Seleccionar página

¿Qué es la gripe?

La gripe es una enfermedad respiratoria aguda muy común en nuestra sociedad.

La gripe, según la época del año, afecta considerablemente a más personas, poniendo en riesgo su buen estado de salud. El virus que la causa pertenece al grupo de los mixovirus, y es especialmente activo durante los meses de más frío. Afecta a la porción superior, inferior, o a ambas, de las vías respiratorias; y produce síntomas como: fiebre, cefalea, mialgias y debilidad general. La semana pasada se triplicaron los enfermos por gripe en Cataluña, y se declaró la fase de epidemia. Se observan tres géneros distintos de virus de la gripe: del tipo A, B, o C. Los brotes más graves son causados por los virus de la gripe A. Mientras que el virus de la gripe B, produce brotes menos extensos y se asocian a enfermedades no tan graves.

Estos últimos suelen hallarse más en las escuelas. Finalmente, el virus de la gripe C, tiene síntomas parecidos a los del resfriado común, y suele afectar a la porción inferior de las vías respiratorias. El contagio se produce a través de la tos y los estornudos, por el contacto de las manos u otros factores pasivos. El periodo de incubación varía entre 18 y 72 horas.

Síntomas de la gripe:

Conocer sus síntomas principales nos puede ayudar a afrontarla mejor.

Síntomas de la gripe

La gripe se caracteriza por un comienzo brusco, acompañado también de: tos, cefaleas, fiebre, escalofríos o dolor faríngeo. Aun así, los síntomas varían de una persona a otra. La temperatura corporal suele elevarse rápidamente durante las primeras 24 horas de la enfermedad (soliendo oscilar entre los 38 y 41°C), para ir disminuyendo paulatinamente. Conforme los síntomas generales van desapareciendo, aumentan las molestias respiratorias. Lo más habitual es el dolor faríngeo y la tos, que pueden permanecer durante varias semanas.

Cuando la gripe no causa más complicaciones, se resuelve en un plazo de dos a cinco días. En una semana, la mayoría de personas ya se encontrarán bien.

Gripe y personas mayores:

Las personas mayores y las que están en riesgo deben tener cuidado con la gripe.

En ancianos o en personas susceptibles a la gripe, pueden persistir los síntomas de debilidad durante varias semanas. En los pacientes mayores de 65 años, en personas con trastornos cardíacos o pulmonares, con diabetes mellitus, disfunción renal o inmunodepresión, la gripe puede dar más complicaciones. Siendo la neumonía la más frecuente de todas ellas. Otros problemas son la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, la bronquitis crónica o el asma. Y, además, hay pacientes que pueden tener el síndrome de Reye (normalmente producido por la gripe B). No hay tratamiento específico para la gripe común. Lo mejor es guardar cama hasta que la fiebre desaparezca. La mayoría de fármacos, estarán indicados para aliviar los síntomas que produce la fase aguda de la enfermedad. Una vez más, insisto en la importancia de no automedicarse, e ir al médico para saber qué fármacos (si es necesario) se deben tomar.

RIESGOS DE EPIDEMIA:


Periódicamente, la gripe desencadena epidemias. Esto se debe a que el virus experimenta variaciones en su estructura con cierta frecuencia, y hace que la población se halle más o menos desprotegida. Además, se transmite de forma muy rápida de una persona a otra. La OMS tiene cientos de puestos de observación en distintos países para detectar el comienzo de estas pandemias. Al detectar una mutación del virus, se genera una vacuna más efectiva para que pueda beneficiar a la población.

¿Cómo evitar el efecto gripal?

El sentido común y una buena higiene son fundamentales para evitar contagiarse de la gripe.

medicamentos para la gripe

Uno de los factores que nos predisponen a adquirir la gripe es la brusca alteración de la temperatura. Como sucede en invierno, al salir a la calle tras haber pasado horas en un lugar muy cálido. Por eso, hay que abrigarse al salir. Aunque, si vas a andar durante media hora o más, deberás liberarte de la bufanda o desabrocharte algún botón de la chaqueta para evitar sudar. Como ves, se trata de no tocar los extremos y mantener un buen equilibrio térmico. El virus de la gripe se transmite de persona a persona vía aérea. Cuando alguien presenta los primeros síntomas, las personas que han estado en contacto con dicha persona seguramente habrán estado también expuestas al contagio. Se recomienda que la persona con gripe beba mucha agua o infusiones ligeras. Esto favorece la secreción de mucosa de las vías respiratorias.

La gripe también puede derivar en una encefalitis debido a la invasión viral del tejido encefálico. Pero, estos casos son poco frecuentes. La vacuna contra la gripe se aconseja en personas mayores de 65 años, gente con problemas pulmonares, cardíacos, de riñón, con anemia, asma severo o enfermedades metabólicas crónicas. Hoy en día, las vacunas están muy purificadas y se acompañan de pocas reacciones (o, al menos, eso dicen).

Gripe y Medicina Tradicional China:

La Medicina Tradicional China puede ayudar mejorar sus síntomas.

Gripe y Medicina China

Para la Medicina Tradicional China, la gripe corresponde a una invasión de Viento externo. Éste puede manifestarse como Viento-Frío, viento-Calor, Viento-Humedad o Viento-Sequedad.  La mayoría de los casos, por eso, suelen ser del tipo Viento- Frío o Viento-Calor.

El Viento externo suele penetrar en la piel e interfiere en la libre circulación del Qi. Es entonces cuando solemos sentir los típicos escalifríos y la aversión al frío. al mismo tiempo,  se intefiere en el descenso del Qi de Pulmón, algo que hace que haya el típico goteo nasal acuosa.  El cuerpo se defiende, y establece una lucha entre el Viento externo y el Qi defensivo, algo que puede provocar fiebre. Dependiendo del factor exógeno y del Qi defensivo, ésta será más alta o más baja.

El Viento suele atacar primero a los meridianos más superficiales: Tai Yang. Este es el motivo principal por el que notamos tensión y engarrotamiento en la parte muscular superior de nuestro cuerpo: hombros, cervicales, zona de la espalda alta… En la fase inicial de la enfermedad, la Medicina Tradicional China puede aliviar y tratar los síntomas, y prevenir las complicaciones. Para tratar la gripe, la Medicina China debe basar su estrategia en la diferenciación entre el nivel del Qi defensivo (donde deberemos liberar el exterior y expulsar el Viento), y el nivel del Qi (donde habrá que llimpiar el Calor).

Próximamente escribiré un artículo con más información sobre sus síntomas y tratamiento según la Medicina Tradicional China. Podéis encontrar más información sobre los efectos del Viento-Frío AQUÍ.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-La gripe-