Seleccionar página

La artrosis es una artropatía degenerativa que cada vez más afecta a nuestra sociedad. Afecta sobretodo a las articulaciones vertebrales anteriores, las caderas, las rodillas, el hombro, las muñecas o a las falanges de los dedos. Principalmente se afecta al cartílago hialino y al hueso subcondral, pero no hay que olvidar que todos los tejidos que envuelven la articulación pueden estar hipertrofiados. Se suele presentar a partir de los 40 años y, a los 70, prácticamente todos sufrimos artrosis de una forma u otra. Además, afecta tanto a hombres como a mujeres. Repasemos en este artículo cuáles son sus síntomas y qué podemos hacer para mejorarlos de forma natural y eficiente.

¿Cuáles son sus síntomas?

Debemos tomar atención de los avisos de nuestro cuerpo.


Artrosis

Cuando hablamos de artrosis no estamos hablando de un proceso inflamatorio. Se trata, más bien, de un problema que afecta a las articulaciones del cuerpo de forma progresiva y que se manifiesta por dolor y rigidez matutina.

La articulación aumenta de tamaño debido a las reacciones proliferativas del cartílago, del hueso, de los ligamentos y de los tendones, afectando a toda la cápsula sinovial. Suele haber contracturas musculares y espasmos.

Tratamiento para la artrosis:

El estilo de vida también es fundamental para aliviar y mejorar la artrosis.


El tratamiento se realizará según el grado de evolución de la enfermedad. El ejercicio (isométrico, isotónico, postural o de fortalecimiento) nos ayudará a mantener el cartílago y la movilidad articular. Así mismo, el reposo también será de gran ayuda. En mi consulta suelo recomendar que se aplique calor sobre la zona, ya que resulta beneficioso para aliviar el dolor. Es importante no abusar de los fármacos, pues no hay estudios que demuestren su efectividad, y sí sus efectos secundarios. Por ello, hay siempre que consultarlo antes con vuestro médico.

Diferencias entre la artrosis y la artritis:

Aunque parecidas, no significan lo mismo:


desgaste de la articulación

Debemos saber diferenciar entre estas dos patologías. En la artritis, tenemos manifestaciones de dolor, deformidad articular y movilidad, que suele agravarse por la mañana y por la noche. Se trata de una afección en la membrana sinovial que produce un exceso de líquido, y que puede complicarse.

Mientras que, en la artrosis, lo que se desgasta es el cartílago hialino haciendo que los huesos rocen entre sí.

¿Cómo funciona una articulación?

Sus partes, y la forma en que se articula correctamente.


Cada uno de los dos huesos de una articulación tiene una superficie articular que está recubierta por cartílago. El cartílago actúa a modo de cojín, neutralizando las presiones que se efectúan sobre dicha articulación. Su efectividad es debida a la presencia de una sustancia que encontramos en el cartílago y que todos bien conocemos: el colágeno. Este colágenos (dispuesto en forma de fibras) hace que el cartílago pueda deformarse un poco y volver luego a su estado original. Algo que, con el tiempo, vamos perdiendo.
Para que la articulación se mueva correctamente, debe estar bien lubricada. Por ello, está envuelta en la que llamamos la cápsula sinovial, que se compone de líquido sinovial.

soy diabético

RECUERDA:

El cartílago hialino es lo que recubre el extremo óseo articular. Éste, está formado por diversas capas, no tiene vasos sanguíneos, ni nervios, ni linfa, y se nutre a través del líquido sinovial que lubrica la articulación. La membrana sinovial recubre toda la articulación formando la cápcula sinovial. /span>

¿Por qué nos duelen los huesos?

Comprender de dónde surge el dolor es fundamental:


La causas pueden ser múltiples, pero hay que tener en cuneta varios factores. Entre ellos, encontramos la falta de minerales (especialmente clacio). La falta de vitaminas, el abuso de azúcar refinado que nos roba los minerales que hay en nuestro organismo, la acumulación de almidones y farináceos en el colon, o los parásitos intestinales.

