Seleccionar página
Plantas aromáticas | Alimentos medicinales que cuidan tu salud

Plantas aromáticas | Alimentos medicinales que cuidan tu salud

Plantas aromáticas:

Usadas desde hace milenios, son parte de nuestras cocinas y cultura.

Las plantas aromáticas nos aportan un gran sabor y múltiples nutrientes a nuestros platos de cocina. Podemos usarlas habitualmente, siempre que no hagamos un abuso de ellas. De hecho, se utilizan en muchas culturas con la intención de prevenir enfermedades. Hoy en día podemos conseguirlas con mucha facilidad, pero la mayoría de ellas están mezcladas con plantas similares de poco efecto terapéutico. Es importante, por ello, que al irlas a comprar nos aseguremos de que son de buena calidad y que no nos vengan gato por liebre… En este breve artículo repasamos unas pocas.

¿Para qué sirven las plantas aromáticas?

Son muchas las vitudes que tienen y los motivos por lo que debemos usarlas.

Debemos comprender que, aparte de aromatizar las comidas, el uso de ciertas hierbas y especias actúan beneficiando nuestro metabolismo. Los aceites esenciales que contienen tienen propiedades terapéuticas, mucílagos que lubrican nuestro intestino, glucósidos que alivian la fiebre y realizan un efecto antiinflamatorio, saponinas diuréticas y que nos ayudan también en la expectoración, o taninos con un efecto antibiótico o astringente. Muchas de ellas llevan gran cantidad de minerales y vitaminas, con una alta concentración de micronutrientes. ¡Incluso se pueden usar desecados! Por lo tanto, tener la costumbre de condimentar nuestros platos con distintas especies (y siempre sin abusar mucho de ellas), nos proporciona un gran beneficio para nuestra salud.

Perejil:

vitudes del perejil

Es muy rico en vitamina C (con tan sólo 50 gramos, ya tenemos cubiertas las necesidades de ácido ascórbico de todo un día). Contiene una gran cantidad de clorofila.  Contiene sulfuro, fluor, sodio, magnesio, hierro y compuestos que son antivirales. Mejora la digestión, ayuda a recuperarse del sarampión. Estimula la micción, es beneficioso si tenemos piedras en la vejiga, en los riñones o en la vesícula biliar. Si padecemos serias inflamaciones de los riñones, el perejil no será suficiente para mejorarlas, aún así, es muy útil en casi todas las dificultades renales. ¿Por qué? Pues porque fortalece las glándulas suprarrenales. Además, resulta beneficioso para los nervios ópticos, para el cerebro, para el dolor de oído y la sordera.  Elimina la halitosis y favorece los dientes. 

Atención: Las madres que amamantan a sus hijos no deben tomarlo, ya que seca la leche.

Tomillo:

plantas aromáticas

El tomillo crece en terrenos calcáreos bajo un intenso sol. En estas condiciones, acumula lentamente una serie de componentes, por ejemplo: el calcio. Llegando a tener el doble de calcio que el sésamo o incluso que la leche de vaca.

Es antiinfecciosa, estimula el Qi de pulmón y la energía defensiva del cuerpo (WEI QI). Abre el apetito, es expectorante, mucolítico, alivia la laringitis y las infecciones bucales. Se puede emplear también contra los piojos y alivia algunos trastornos menstruales.

A tener en cuenta: No se aconseja usar durante un tiempo muy prolongado, y no deben tomarla las mujeres embarazadas.

Cilandro:

cilantro

Las hojas de cilandro se pueden comer frescas, añadiéndolas a algún plato; y sus semillas su pueden tostar y triturar. Precisamente, las semillas de cilantro se combinan con platos de frijoles o alubias para combatir las flatulencias.

Nos ayuda a reducir el colesterol malo (LDL) y a aumentar el HDL. ayuda a eliminar los metales pesados del cuerpo: plomo, mercurio, aluminio…  Rico en vitaminas A, C, K, ácido fólico, calcio, hierro y magnesio.  Nos ayuda a controlar el nivel de glucosa en sangre, y mejora la visión y la digestión.

Orégano:

orégano

Contiene timol, haciéndolo muy digestivo y eficaz contra las flatulencias. Además, es un potente antiséptico y el ácido ursólico es beneficioso para nuestro hígado, mejorando la circulación sanguínea y el dolor menstrual. También tiene hierro, calcio y carvacrol. 

Es antioxidante, antimicrobiano, antitumoral, y actúa sobre el sistema respiratorio calmando la tos y la mucosidad bronquial. Por eso se usa para los catarros y los resfriados.

También se pueden realizar bahos con ella. Para la artritis y el reuma, se puede masajear la zona afectada con aceite esencial de orégano.  Así mismo, se dice que el orégano estimula la producción de estrógenos, ayudando a la menopausia.

Albahaca:

albahaca

Tiene un intenso aroma y es beneficiosa para el sistema digestivo, es tranquilizante y tiene un efecto antibiótico e inflamatorio. Aun así, es importante no tomarla cuando se está embarazada.

Su aceite esencial tiene propiedades digestivas (vómitos, dolor de estómago…), y antisépticas. Se puede aplicar sovbre la piel en caso de acné. También es útil para el dolor muscular.

