Seleccionar página

La próstata tiene varias funciones. Entre ellas, se encuentra el formar el líquido seminal que envuelve a los espermatozoides que se forman en los testículos. La próstata se sitúa alrededor de la uretra y suele tener un tamaño aproximado al de una castaña. Es cuando uno se hace mayor cuando, al hacerse grande, oprime la uretra dificultando el paso de la orina.

La hiperplasia benigna de próstata:

Una de las afecciones más comunes que sufre el hombre, a partir de cierta edad.

¿Quieres cuidar tu próstata? La hiperplasia benigna de próstata, es algo muy habitual de encontrar entre los hombres de 50 a 65 años de edad. Se trata de un agrandamiento de la glándula prostática y de la uretra que pueden provocar ciertos problemas al orinar. Muchos hombres sufren estos desórdenes en silencio y no dicen nada, pero es importante ir al médico y asegurarnos de que el problema no es grave para poder vivir más tranquilos. Si el caso se complica, puede que al ir a visitarnos ya sea demasiado tarde. Por lo tanto, un control cuando empiezan a surgir molestias, es siempre del todo necesario. Debes cuidar tu próstata.

Las hormonas:

De gran importancia para saber el estado de nuestra próstata:


próstata

Aunque parezca que las hormonas sólo tengan que ver con las mujeres, no hay nada más lejos de la realidad. Ya que son las propias hormonas las que producen estos cambios en la próstata. Veréis, cuando hay un déficit de testosterona en el hombre, aumenta la cantidad de dihidrotestosterona (DHT).

Por ello, la cantidad de DHT se utiliza como mediador del crecimiento prostático. Un nivel alto de testosterona se relaciona se relaciona con un nivel más bajo de prostatismo y de cáncer de próstata.

¿Influye el sexo?

No siempre el sexo puede perjudicar nuestra salud…


Si la próstata está muy inflamada, puede dificultar la erección o la llegada al orgasmo. Según se sabe, los hombres que han tenido más orgasmos en su vida, tiene una incidencia menor de cáncer de próstata. Pero hay que remarcar de que no se trata de una gran diferencia respeto a aquellos que no han tenido tantos orgasmos en su vida. También matizar que, cuando hablamos aquí de orgasmos, me refiero a haber consumido una eyaculación y, por tanto, a una mayor producción seminal de la próstata).

Tratamiento convencional:

Cuando el problema es ya muy grave.


Lo más habitual cuando la retención de orina es muy importante, es la extirpación de la glándula. Pero la intervención quirúrgica produce una recuperación lenta del paciente y efectos secundarios como impotencia. Por ello, muchas veces se intenta no llegar a ese extremo. Como siempre, vuestro médico es quien os dirá si es o no necesario dicha intervención.

Tratamiento natural:

Hay ciertas plantas y alimentos que pueden ayudarte en ello.

hiperplasia

Por otro lado, sabemos que hay plantas que pueden ayudarnos, y mucho,para este tipo de problemas. Por ejemplo la ortiga, que es muy diurética. La calabaza, que ayuda a la próstata a funcionar correctamente. O el regaliz, que aumenta el flujo de la orina pero disminuye también la urgencia de ir a miccionar.


El epilobio es capaz de inhibir dos enzimas causantes de la hiperplasia de próstata. Al mismo tiempo es antiinflamatoria y diurética. Se debe tomar una infusión de dos a tres veces por día, y previene las infecciones de orina. Muy útil para cuidar tu próstata.

Pipas de calabaza:


pipas de calabaza

Las semillas llevan grasa de alta calidad biológica que contribuyen a formar más testosterona. También son ricas en fitosteroles, que nos ayudan a bloquear la degradación de dicha hormona. Aún así, debemos saber que el efecto positivo en la próstata tiene que ver con la cantidad que tomamos de pipas de calabaza. Es decir, a mayor cantidad mayor efecto. Lo aconsejable, es tomar unas 30 semillas de calabaza todos los días para que haga efecto.

También se puede tomar aceite de semillas de calabaza.

El ciruelo africano:

Se puede tomar en comprimidos.

Si tu problema es el crecimiento de las células del epitelio prostático, el ciruelo africano es un buen remedio para ello. Contiene beta-sitosterol, flavonoides, y ácidos orgánicos que reducen la necesidad de orinar (sobre todo de noche). Evita el bloqueo de la uretra y los problemas que esto conlleva.

Recuerda: cualquier planta que quieras tomar debe ser bajo consentimiento médico.

¿Qué más nos puede ayudar?


  • El té verde reduce el riesgo de metástasis en caso de sufrir cáncer de próstata. Una vez más, habrá que consumir una dosis adecuada diariamente para que haga efecto.
  • El polen de abeja es un tónico que nos puede ayudar. Se sabe, que algún tipo de polen podría impedir la formación de DHT acelerando también su eliminación. Por ello, es imprescindible que el polen sea de muy buena calidad.
  • También será beneficioso tomar verduras, frutas, aceite de lino, semillas de chía, zanahorias, espinacas, remolacha, manzana o piña.

Fitoterapia:


ortiga

La raíz de ortiga realiza un efecto antiproliferativo sobre las células prostáticas e inhibe la ADA. La equinacea estimula nuestras defensas y la producción de interferon, actuando sobre la retención de la orina. Además, la grama y el pygeum también son dos plantas que se suelen utilizar. Todas ellas, en decocción.

No olvidemos la Collinsonia canadensis que inhibe la síntesis de aromatasa, diminuyendo así la conversión de la testosterona en estradiol.

Cáncer de próstata:


Todo apunta a que uno de cada seis hombres podría sufrir cáncer de próstata. La buena noticia es que, ahora ya sabemos que el consumo de licopeno de los alimentos, el alfa-caroteno, el beta-caroteno, la beta- criptoxantina, la luteína, o la zeaxantina, reduce el riesgo de sufrir dicha enfermedad.

Así que el consumo de tomates, calabazas, sandías, espinacas o las frutas cítricas, nos beneficiarán.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Próstata, tratamientos naturales-

Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!