Seleccionar página

¿Sabes cómo evoluciona una contractura? Muchas veces sentimos dolor en alguna parte de nuestro cuerpo y no le damos la menor importancia. Pensamos, que con el paso del tiempo irá desapareciendo. Pero, aunque algunas veces, el dolor persiste y empiezan las complicaciones. Y es que tenemos que tener respeto por nuestro cuerpo y saber escucharlo cuando éste nos está indicando que hay algo que no funciona bien. Veamos en este breve artículo cómo evolucionan los problemas musculares y hasta que punto nos pueden perjudicar si no los tratamos a tiempo.

Cómo se inicía y evoluciona una contractura:

Estrés, ansiedad, malas posturas, movimientos repetitivos…


Uno de los músculos que se suelen contracturarse más hoy en día es la zona alta del trapecio. Esta zona corresponde principalmente al meridiano de vesícula biliar, afectando a la energía defensiva de nuestro organismo y al meridiano tendino-muscular. Sus síntomas más evidentes son: dolor muscular en la zona afectada, cuello, cabeza y brazos.
Cuando un paciente me viene a mi consulta de masajes con dichos síntomas y se le realiza un masaje terapéutico intenso, se logra recuparar la funcionabilidad del músculo. Se relaja, se destensiona, se activa la circulación sanguínea, y el problema se resuelve con facilidad. Ahora bien, cuando no se hace ningún masaje ni se trata la zona, debes comprender cómo evoluciona una contractura. Y es que la tensión del trapecio superior suele extenderse y afectar al músculo supraespinoso. Además, también puede afectar a los tendones y provocar tendinitis del supraespinoso que limitan el movimiento del hombre y aumentan el dolor.

¿Qué podemos hacer?

Coger las cosas a tiempo es muy importante para evitar su evolución.


Cómo evoluciona una contractura

Llegados a este punto, el masaje nos irá bien pero necesitaremos el apoyo de la acupuntura. Incluso, de la electro-acupuntura que suele ser muy efectiva en estos casos. De hecho, en mi consulta podrás beneficiarte de ambas cosas, ya que la electro-acupuntura junto con el tratamiento de masaje o ventosas suele dar muy buenos resultados. Pero fíjate, ya estaremos en una fase de tratamiento más profundo y preciso que en la etapa anterior.

Evolución del problema:

Si no hacemos nada con el dolor, éste evoluciona y se complica…


Si seguimos sin hacer nada y comenzamos solamente a tratarnos a base de antiinflamatorios, puede que el dolor mejore. Ahora bien, al no corregir los problemas posturales ni los sobre esfuerzos físicos que realizamos durante el día a día, corremos el riesgo de cronificar la tendinitis, de crear una tendinopatía degenerativa o, incluso, una calcificación con riesgo de rotura. Hay más cosas, al mantener una fuerte contractura en la zona del trapecio superior que, como he dicho antes, afecta al meridiano de Vesícula Biliar, esto puede llegar a afectar a la propia Vesícula Biliar. Entonces, si no solucionamos el problema, tras 15 o 20 años de ir ”aguantando”, surgen problemas de piedras en la vesícula, migrañas en la zona temporal… Aunque para que lleguemos a este extremo los casos ya deben ser graves.

Conclusión:


Por esa razón, como terapeuta profesional os recomiendo que tenéis trabajos donde realizáis mucho esfuerzo o son muy sedentarios y cogéis malas posturas, os hagáis un masaje al menos una vez al mes. Porque solucionar pequeños desajustes y liberar tensiones os puede evitar problemas mayores.

Artículos que te pueden interesar:


Xavier Turell Nebot

Cómo evoluciona una contractura
Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!