Menta:

menta, sus beneficios

Es beneficiosa para el síndrome del intestino irritable y para las náuseas. Se puede combinar con las legumbres para mejorar su digestión, al mismo tiempo que aportamos manganeso, cobre y vitamina C.

Es antiséptico, antifúngico, antivírico, incluso antimigrañosa. Produce un efecto refrescante en la boca y en las vías respiratorias. Combate las náuseas y los mareos. ayuda al sistema digestivo, produce bilis, y mejorar el sistema circulatorio.

Romero:

Nos ayudará a combatir el estrés de cada día. También es digestivo, antioxidante y un magnífico antibiótico natural. Podemos macerarlo en aceite de oliva y usarlo en nuestras ensaladas. Se suele usar para combatir los problemas respiratorios. Combate la dispepsia (trastorno digestivo). Se utiliza también para los problemas reumáticos y circulatorios. Se puede usar vía tópica a través del aceite esencial de romero.  Se realizarán fricciones en las zonas afectadas, para aliviar el reumatismo muscular o articular. 

Debido a que tonifica el sistema nervioso, se usa también para combatir el estrés  y las depresiones más leves.  sus propiedades emenagogas, la hacen apropiada en las mujeres para la amenorrea y la dismenorrea.

Cuidados: Carece de toxicidad, pero puede presentar alguna alergia en personas sensibles. Evitar en personas con cálculos biliares. 

Conclusión:

Especias como la canela, la albahaca, el comino, el jengibre, el eneldo, el orégano o el laurel, multiplican enormemente el aporte de hierro que hay en las alubias y las lentejas. Sobretodo el tomillo. Tan sólo tomando 1 gramo de clavo, cubrimos las necesidades diarias de antioxidantes que debemos consumir.

El orégano, también contiene gran cantidad de antioxidantes. El eneldo, la albahaca y el comino, también contienen magnesio y fósforo. El tomillo y la albahaca son ricas en zinc, y también podemos encontrar este mineral en el jengibre, el orégano o el laurel.

Un solo gramo de pimentón o de guindilla en polvo, nos aportará más de 360 mcg de betacaroteno (provitamina A). Aunque podéis y debéis tomar variedad de dichas plantas aromáticas, recordad que el tomillo, el eneldo, el comino, el orégano o la albahaca, son de las que más nutrientes nos pueden aportar.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Plantas aromáticas-

El silencio interior | Libera estrés y ansiedad de forma natural con la meditación

El silencio interior | Libera estrés y ansiedad de forma natural con la meditación

El silencio interior:

El poder del silencio, es algo que no deberíamos menospreciar.

El silencio forma parte de nuestras vidas. En un mundo tan ruidoso, el silencio puede contrarrestar su exceso y lograr conectarnos con nuestro mundo interior. Desgraciadamente, nos hemos acostumbrado tanto a él, que también puede hacernos sentir extraños. Y es que vivimos rodeados de: música, gritos, pitidos, aparatos varios… Hace tiempo, se descubrió científicamente que escuchar sólo el sonido del mar mejoraba el estrés y la ansiedad. Ahora, leo que varios científicos han hallado que tan sólo unos minutos de silencio mejoran la relación del sistema respiratorio, el cardiovascular y el cerebral. Quizá, en el fondo, nuestro cuerpo y nuestra mente deseé volver de algún modo a sus propios orígenes. Y nosotros, seguimos cada día actuando en la dirección contraria.

El silencio interior

¿Cuáles son los beneficios del silencio?

Algunos neurólogos como Pable Irimia, nos cuentan que el silencio mejora el control de la tensión arterial. Pero cuando yo os hablo del silencio, no me refiero al que se produce por no haber ruido en el exterior. Sino también dentro de nosotros. Porque no es sólo el ruido de la calle el que perturba nuestra fisiología y emociones. Sino el que creamos en nuestra mente. Una vez eliminamos el ruido total, permitimos a nuestro yo conectar con lo que de verdad importa: el aquí, y el ahora.

¿Cómo lograrlo?:

La meditación o el Mindfulness, puedes sernos de gran ayuda.

  • Lo primero que debemos hacer es enlentecer nuestro nivel de vida. Cuando queramos hacer algo de meditación, es esencial apagar todos los aparatos (incluso el móvil), y darnos el placer de que nada ni nadie nos va aperturbar durante este tiempo.
  • Es importante que, una vez en silencio, prestemos atención a las sensaciones del ambiente (frío, calor…) y que no nos dejemos llevar por ellas. Sencillamente vienen y van.
  • Siéntate en un lugar cómodo y concéntrate en tu respiración. Suelo decir que éste método se utiliza para “echar raíces” y conectar con la tierra de dónde venimos. Pronto te sentirás bien, en un estado de meditación que tendrás que ir alargando con el tiempo y en situaciones bien distintas para que el ruido no perturbe tu vida.

Ahora bien, si cuando intentas hacer este tipo de ejercicios te sientes mal. O si te pones más nervioso, es síntoma de que te has acostumbrado demasiado al ruido que te envuelve. En estos casos, deberás trabajar menos tiempo e ir disminuyendo el ruido que te rodea progresivamente. Cada persona sigue siempre un camino distinto, y una forma de diferente de hacer las cosas para llegar a sus propios objetivos.

Xavier Turell Nebot

Masajes en Sabadell

-El silencio interior-