Seleccionar página

Se trata de un árbol (Aesculus Hippocastanum) inmenso originario de Asia que puede llegar a los 25 metros de altitud, su copa redondeada, y sus grandes hojas destacan entre el resto. Florece en primavera y es en verano cuando exhibe sus preciosas castañas. Las semillas contienen flavonoides (esculina), saponósidos (escina) taninos y varios minerales. La corteza es rica en alantoína y taninos, mientras que sus hojas contienen heterósidos cumarínicos, flavonoides y fitoesteroles.
Las virtudes venotónicas de este árbol son ampliamente conocidas para mejorar la circulación, ya que es vasoconstrictora y antiinflamatoria. ¿Cuándo debes utilizarlo? Siempre que tengas venas varicosas, piernas cansadas, hormigueos o calambres en los pies, en las manos, en las piernas… Ayuda en caso de hemorroides, aunque es imprescindible hacer una buena dieta rica en fibra. El castaño de indias fortalece las paredes de los vasos sanguíneos, evita la formación de edemas y los dolores menstruales (excelente parta las metrorragias).

El castaño de indias se puede tomar por vía interna o externa. Si utilizas el extracto, deberás tomar 30 gotas en tres tomas diarias con un vaso de agua. En infusión, tendrás que tomar unas tres tazas diarias, y en cápsulas dependerá del proveedor.

Contraindicaciones:En dosis altas puede irritar al aparato digestivo, produciendo náuseas o vómitos. Tampoco es recomendado tomarlo durante el embarazo y el período de lactancia. Debe evitarse que lo tomen niños menores de 12 años. Si tomas medicación anticoagulante o antidiabético, si tienes algún tipo de enfermedad renal, tampoco se recomienda.

– EL CASTAÑO DE INDIAS –