Seleccionar página

La diabetes es un trastorno del metabolismo que hace aumentar los niveles de glucosa en la sangre. Esto sucede, o bien porque la producción de insulina es insuficiente, o por un mal aprovechamiento de dicha hormona por parte del propio organismo.

  • La diabetes tipo I se conoce también como diabetes juvenil, ya que suele aparecer en pacientes con menos de 30 años. En este caso, las células que producen la insulina (células betas del páncreas) se destruyen progresivamente. Esto hace que la persona necesite administrarse insulina de inmediato, y, por ello, se llama diabetes insulinodependiente.
  • La diabetes tipo II es más común verla en personas adultas. Aquí, las células del páncreas generan insulina pero ésta no es efectiva. La insulina ayuda a que la glucosa entre en el interior de las células para darles energía. Cuando la insulina no realiza dicha función, la glucosa en sangre aumenta.
  • La diabetes tipo MODY tiene componentes hereditarios. Se puede controlar con cambios de ejercicio, de alimentación y en algunos casos no hará falta inyectarse insulina.

¿Es hereditaria la diabetes tipo I?

Esclarecer dudas es muy importantes para el paciente con diabetes.


No es hereditaria. Aunque hay factores que intervienen como el factor ambiental. Un japonés tendrá más posibilidades de sufrir esta diabetes si imigra a Estados Unidos que si se queda a vivir en Japón. Y, el riesgo de que un diabético tipo I pueda tener un hijo también diabético es muy baja.

¿Qué es la insulina?

Conoce la hormona que te salvará la vida:


diabetes

En la diabetes tipo I, el sistema de defensa del propio organismo no reconoce a las células beta como propias y las destruye. Hablamos entonces de una enfermedad autoinmune.

Como os decía antes, la insulina facilita la entrada de la glucosa en la célula. Pero, además, nos ayuda a aprovechar correctamente los alimentos que ingerimos. Almacena las reservas de glucos en el hígado con forma de glucógeno. Ayuda a almacenar las grasas, y estimula la producción de proteínas.

 

Síntomas:

El paciente diabético debe conocer muy buen su cuerpo.


El exceso de glucosa en sangre obliga al cuerpo a eliminarlo a través de la orina. Esto hace que la persona tenga cada vez más sed para evitar deshidratarse. Como el organismo no tiene energía (glucosa) la tiene que extraer de sus reservas, y esto hace que la persona pierda peso. Si se utilizan las grasas como fuente de energía aumenta la concentración de cuerpos cetónicos en nuestro organismo. Al mismo tiempo, esta falta de energía hace que la persona tenga mucha hambre.

¿Qué es la «luna de miel»?


Veréis, al principio de una diabetes, la insulina que produce el páncreas es muy escasa. Pero una vez se inicia el tratamiento con insulina (que suele ser elevado), la sensibilidad del organismo se recupera y, rápidamente, será necesario reducir y ajustar la dosis exacta que cada paciente necesite. Si las dosis de insulina son muy bajas, se dice que se ha entrado en una fase de remisión o de “luna de miel”.

soy diabético

VALORES DE GLUCOSA:

En ayuno y antes de las comidas, los índices de glucemia deberían estar entre 80 y 120 mg/dl. También sería aceptable entre 100 y 145 mg/dl.

Dos horas después de comer los valores deberían estar entre 100 y 145 mg/dl. Aunque también sería aceptable 120 y 180 mg/dl.

La glucemia entre las 2 y las 3 de la madrugada, tiene que ser superior a 80 mg/dl. Y sería aceptable también valores entre 110 y 135 mg/dl./p>

* Datos aproximados.

¿Qué es la hipoglucemia?

Tan peligroso puede ser tener demasiado azúcar, como demasiado poco.


Hipoglucemia

Se trata de una disminución exagerada de la concentración de glucosa en la sangre (menos de 50-60 mg/dl.). Sus síntomas suelen aparecer en pocos minutos en alguien que previamente podía encontrarse bien.

Los síntomas más frecuentes son: 
Temblores, irritabilidad, sudor, rostro pálido, hambre en exceso o palpitaciones, convulsiones o pérdida del conocimiento…

 

¿Qué la produce?


En diabéticos tienen que controlar siempre la dosis de insulina. Un exceso hará disminuir los niveles de glucosa. Así mismo, hacer ejercicio hace que la glucosa se dirija hacia los músculos (incluso varias horas después de haber realizado dicho ejercicio). Esto conlleva, a veces, que llegue poca glucosa al cerebro. Si se ingieren pocos carbohidratos y no se disminuye la dosis de insulina, puede que te falte glucosa en sangre. Para que no tengamos hipoglucemias constantes, es importante que nuestro hígado tenga una buena reserva de glucógeno.

