza, deberás moderar su uso.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Aceites esenciales-