¿Por qué tenemos artrosis?

A partir de los 50, casi todo el mundo sufre artrosis…


Los huesos están recubiertos en su parte distal por el cartílago. Con el tiempo, este se deteriora y pierde su elasticidad. Al perder parte del cartílago, el propio cuerpo genera más hueso (osteofitos), algo que complica la situación. Las rodillas, la columna vertebral (más en la zona cervical y lumbar), las caderas o los dedos de las manos, es donde se suele generar más artrosis.

¿Qué es el cartílago hialino?

Un tejido que se deteriora con el tiempo y que nos causa problemas.


Dolor de rodilla

Se trata de un tejido especializado compuesto de fibra, una matriz intersticial, electrolitos y unas células llamadas condrocitos. Estos condrocitos sintetizan y metabolismo todo aquello que existe en la matriz, dándole la capacidad de resistir presiones. Así mismo, su fibra, está formada por colágeno tipo II, que nos ayuda a resistir tracciones.

Normalmente, el número de condrocitos aumenta hasta los 20 años. Y, a partir de los 30 años empieza a decaer. Al colágneo no se renueva y cada vez es de peor calidad.

Cómo evitar el desgaste de nuestros huesos:

Con la edad, es importante cuidar nuestra salud ósea.


Lo primero que hay que hacer, es adoptar una dieta equilibrada. Rica en proteínas, calcio, vitaminas y minerales. Podemos consumir leche (de calidad), quesos (sin abusar), verduras y frutas. También es importante tomar el sol, y algún complemento de gelatina de calidad. Evitar el sobrepeso y realizar actividad física todos los días. Así mismo, realizar algún masaje de vez en cuando será muy beneficioso.

soy diabético

ARTROSIS Y MASAJE TERAPÉUTICO:

El masaje terapéutico puede ayudar y mucho en caso de artritis o artrosis. Aún así, no va a regenerar el cartílago, con lo cual es fundamental complementar el masaje con una buena alimentación y buenos hábitos.

El masaje es muy útil ya que aporta sangre a la zona afectada y oxígeno. También puede romper ciertas incrustaciones y produce un efecto de drenaje sobre la articulación.

* Datos aproximados.

Tratamiento natural para la artrosis:

Ayudas que pueden beneficiarte si sufres dicha enfermedad.


Para prevenir la artrosis o aliviar sus síntomas, es fundamental una dieta baja en carnes y azúcares refinados. Realizar ejercicio, respirar correctamente, mantener una buena salud emocional y evitar tabaco, alcohol o café. De hecho, hay tres causas que afectan el sistema osteo-articular: la inflamación crónica que provoca una dieta excesivamente “ácida”, la desmineralización y destrucción por ello del cartílago, y la insuficiente irrigación sanguínea debido al engrosamiento de las paredes arteriales.
Usa aceite de oliva de primera presión en frío. Modera el consumo de quesos. Si los tomas, intenta que no sean fermentados. El apio, la cola de caballo, el enebro, la ortiga, el abedul o el grosello negro son buenos drenadores de ácido úrico y oxálico. Para ampliar la falta de tejido cartilaginoso, es recomendable la toma de extracto de molusco de labios verdes, y tomar gelatina de buena calidad. La toma de Harpagophytum (un antiinflamatorio natural y antiálgico), nos ayudará en gran medida a aliviar el dolor.

La glicina:

A tener en cuenta…


Muchas personas toman suplementos de glicina, ya que es un aminoácido principal en la cadena de colágeno. ahora bien, hay algunos estudios que apuntan que las células cancerígenas se alimentan de él para poder crecer y multiplicarse más rápidamente. Así que, si tomas algún suplemento de glicerina, intenta no hacer un abuso de éste. Al menos, hasta que los estudios no avancen más.

Artículos que te pueden interesar:


Xavier Turell Nebot

Artrosis
Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!