Seleccionar página

¿Qué es el estrés navideño?

Solemos evitar hablar de él, pero son muchas las personas que lo sufren.

¿Tú también sufres estrés navideño? El estrés es un conjunto de reacciones fisiológicas que se produce al adaptarnos a una situación nueva, o cuando nos encontramos bajo presión. En la vida, hay momentos de calma y momentos en que hay que ir a más velocidad. Y, es a fin de año, cuando llegan las fiestas de Navidad, cuando solemos acelerar nuestro ritmo de vida como si fuera a acabarse el mundo mañana. ¿Por qué lo hacemos?

Cuando nos es imposible reducir la velocidad que llevamos aun queriendo, si vemos que correr no vale la pena, pero seguimos yendo a mil por hora: es que estamos sufriendo estrés. Cuando una acción estresante viene acompañada de una recompensa positiva, el estrés es beneficioso. Pero, actualmente, las personas tienen la costumbre de ir encadenando acciones estresantes sin disfrutar de ninguna, o pocas recompensas. Es decir, si haces un esfuerzo en la comida de Navidad, y luego disfrutas con tus familiares y el entorno, el esfuerzo será positivo. Tendrás recompensa.

Si, al contrario, en vez de disfrutarlo, te acabas agobiando más, enfadando con algún familiar o discutiendo con él, el estrés se incrementará. Entonces, cuando al día siguiente te toque recogerlo todo y limpiarlo, unirás el estrés acumulado del día anterior al actual.

¿Cómo funciona?:

Es importante que reconozcas el estrés navideño, y que empieces a superarlo.

Lo habitual en estas fechas es tener la sensación de no llegar, de que se te va acumulando el trabajo, de que no hay tiempo para todo… Por un lado, hay la presión que ejercen los demás sobre nosotros. Pero en la mayoría de los casos, lo que sucede es que no tenemos claras las prioridades y, confundimos lo que es urgente, con lo que es importante de verdad. Así pues, los primeros pasos que debemos hacer para no estresarnos son: concentrarnos más en el aquí y el ahora, y no tanto en ese futuro tan perfecto que nunca llega a cumplirse tal y como nosotros queremos; diferenciar las tareas que pensamos que son urgentes de las más importantes, y programar con tiempo la manera de llevarlas a cabo sin que éstas se nos acumulen. Hacer las compras, preparar la comida, arreglar la casa…

Si no logramos gestionar todo este estrés y lo acumulamos, el día en que nos sentemos a la mesa nos habremos convertido en una bomba de relojería a punto de estallar. Y, luego: más estrés y más culpabilidad. Todo esto tiene repercusiones físicas: dolor general, migrañas, problemas digestivos, hipertensión, etc.

Síntomas de estrés y ansiedad en Navidad:

Como evitar el estrés navideño y disfrutar de una Feliz Navidad.

¿Sufres estrés navideño? Empezamos hoy una semana especialmente delicada. Se dice que un 70% de la población sufre alguna situación de estrés o de ansiedad una semana antes o después de Navidad. Y es que las fiestas no hacen otra cosa que movilizarnos, acelerar nuestra vida, al mismo tiempo que fingimos que todo es normal. Y es que, cada año, convertimos este pequeño caos en un acto común, hereditario, donde las apariencias preceden siempre al sentido común.

Por ello, es importante que haya organización en nuestras vidas y que seamos más pacientes que nunca. Cenas empresariales, regalos, comidas con familiares, tradiciones para los más pequeños… Aunque parezca mentira, todo ello puede fluir con tranquilidad y sin la necesidad de pisarnos los unos a los otros.

La depresión blanca o Blues de Navidad:

Tan malo es el estrés , como la depresión tras la Navidad…

Otro síndrome muy común en estas Fiestas, es la depresión navideña o “depresión blanca”. Se da más en personas que se encuentran solas, que han perdido a algún familiar o amigo, o que se han separado de su pareja y suelen sentirse melancólicas e insatisfechas. La nostalgia suele ser uno de los síntomas diferenciales más importantes en este caso. La sensación de soledad, de falta de cariño (tanto del que se recibe, como del que se da); la apatía o la falta de apetito, son otros síntomas muy comunes. La vida es un cambio continuo que muchas veces se nos hace difícil de aceptar.

Además, en estas fechas, la sociedad nos impone que debemos ser felices, tener amigos, hacer regalos, reír; y nos trasmite el mensaje de que no hacer algo de todo eso nos sitúa en el rincón de los marginados. No es así, la vida tiene momentos más agradables que otros, y aceptarlos con naturalidad y respeto es el primer paso para seguir viviéndolos con naturalidad.

Si quieres más información sobre la depresión en Navidad, consulta el siguiente ENLACE.

¿Cómo superar el estrés navideño y la ansiedad?

  • La mayoría de las compras de regalos ya deberían haberse hecho.
  • Ya deberíamos tener la nevera llena de casi todo lo que necesitamos, y un plan de comidas y cenas que vayamos a hacer.
  • Deberíamos pedir ayuda, sin miedo, en el caso de que tengamos cenas con muchos familiares, y poder repartir así las distintas tareas.

