Seleccionar página

¿Qué son los cibertrastornos?

Cómo afecta la tecnología a nuestra salud física y mental.

Los cibertrastornos ya están aquí. El uso que hacemos de la tecnología digital ha cambiado nuestra forma de ver la vida. Hablar cara a cara con los demás, conectar con la naturaleza, pensar con lucidez… Cuando queremos saber qué tiempo hace ya no miramos por la ventana, sino que consultamos las indicaciones de nuestro móvil. Hacemos lo mismo si queremos llegar a un sitio, buscar un restaurante, contratar un servicio, etc.

Sabemos que la revolución digital nos facilita la búsqueda de información, pero ésta es tan grande, que para que podamos fiarnos de ella debemos dedicar un tiempo que no tenemos en cotejarla; algo que muchos no hacemos. Aún así, el ser humano está cada vez más absorto y distraído por las pantallas. Pierde su postura erguida y anda por la calle cabizbajo, sin experimentar las cosas que le rodean en ese momento.

¿Tecnología y felicidad?

No todos los nuevos avances nos ayudan siempre a ser más felices; muchos, causan cibertrastornos.

cibertrastornos

Algunos psicólogos dicen que la felicidad es la capacidad de sentirse bien con uno mismo, aunque estés encerrado durante un par de horas en una simple habitación. Hoy en día, no estar “conectados” tecnológicamente es un indicio de estrés y ansiedad, por no decir de depresión. Y es que cada vez que nos abrimos más al exterior para ser como el mundo espera que seamos, más vamos perdiendo nuestra propia identidad. Esa identidad que tan diferentes y especiales nos hace de los demás.

La tecnología y la falta de atención:

Aunque nos facilita la vida, también nos distrae de lo más esencial sin que nos demos cuenta de ello.

Uno de los efectos más preocupantes de las nuevas tecnologías y, uno clásico de los cibertrastornos, es sin duda la distracción. Se sabe que cuando hacemos las cosas prestando atención las disfrutamos más. Por ejemplo, cuando vas a jugar a pádel con tus amigos, mientras juegas, disfrutas del momento. Si te distraes pensando en la cena con tu jefe, miras tu móvil cada cinco minutos o mandas mensajes, sin darte cuenta habrás perdido tu partida. Así pues, la pérdida de la atención nos conduce a la infelicidad. Y, cuantas más cosas hacemos al mismo tiempo, más dispersos nos volvemos.

El cerebro de un niño se desarrolla usando las manos, construyendo estructuras, sintiendo sus texturas, etc. Cuando sólo utiliza un dedo para hacer cosas, ¿creéis que va a desarrollarse de igual manera?
Analicemos ahora los diferentes trastornos de la tecnología actual. Para empezar, y es algo que veo todos los días en mi consulta: el síndrome de dolor cervical. Trabajar frente al ordenador durante muchas horas seguidas y en una mala postura, termina por provocar cambios en la columna y en la musculatura que la rodea.

¿Problemas en las cervicales?

La tensión y la rigidez en la zona van en aumento, y los dolores de cabeza y el malestar también. Y cuanto más agachemos la cabeza (como sucede con los ordenadores portátiles), mucho peor. Ten en cuenta, que una cabeza puede pesar unos siete kilos. ¿Cómo van a terminar nuestras cervicales tras cuatro horas aguantando dicho peso? ¿Y una jornada completa?

Si este es tu caso, te recomendo que pidas hora para un buen masaje descontracturante AQUÍ, y que empieces a corregir tus malos hábitos lo antes posible.

CIBERTRASTORNOS ¿QUÉ PODEMOS HACER?

 

Debemos comprender que cuanta más tecnología tengamos a nuestro alrededor, más necesidad habrá de recuperar el contacto con la naturaleza que nos rodea. Salir con los amigos, hacer excursiones, o tomarnos unos días de vacaciones, van a ser cada vez más necesarios. Si trabajamos con ordenador, debemos mirar lo más lejos posible durante un minuto cada cuarto de hora, con el fin de descansar la vista. Realiza ejercicios para masajear las manos y hacer estiramientos. Establece un tiempo límite para consultar tu teléfono móvil, evitando hacer un uso excesivo de éste. Y, a partir de las ocho de la noche (si puede ser antes mejor), no uséis ni el móvil, ni el ordenador. Quizá esto último os parezca exagerado, pero os aseguro que dormiréis mucho mejor. Sólo el sentido común con la tecnología actual impedirá que tengamos cibertrastornos.

 

Más trastornos gracias a la tecnología:

Sigamos con los cibertrastornos que más nos pueden afectar debidos a la tecnología.

móviles

Como muchos sabéis, el uso excesivo del ratón del ordenador provoca el conocido síndrome del túnel carpiano, afectando al nervio mediano y provocando dolor, hormigueos… Además, aunque haya técnicas como la electro-acupuntura que nos dan buenos resultados, persistir en los malos hábitos una y otra vez, nos obligará finalmente a entrar a quirófano.

Permanecer mucho rato frente a una pantalla, provoca una disminución del parpadeo y sequedad ocular. Algunos oftalmólogos nos indican que se reduce casi a la mitad. Vista cansada, miopía, síndrome de hipersensibilidad, cefaleas… ¿Cuántos teléfonos móviles llevan un filtro de luz? ¿Cuántos de vosotros lo lleváis?

Pantallas, móviles…

Debemos. tomar consciencia del uso que hacemos de todas ellas.

La luz azul daña la retina y favorece la degeneración macular, provocando las conocidas cataratas. Antiguamente, las costureras que cosían y bordaban las piezas a mano, sufrían de la llamada “artrosis de costurera”. Pues bien, esa misma artrosis es la que encontramos en muchos jóvenes de hoy en día gracias a los teléfonos móviles. En estos casos, el dolor se concentra sobre todo en el dedo pulgar. Pero no se trata sólo de eso, ya que la tecnología incide también en nuestra capacidad para dormir, uno de los cibertrastornos más palpables.

Muchos jóvenes van a dormir con el teléfono para poder contestar a los mensajes que siguen recibiendo a altas horas de la noche. Así mismo, se sabe que la luz de la pantalla incide en nuestras hormonas, produciendo menos melatonina. Y, cuando hay menos melatonina, la fase REM se reduce y se retrasa la llegada del sueño. Y así, podemos seguir con diversos trastornos que surgen cada vez más: el síndrome de la llamada imaginaria, la nomofobia, la cibercondria, o el efecto Google, que hace que las personas vayamos perdiendo poco a poco la memoria sin apenas darnos cuenta.

Para terminar, deciros que no todo es negativo, que lo que debemos hacer es aceptar y comprender cada vez más las nuevas tecnologías y hacer un uso útil y responsable de todas ellas. Además, cada vez habrá más; y más cibertrastornos. Y no se trata de dejar de usarlas, sino de convivir con ellas sin perder nuestra esencia. No hay que tener miedo a las máquinas por si algún día nos conquistan, sino miedo del ser humano por rendirse ante ellas.

Ampliar información:

Si quieres saber más cosas sobre los efectos negativos del Smartphone, puedes leer el artículo: Smartphone, sus efectos negativos.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Cibertrastornos, cómo nos afectan las nuevas tecnologías-

Artículos relacionados: