Seleccionar página

La cúrcuma tiene muchos beneficios para la salud. Pero hay que ser consciente que, para que nuestro cuerpo la absorba como es debido, debe consumirse junto con otras especies. La cúrcuma es una raíz emparentada junto al jengibre con grandes propiedades antiinflamatorias y desintoxicantes. Se usa en la Medicina Tradicional China desde hace siglos ya que sus polifenoles curcuminoides tienen propiedades saludables y no tienen contraindicaciones.

¿Cómo potenciar su absorción?

Es importante combinarla con otras especies para absorberla correctamente.


cúrcuma

La cúrcuma tiene una limitada biodisponibilidad. Esto significa que no se absorbe con facilidad y que, por lo tanto, no nos beneficiaremos de ella si no la tomamos junto a otros ingredientes.

Lo más fácil es tomarla junto con la pimienta, pero sabemos que hay más ingredientes que potencian su absorción, estos son: las catequinas, la piperina, la genisteína o la quercetina.

También es importante saber que la cúrcuma se absorbe mejor si la diluimos con el aceite vegetal, ya que la curcumina es liposoluble.

¿Cómo se debe tomar?

La cúrcuma se puede incluir en muchas recetas de cocina.


Como os decía, podemos utilizarla en crudo y mezclarla con pimienta negra y una grasa vegetal como el aguacate, el coco, o el aceite de oliva. Podemos mezclarla también con ajo, cebolla, col o manzana, ya que son alimentos ricos en quercitina. Si la quieres añadir a un guiso, hazlo al final y sin que llegue a hervir.

Propiedades de la cúrcuma:

Conóce todos los beneficios para tu salud de esta magnífica especie.


Propiedades y beneficios

La curcumina es el principal activo de la cúrcuma. Tiene efectos antiinflamatorios, antioxidantes (se utiliza para el tratamiento preventivo del cáncer), y antimicrobianos. Está indicada para todas aquellas personas que sufren artrosis, trastornos autoinmunes o neurológicos. También nos ayuda en caso de sufrir diabetes, psoriasis o problemas cardiobasculares. Protege nuestro hígado, y hay estudios que dicen que combate el párkinson o el alzhéimer.

La cúrcuma fresca no es tan concentrada como la cúrcuma en polvo. La fresca, debemos conservarla en un ambiente no caluroso, fuera de la luz y la humedad. Si la pones en la nevera, ponla en el lugar menos fresco. También se puede congelar.

Tomar cúrcumina como suplemento:


Con estos suplementos podremos controlar más su cantidad y sus principios activos. La podemos encontrar en cápsulas, en pastillas o en polvo, y siempre deberás tomar las dosis que cada marca te indique, ya que pueden variar de unas a otras.

Lo más recomendable es tomar una dosisi diaria de curcumina de 1,5 gramos en adultos. Pero insisto, deberemos siempre consultar las indicaciones de cada fabricante de producto. 

Contraindicaciones:

Son pocas, pero debemos tener en cuenta algunas.


No abuses de la cúrcuma si tomas medicamentos para la hiperglucemia, consultalo siempre antes con tu medico. No tomes cúrcuma si tienes cálculos biliares, si vas a entrar a quirófano para alguna cirugía, si estás embarazada, o si sufres problemas hemorrégicos. 

Artículos que te pueden interesar:


Xavier Turell Nebot

Cúrcuma, propiedades y beneficios.
Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!