Seleccionar página

La piel es un órgano que recibe el impacto del sol, de los jabones, de la contaminación, repercutiendo directamente en tu propio estado de salud. Existen varios factores que afectan al envejecimiento de la piel: la luz, la radiación, la contaminación, el tabaco, la nutrición, la falta de sueño, el estrés, etc. Y la combinación de todos ellos, junto a la genética de cada individuo y sus hábitos, harán que tu piel sea más sana y elástica que la los demás. Repasemos este órgano tan interesante y, muchas veces, olvidado.

¿Cómo nutrir nuestra piel?

Tratar nuestra piel de la mejor manera y nutrirla adecuadamente.


Ahora ya sabemos que una buena nutrición afecta positivamente en un 30% a la salud de la piel. La toma de antioxidantes y de vitamina C y E, nos protegen del sol. También nos protegen de la radiación las legumbres, el aceite de oliva o las verduras. Mientras que una dieta rica en grasas, carne, lácteos o azúcar, producen un efecto contrario.

¿Cómo afecta la contaminación a nuestra piel?

Aunque no nos demos cuenta, el medio ambiente afecta.


La piel

Ya hay estudios que demuestran que un 25% de las manchas que aparecen en el rostro de las mujeres mayores de 50 años son causadas por la contaminación.

De la misma forma sucede con las arrugas. Por ello, se aconseja que cuando te levantes por la mañana y antes de irte a dormir, limpies tu rostro para eliminar las partículas propias de la contaminación ambiental que suelen quedar adheridas a nuestra piel.

La piel y el consumo de tabaco:

Existe una relación directa que no deberíamos pasar por alto.


Se dice que fumar incrementa la acción de los rayos ultravioletas y a la destrucción de fibroblastos (esenciales para la producción de colágeno). Aunque muchas personas relacionen el colágeno con la salud de sus articulaciones, no debemos olvidar que el colágeno ayuda a tener una piel elástica y resistente. De hecho, hay distintos tipos de colágeno y muchas personas toman un tipo de colágeno que beneficia la piel, para tratar sus articulaciones. Un error muy común que aprovechan muchas marcas comerciales para hacer negocio. Pero eso, forma parte de otro artículo…

Ansiedad y estrés:

Vive tranquilo y tu piel lo agradecerá…


estrés y ansiedad

Tanto la falta de sueño como la ansiedad o el estrés, hacen que nuestro sistema de defensa baja le guardia. Así mismo, la piel envejece con más facilidad, y es un factor que hay que tener en cuenta.

Desgraciadamente, los niveles de estrés aumentan todos los días y sus efectos nos obligan a tomar cosméticos y productos para encubrirlos, algo que me parece ridículo pero que está a la orden del día.

Los disruptores endocrinos:

El exceso de estrógenos puede arruinar nuestra vida.


La mayoría de los cosméticos tienen este tipo de sustancias que perjudican notablemente nuestro estado de salud. Ftalatos, parabenos, oxibenzona, triclosán… Debemos tener precaución en su uso si queremos mantenernos sanos. Muchos de ellos afectan a nuestras hormonas y pueden provocarnos desórdenes endocrinos.

Artículos que te pueden interesar:


Xavier Turell Nebot

La piel
Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!