Seleccionar página

El exceso de sudor puede llegar a ser un gran problema para muchas personas. Transpirar es fundamental para el equilibrio del organismo. Esto es importante, y no deberíamos privar al cuerpo de realizar dicho trabajo. Ten en cuenta, que permita bajar la temperatura de nuestro cuerpo de forma natural. Ahora bien, hay veces donde esto puede ser molesto. Repasemos un poco qué es el sudor y cómo podemos convivir con él sin alarmarnos.

¿Qué es el sudor?

El exceso de sudor puede llegar a ser muy molesto.


Nuestro organismo tienes entre 2 y 5 millones de glándulas sudorípadas encargadas de producir entre medio litro y 10 litros de sudor al día. Entre estas glándulas, encontramos las ecrinas que predominan en las palmas de las manos y en las plantas de los pies. También encontramos las glándulas apocrinas, situadas en las axilas, las mamas o zonas genitales. Estas glándulas segregan a la superficie de la piel el sudor, que puede estar formado por distintas sales, cloruro de sodio, ácido láctico, proteínas, lípidos, etc. Y, algunos de estos elementos, pueden ser malolientes.

¿Por qué sudamos?

Existen muchos motivos por los que debemos sudar.


exceso de sudor

Sin duda, nos ayuda a regular la temperatura corporal para poder mantenerla sobre los 37 ºC. Hidrata continuamente la piel, humidifica las palmas de las manos y os pies, protege el funcionamiento de los órganos, etc. El sudor tiene propiedades antisépticas, inmunitarias, y antimicóticas.

El sudor está controlado por el hipotálamo, quien es capaz de segregarlo a través del sistema simpático. También la ansiedad, el estrés o el miedo, puede provocar sudor. Se trata de un sudor frío que se localiza más en las axilas y en las plantas de las manos y de los pies. En este tipo de situaciones, se realiza una secreción apocrina, que será la causa de que haya un fuerte olor desagradable.

Hiperhidrosis:

¿De qué se trata exactamente?


En este caso, l glándulas sudoríparas de las axilas son hiperactivas cuando deberían estar en reposo. En estos casos, hay que evitar que se produzcan infecciones bacterianas, eccemas, micosis, o deshidratación. Lo más habitual es que esto se produzca debido al estrés o a la ansiedad. Ahora bien, hay más causas como la obesidad, los trastornos alimenticios, o los problemas hormonales.

Tratamiento natural:

Los remedios naturales pueden ayudarnos a superar dicho trastorno.


Hiperhidrosis

La salvia nos ayudará a regular la transpiración. Se puede tomar en infusión, tres tazas todos los días. No se recomienda su aceite esencial debido a sus compuestos neurotóxicos.

También el nogal nos puede ayudar a controlar el exceso de secreción. Ambas plantas son antibacterianas y frenan el desarrollo de los hongos. El nogal, se puede tomar en infusión, un par de vasos al día.

Xavier Turell Nebot

Exceso de sudor

Artículos relacionados:

Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!