Seleccionar página

La candidiasis se produce por la infección patológica de un hongo de tipo levadura llamado: “Candida albicans”. Afecta entre un 60% y un 70% de la población occidental y, si no se trata a tiempo, puede afectar directamente en nuestro sistema inmunitario. En realidad, la Candida albicans se encuentra con normalidad en la piel, en las mucosas, en la vagina o en conducto intestinal, sin producir ninguna enfermedad.

El problema surge cuando empieza a multiplicarse y no hay forma de detenerlo. Puede dar problemas en la boca (aftas, candidiasis oral) y se puede propagar por todo nuestro organismo. Las mujeres suelen ser las más afectadas debido a las infecciones en el sistema urinario: vaginitis, uretritis o cistitis de larga evolución… Es imprescindible mantener una buena higiene en la zona genital debido a la humedad y al calor, ya que contribuye a la proliferación de dicha infección.

Es más habitual encontrar candidiasis en diabéticos, personas que tienen un sistema inmunitario en deficiencia, o en personas que durante mucho tiempo han tomado antibióticos.

La candidiasis, ¿es contagiosa?

Debemos tener en cuenta su infección:


Candidiasis

La candidiasis es una enfermedad infecciosa que se puede contagiar. Aunque no siempre es así, ya que su infección puede producirse debido a varias causas que se dan al mismo tiempo en el propio organismo. 

Por ejemplo, las personas que están en contacto con el agua o con objetos húmedos pueden sufrir este tipo de afección en las uñas. En consecuencia: pescaderos, cocineros, amas de casa, son los más propensos. Es muy importante tomar medidas profilácticas: guantes que protejan las manos, secarse las manos a conciencia, etc.

¿Qué hacer?


  • Evitar los alimentos azucarados y refinados.
  • Evitar levaduras como panes con levadura o pasteles.
  • Evitar cualquier tipo de bebida fermentada, como la cerveza.
  • Intenta no consumir alimentos lácteos.
  • No tomes chocolate ni champiñones.
  • Toma probióticos, así recuperarás tu flora intestinal.
  • Practica deporte aeróbico para aumentar tu oxigenación.

El uso de corticoides tópicos inhalados cuando se trata el asma, por ejemplo, puede conducir al desarrollo de la infección en la cabidad bucal. En este caso, será imprescindible enjuagarse la boca después de la administración del antibiótico. En cualquier caso, y debido a que este tipo de hongo vive con naturalidad en nuestro organismo, más que intentar erradicar la infección, lo que hay que hacer es cuidar el medio para que éste no se propague. Esto es fundamental para cualquier tipo de candidiasis.

Síntomas de la candidiasis:


  • Prurito en el cuello cabelludo, espalda, orejas, ano y vagina.
  • Cansancio, somnolencia.
  • Aftas.
  • Necesidad de tomar alimentos azucarados.
  • Irritabilidad, alergias, dolores de cabeza.
  • Mareos.
  • Pérdidas de memoria.
  • Digestión prolongada con hinchazón.
  • Heces malolientes.
  • Hemorroides

La candidiasis bucal, produce ciertas lesiones con aspecto membranoso, de color blanco tirando a gris, en las encías o en los carrillos. En la candidiasis vulvovaginal se obserba un enrojecimiento, maceración y humedad de los labios de la vulva. La candidiasis cutánea provoca zona enrojecidas y húmedas, sobretodo en los pliegues.

* Recuerda que es el médico quien debe diagnosticar siempre cualquier tipo de enfermedad. Las indicaciones de este artículo sólo son orientativas.

| FACTOR EMOCIONAL:

Al tratar una candidiasis hay que tener en cuenta el factor físico, pero también el factor mental. Encontramos casos donde el paciente aprovecha alguna patología para atraer la atención de los demás, sentir compasión, cariño…

Tratamiento:

Si tienes candidiasis, es fundamental seguir los consejos de tu médico:


Los medicamentos mejoran los síntomas de la candidiasis, pero no logran erradicar el hongo que los provoca. Para ello, es fundamental eliminar la causa que favorece dicha infección, ya sea una afección renal, problemas hepáticos, una mala alimentación, etc. De ahí, la importancia de visitar al médico. Así mismo, es importante tonificar las defensas del organismo.

  • La candidiasis puede venir acompañada de una deficiencia de vitamina B, D, D, zinc, magnesio u omegas 3. Por ello, es importante tomar suplementos nutricionales durante toda la infección para poder reconstituir dicha carencia.
  • Un mes después de tomar suplementos, se aconseja incorporar antifúngicos como la berberina, el orégano, el ajo, o el ácido caprílico. La toma de dichos productos debe se previamente consulta con un profesional de la salud, ya que no deben tomarse a la ligera. Al mes, es importante cambiar uno por otro y no continuar tomando el mismo.
  • Cuando los síntomas empiezan a desaparecer tras meses de tratamiento, será necesario introducir los probióticos. Aquí encontraremos los Lactobacillus acidophilus o los Bifidobacterium bifidum, etc. Es aconsejable usar dosis de entre los 20.000 millones y los 40.000 millones de bacterias beneficiosas.

Alimentos que debemos evitar:

El factor alimenticio, también hay que tenerlo en cuenta.


alimentación

Hay una serie de alimentos que podría complicar la cadidiasis. Entre ellos, encontramos los lácteos, la levadura, la fruta, cualquier alimento fermentado, los azúcares y a los alimentos procesados, los cachuetes, el gluten, las bebidas de soja, de almendras, el café o el cacao, y la toma de regaliz.

ATENCIÓN:
Cuando digo que los medicamentos no erradican la infección, no significa que la medicina occidental no sea factible. Es importante tener en cuenta la valoración del médico que os atiende y tomar la medicación que él crea conveniente. Si además de ello, cuidamos nuestra alimentación, tonificamos el cuerpo a través de un aumento de vitaminas o estimulando el sistema inmunitario, mejor que mejor. Pero, los medicamentos, nos ayudarán a paliar los síntomas y a mejorar con más rapidez.

Xavier Turell Nebot

La candidiasis

Artículo actualizado el 02/03/2019.

Artículos relacionados:

Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!