Seleccionar página

La pelvis, partes y funciones:

Es importante conocer que la pelvis influye en nuestro movimiento, y que condiciona el parto en mujeres. 

El punto más destacable al hablar de la pelvis, es sin duda su función de albergar nuestro propio centro de gravedad. Un lugar donde el equilibrio es fundamental para mantenernos erguidos y sin problemas estructurales. Algo tan básico cómo andar, correr, o incluso respirar, parte de este lugar tan importante como olvidado para la mayoría de las personas. Los deportistas conocen su importancia y, aún así, resulta una de las zonas menos trabajadas. Pero, ¿por qué es tan importante?

La pelvis

Al hablar de la pelvis, debemos imaginarnos un anillo óseo de forma irregular con una forma parecida a la de una vasija. Está repleta de unos músculos que forman el llamado: suelo pélvico. Así mismo, está formada por tres huesos: los coxales derecho e izquierdo y el sacro. La pelvis recibe el peso de todo el cuerpo y se encarga de transmitirlo al suelo. En ella se apoyan músculos que regulan la mayor parte de la alineación postural: isquiotibiales, aductores, psoas, erectores, etc. Donde la pelvis debe realizar una función fundamental para obtener una buena interacción entre todos ellos. Además, ésta contiene los órganos reproductivos, sexuales, u otros tan importantes como el colon y la vejiga.

La función más importante de la pelvis, como ya he dicho, es la de contener nuestro centro de gravedad. Ese punto de conexión, lo encontramos en una línea que une la parte alta del sacro con un punto que hay unos dos dedos más abajo del ombligo. Esa zona central se considera fuente de la energía vital, y es usado a menudo por bailarines o profesionales en artes marciales.

XavierTurell
– LA PELVIS Y SUS PARTES –