Seleccionar página

El otoño para la Medicina China

Momento idóneo para aumentar nuestras defensas y limpiar nuestro organismo. El otoño.


El otoño, según la Medicina Tradicional China, corresponde al elemento Metal. En verano, el elemento Yang llega a su cúspide y empieza a decrecer, motivando el crecimiento de su elemento Yin. Dicho elemento representa al tigre en la cultura China, ya que simboliza la energía. Y de ahí que el pulmón sea el órgano relacionado con el otoño. Es en esta estación donde la savia comienza a descender. Donde la sequedad aparece con más intensidad, y donde la naturaleza se repliega para irse protegiendo del frío del invierno.

El otoño es época de recogimiento.Así pues, nestra vida debería ser algo más sedentaria, más tranquila, y debemos acostarnos más temprano. Algo que no suele suceder… Relacionado con el elemento Metal encontramos: la carne de caballo, la avena el arroz y el melocotón; así como el color blanco, el número 9 o la nota Shang de la escala musical china. La emoción del metal es la tristeza. En realidad, ésta suele afectar principalmente al Corazón, y es el Pulmón quien luego se resiente. La tristeza incluye también el duelo y el arrepentimiento de aquellos hechos que sucedieron en el pasado, y que no se han gestionado o aceptado debidamente.

La tristeza agota el Qi y manifiesta síntomas de insuficiencia de Pulmón. Sus síntomas son: falta de aliento, tos, llanto, cansancio, etc. Con el tiempo, esta insuficiencia de Qi suele producir un estancamiento del mismo. Dando síntomas de dolor torácico; o decaer en una insuficiencia de Yin de Hígado y provocar depresión o confusión mental.

El pulmón:

Funciones de este órgano según la MTC

El pulmón regula el flujo de energía de los meridianos. Según la Medicina china, el Qi de los alimentos es transportado por el Bazo hacia el Pulmón, donde se une a la energía inspirada por el Pulmón, formando el Zhong Qi (encargado de empujar el Qi en los vasos). La energía y la sangre son dos conceptos muy importantes en Medicina China. Por un lado, la sangre (xue) es impulsada gracias a la acción del Corazón hacia todo el cuerpo. Mientras que la energía (Qi), lo es gracias al Pulmón. Además de esto, el Pulmón tiene un papel importante en el sistema defensivo protegiéndonos de los agentes patógenos externos en los líquidos orgánicos, la nariz, la garganta…

LA SEQUEDAD SE ASOCÍA AL OTOÑO:

Considerada como un factor Yang, también está asociada al Calor. Cuando aumenta la sequedad se enfatiza la deshidratación, y al aumentar el calor la rojez y el acaloramiento. Por ello, en esta época encontramos los conductos nasales, la piel, y los labios secos. La misma sequedad dificulta el descenso del Qi de Pulmón y encontramos tos seca, asma, etc. En cambio, si en esta época nos afecta más un viento-calor, encontraremos síntomas como: dolor de garganta, nariz taponada, mucosidad amarilla, amigdalitis, cefalea… La acupuntura da muy buenos resultados en estos casos, siempre que se coja a tiempo.

El otoño

El otoño es una época importante para tomar alimentos de energía neutra. Es decir, que nos equilibran. O alimentos con naturaleza templada (que nos tonifican). Así pues, podemos tomar: arroz, cebada, avena, pipas de girasol, de calabaza, de sésamo, almendras, castañas, nueces, azukis, lentejas, garbanzos, algas, pescado blanco y azul, tomillo, romero, salvia, coles de bruselas, brócoli, coliflor, hinojo, nabo… En estas fechas, el ajo, la cebolla y el jengibre, serán también muy beneficiosos. Es importante no tomar demasiados huevos (mejor si los compramos ecológicos), evitar los lácteos, consumir carne magra con mucha moderación, y realizar unas cocciones más largas (estofados, guisados, etc.). Y, sobretodo, hay que evitar los alimentos de naturaleza fría.

El otoño, sabores y alimentación:

Cada época del año tiene sus sabores y sus alimentos preferentes.

El sabor picante pertenece al elemento Metal y, por tanto, en dosis controladas tonifica al Pulmón y al Intestino Grueso. Eso significa también que tomándolo en grandes dosis podemos estimularlos demasiado y perjudicar su buen funcionamiento. El sabor picante es de naturaleza Yang: calienta, tonifica, beneficia la circulación de la sangre y de la energía, ayuda a disolver los estancamientos, promueven la transpiración y aumentan el ritmo respiratorio. Por ello, si lo tomamos durante mucho tiempo podemos llegar a obtener un efecto opuesto, enfriando el cuerpo y debilitando la energía, la sangre y los líquidos orgánicos. Se aconseja tomar un poco de picante, por ejemplo, cuando tenemos los síntomas iniciales de un resfriado por viento-frío. son aconsejables el jengibre, la canela, la pimienta, el clavo…

Cuando hay dolor de cabeza o de garganta (viento-calor), es aconsejable tomar té de menta o mejorana, que tienen una naturaleza más fresca. Recuerda, fresca no es fría, y siempre depende del estado de cada uno. Por último, deciros que para la Medicina Tradicional China es una buena época para estimular el sistema inmunitario a través de la acupuntura, de los masajes (estos son de gran eficacia), o de la fitoterapia. Cuando los combinamos entre ellos (algo que suelo hacer muy menudo en mi consulta), sus efectos se multiplican.

Xavier Turell Nebot

Masajista / Acupuntor

-El otoño para la Medicina China-