¿Qué hacer ante una hipoglucemia?


  • Comer hidrtos de carebono de rápida absorción: azúcar, zumo de fruta, bebidas azucaradas, etc.
  • Tomar hidratos de carbono de absorción lenta: pan, galletas, etc.
  • Comprobar los índices de glucemia.
  • Si se llega a perder el conocimiento, hay que administrar una botella de glucagón de forma subcutánea.


Si se produce antes de comer, es aconsejable tomar la fruta antes de la comida. Si se produce entre comidas o por la noche, puedes tomar algo de galletas con leche y, si no mejora, algún zumo de fruta. Si se produce mientras haces ejercicio debes parar al instante y tomar azúcar de absorción lenta (una tostada con mermelada por ejemplo). Además, deberás controlar los niveles de azúcar durante unas horas.

Recordad que siempre que un diabético pierde la consciencia, es debido a una hipoglucemia.

¿Puedo hacer ejercicio?

Los diabéticos pueden beneficiarse al hacer ejercicio. Pero con control.


niveles de azúcar

Las personas diabéticas pueden hacer ejercicio, es más, es recomendable. Ahora bien, será necesario que cada paciente tenga un control exhaustivo del tipo de ejercicio y del tratamiento a realizar con la insulina. Hacer ejercicio no hará que dejes de tomar insulina. Esto, debe quedar claro.

Al hacer ejercicio, el cuerpo obtiene la energía del glucógeno que hay almacenado dentro de los propios músculos. Normalmente, durante la primera hora de ejercicio estos se han agotado. Entonces, el organismo coge la glucosa que hay en la sangre para poder seguir con el ejercicio, y también del glucógeno que hay almacenado en el hígado. Más tarde, si es necesario, el cuerpo obtendrá la energía de las grasas. Mientras todo esto sucede, el organismo reduce la cantidad de insulina.

Cuando alguien hace deportes como el ciclismo, hace una maratón, o realiza excursiones intensas, el consumo de glucosa es considerable. Así pues, el paciente deberá inyectarse menos cantidad de insulina. En cambio, actividades como las pesas en el gimnasio no producen tanto desgasto y se suele encontrar un índice de glucemia más elevado tras terminar el ejercicio.

A tener en cuenta:


Es cierto que si se hace ejercicio necesitarás menos insulina. Pero, si hay falta de insulina, pueden aumentar los niveles de glucemia al hacer ejercicio.
En caso de querer realizar ejercicio, es recomendable realizar una evaluación clínica del control de la diabetes. Así mismo, tener en cuenta el tipo de ejercicio, la intensidad, la frecuencia, el tiempo, etc. Intentar no llevar el ejercicio hasta agotarse. Es mejor que el deporte sea progresivo. El mejor consejo es que su práctica sea regular y de intensidad media.
También es fundamental comprobar los niveles de azúcar en sangre antes de realizar deporte.

La diabetes según la Medicina Tradicional China:

La Medicina China es un buen complemento a la medicación.


acupuntura en Sabadell

La diabetes es una enfermedad crónica de carácter grave. En china se llama Tang Niao Bing. En este caso, la raíz Yin del páncreas ha sido dañada con gravedad por la hiperactividad Yang. La aparición de Fuego es común en todos los tipos de Diabetes.

Según la Medicina china, el Bazo-Estómago-Páncreas tiene una actividad Yin y otra Yang. La fase Yang tiene una función exocrina del Páncreas y de las actividades secretoras del Estómago. La función Yin, en cambio, corresponde a la secreción de la insulina, y a las asimilación del Estómago. Cuando el equilibrio entre la función Yang y Yin se pierde, surgen los problemas.

Hay dos tipos de diabetes, la diabetes Yang y la diabetes Yin. Lo más habitual es que una energía patógena como el Frío ataque al Riñón, provocando una insuficiencia Yang de Riñón. El exceso de Yin de Riñón ataca entonces al Yang de Bazo. Esto, termina por obligar al Bazo a atacar al Hígado. Así es como aumenta el Yin de Hígado y disminuye su Yang. Esto hace que el Yang de los Riñones no pueda nutrir al Yang del Hígado aumentando todavía más el Yin de Hígado. Es lo que se considera una diabetes reumática.

El síntoma más común en una plenitud Yin de Riñón es la poliuria o los cólicos nefríticos.

* RECUERDA: La Medicina Tradicional China será siempre un complemento que puede ayudar en el tratamiento. No cura la enfermedad. Y el control médico nunca debe ser eliminado en pos de otra terapia alternativa.

Artículos que te pueden interesar:


Xavier Turell Nebot

Diabetes
Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!