Seleccionar página

¿No sabes cómo afrontar la pérdida de un ser querido? Aceptar la muerte resulta un proceso complejo aunque ésta forma parte de nuestras vidas. Pasar el duelo, es algo que tarde o temprano deberemos afrontar. Y no todo el mundo gestiona dicho proceso de la misma forma. Con el tiempo, nuestro estado de ánimo fluctúa entre la tristeza y la ira, nos cuesta pensar con claridad y necesitamos gestionar lo sucedido de la mejor forma posible. Porque, y eso lo tenemos todos claro, no nos queda otra.
Muchas personas caen en depresión por la injusticia de haber perdido a un ser querido. Pero vivir amargados o reprimidos toda la vida no va a cambiar las cosas. Mientras que pensar en quien nos ha abandonado y retomar nuestra vida por él, nos ayudará a sentirnos mejor. Como dicen algunos buenos filósofos: “Sólo nos quedan dos opciones: morir en vida o vivir. Y no nos queda otra que elegir cual de las dos vamos a seguir a partir de ahora”.

Factores a tener en cuenta:

Cuando las emociones se disparan, debemos aprender a gestionarlas debidamente.

Cómo afrontar la pérdida de un ser querido

Para saber cómo afrontar la pérdida de un ser querido, debemos aprender a aceptar el hecho de que en cualquier momento nos puede pasar a nosotros. La muerte es un proceso natural, y todos vamos a afrontarlo tarde o temprano. Aunque nos hagan creer que todo perdura para siempre, sabemos de sobras que el cambio forma parte de nuestras vidas de una forma natural. Nada permanece igual con el paso del tiempo y, madurar, implica aceptar dichos cambios sin sufrir.

Otro factor que atemoriza a las personas respecto a la muerte, es el hecho de que es algo que deberemos afrontar en solitud. Un monje tibetano me dijo cuando yo era muy joven: “nacemos solos, y moriremos solos”. Y eso, nos da miedo. Una vez aceptamos que la muerte es inevitable, es el momento de disfrutar de la vida. No olvidando la muerte, sino disfrutando de nuestras vivencias para llegar en plenas condiciones.

Superar el duelo:

Algo que deberían enseñarnos desde muy pequeños.


Como os decía, la muerte de un ser querido nos sumerge en un proceso al que denominamos “duelo”. Debemos llorar, manifestar nuestros sentimientos y expresarnos con libertad, ya que si reprimimos nuestras emociones nos estaremos haciendo más daño del que nos merecemos. Pero además, es necesario este primer paso para que luego podamos hacer el esfuerzo de ver las cosas con un poco más de distancia.
El problema suele ser que recuperar nuestra vida con ilusión o alegría, nos da la sensación de haber abandonado al ser que tanto queríamos. De creer que pensará que no le queríamos tanto, etc. Y esa sensación es una distorsión que nuestra mente hace siempre de la realidad. Cuando alguien a perdido a un ser querido y se encuentra sin ganas de hacer nada le pregunto: “¿Querría ese ser verte así? ¿Querría verte deprimido? ¿No preferiría ver cómo tras el duelo rehaces tu vida y sigues adelante? Y todos sabemos la respuesta a dichas preguntas… Por eso, tras pasar un tiempo de duelo, de respeto, y de calmar las agua, debemos pasar a la acción.

¿Cómo hacerlo?

Como siempre, la teoría es una cosa, la práctica otra bien distinta…


superar la muerte de un familiar

Poco a poco, el dolor que sientes debe ir pasando. Y la vida que hacías antes deberá irse adaptando a una nueva situación. Tranquilo, la vida es un cambio continuo en el cual debemos irnos adaptando. Quizá nunca te lo enseñaron (es un grave error de nuestra sociedad), pero sabías que era así.

Deberás guardar esas fotografías, limpiar su habitación, pintar… Y todo ello no significa que vayas ahora a olvidar a la persona fallecida, sino que vas a seguir tu vida por ella. Permítete a ti seguir con tu vida, y permítele a él seguir con su libertad.

En cambio, si mantenemos la casa llena de sus recuerdos, lo único que estaremos haciendo es reafirmar nuestros lamentos por lo sucedido. El no desapego nos arrastrará hacia el pasado y no nos dejará vivir en el presente. Visto de otro modo, al darle más importancia a la muerte iremos olvidando la enorme importancia que tiene el sentido a la vida. Apuesta por la vida, recuérdale en momentos puntuales, haz tus oraciones si quieres, pero retorna de inmediato al presente y a todo el camino que tienes por delante.

Cómo prepararse para la muerte:

En el mundo en el que vivimos, se habla poco sobre la muerte.

La respuesta es sencilla: viviendo al máximo todos los días. Saboreando cualquier momento, disfrutando de la compañía de los demás, de los momentos de tranquilidad, etc. Sabiendo, de forma consciente, que tarde o temprano tendremos que desprendernos de todo esto, y avanzar hacia un mundo que desconocemos. Sin miedo, con naturalidad, y de la mejor forma posible.

Según los expertos, cuando nos dicen que alguien muy íntimo muere, solemos pasar por diferentes fases. Una primera fase donde nos negamos a aceptar la verdad, otra de rebelión, otra de depresión, y una última de aceptación. Evidentemente, cada uno de nosotros pasamos por estas fases de modos muy distintos. Y es imprescindible que las superemos hasta rehacer nuestras vidas de forma natural. Apegarse a la pérdida de alguien (algo que he visto en muchas familias), sólo contribuye a sufrir más y a vivir en la incertidumbre. Debemos superar dichas fases y seguir adelante: por nuestra familia, y por quien nos ha abandonado.

¿Cómo afrontar la pérdida de un ser querido? En realidad, sabemos que una persona ha superado el duelo cuando es capaz de hablar de la persona fallecida sin caer en lloros y nerviosismos, y cuando es capaz de establecer nuevas relaciones y afrontar nuevos retos. 

Peligros al no superar el duelo:

A veces, nuestra mente nos muestra una realidad distorsionada.


depresión

Cuando una persona fallece y nos afecta profundamente, nos sentimos vulnerables. Y muchas personas están tan unidas al fallecido que quedan bloqueadas y el mundo se les cae encima. En estos casos, es importante pasar por las fases de llorar, interiorizar, relajarse, saber gestionar, y poder avanzar. 

Pero también es cierto que las emociones mal dirigidas pueden cambiar nuestro escenario a peor. Muchas parejas se pelean tras la muerte de un hijo porque se culpan el uno al otro de lo sucedido. Muchas personas no se permiten llorar o manifestar sus emociones, muchas se aíslan del mundo, se abandonan y dejan de comer, de arreglarse…

El dolor por la pérdida de un ser querido nos acompañará durante toda nuestra vida. Pero es nuestra responsabilidad salir adelante y demostrarnos (a nosotros y a ese ser) que podemos seguir viviendo con normalidad.

Más información:

Si quieres más información sobre cómo afrontar el duelo y superarlo , te recomiendo la lectura de los siguientes libros:

  • EL CAMINO DE LAS LÁGRIMAS  -Jorge Bucay-
  • SOBRE EL DUELO Y EL DOLOR  –Elisabeth Kübler-Ross 

*Recuerda que, cuando alguien se muere, tu obligación no consiste en retener a esa persona (algo que nunca lograrás hacer), sino en acompañarla en el proceso de dicha muerte.

Artículos que te pueden interesar:


Xavier Turell Nebot

Cómo afrontar la pérdida de un ser querido
Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!