Algunas personas me dicen que cuando hay fechas de mucho estrés, tienen la costumbre de hacer diez respiraciones lentas y profundas cada hora. Es una forma de volver a dirigir su atención a la realidad, e impedir caer en la tentación de acelerarse por cualquier cosa. Probadlo, y veréis como funciona. Tened en cuenta también que cuando gestionéis bien vuestras tareas, muchas deberán posponerse. Y, es más, no pasará nada por hacerlo. Esto es importante porque si las hacéis, las haréis de forma rápida y urgente, y os olvidaréis de las que son importantes. Esto ocurre debido a que la mayoría de las personas ya han interiorizado la vida así: correr, ir deprisa a todas partes, hacer mil cosas a la vez…

Para ellas, ése es su orden. Al mismo tiempo, debemos comprender que vivir sin estrés no significa ir en plan “zen” todo el día. Es necesario un equilibrio entre las dos partes y, eso, se logra planificando cada acción y dándole la importancia que ésta merece a cada momento.

Consejos para pasar una Feliz Navidad:

Sólo tomar un poco de atención en nuestros actos, nos ahorrará sufrir el dichoso estrés navideño.

Feliz Navidad

No estamos obligados a ir siempre a fiestas o a cenas de empresa. Siempre podemos decir amablemente que no, y no asistir. El problema no reside en los demás, sino en nosotros mismos. Quienes luego nos culpabilizamos de ser malas personas por no ir, el qué dirán, etc. No, si no te apetece ir, dilo con toda la educación del mundo, y listo. Y lo mismo sucede con la familia. En realidad, el amor hacia los demás también se refleja en el respeto hacia estos. Centrarse en criticar a los demás por sus ideas nos aleja de disfrutar el momento con aquellos que se encuentran aquí y ahora.

Masajes en Navidad, combate el estrés navideño.

Una excelente alternativa al estrés y la ansiedad de estos días.

El exceso de compromisos sociales aceleran el estrés y nos causan fatiga. El masaje terapéutico es un excelente remedio para poner un punto y aparte a esta situación. Además, nos ayudará a afrontarla de una forma más óptima. haciéndonos sentir más relajados: mental, y físicamente. En mi consulta de masajes en Sabadell, esta semana suelo ver espaldas muy contracturadas. Y es debido a la tensión acumulada de estas fechas. Todos queremos tenerlo todo listo para la ocasión, y esto nos genera una ansiedad innecesaria. De hecho, si algo sale mal, lo más probable es que se solucione en poco tiempo. Ya que hay más gente comprometida y todos queremos, en el fondo, que todo salga bien. La acupuntura también nos ayuda a relajarnos. Pero, como terapeuta profesional, os aconsejo principalmente un buen masaje para que afrontéis estas fechas de la mejor manera posible. Os aseguro que no os arrepentiréis.

¿Regalar un masaje?

Una alternativa es apostar por obsequiar a los demás con una mejora en su salud.

Otra opción interesante, es regalar un masaje a algún ser querido. Esto es algo cada vez más habitual en nuestra sociedad. Regalar salud y bienestar, antes que posesiones materiales que, muchas veces, terminan en un rincón de nuestra casa. Si estás interesado en este tipo de regalos, consulta el siguiente ENLACE, donde encontrarás mucha más información.

Recuerda: La Navidad debería ser un reflejo de nuestro amor hacia los demás.

Masajista profesional y Medicina Tradicional China

Aprovecha la ocasión y ven un día festivo. Mismo precio. Siempre con cita previa.

¿Y después de las Fiestas de Navidad?

Tomarse las cosas muy en serio en estas fechas, puede hacer que luego salga todo lo malo de golpe.

Muchas personas que se encontraban bien, entran en un periodo de depresión o ansiedad tras las Fiestas de Navidad. El estrés acumulado y los conflictos entre familiares, suelen ser la causa principal. De hecho, sabemos que en estas fechas aumenta considerablemente el número de personas que van a visitar a un psicólogo. En mi consulta, por ejemplo, suele aumentar el número de personas que piden masajes relajantes o antiestrés. Los masajes y la acupuntura ayudan considerablemente a mejorar la ansiedad y a poder afrontar mejor las depresiones.

Pero, recordad, que el foco principal de estos trastornos es la mente y la forma de pensar y de ver las cosas. Se puede empezar por masajes y acupuntura en una fase leve, ir al psicólogo en fases más complejas (suelo recomendarlo siempre), o al médico si los síntomas se agravan mucho.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Superar el estrés navideño-

Summary
Superar el estrés navideño | Consejos para pasar una Feliz Navidad
Article Name
Superar el estrés navideño | Consejos para pasar una Feliz Navidad
Description
Lo habitual en estas fechas es tener la sensación de no llegar, de que se te va acumulando el trabajo, de que no hay tiempo para todo… Si este es tu caso, sufres estrés navideño.
Author
Publisher Name
Masajista en Sabadell
Publisher Logo