Seleccionar página

La primavera:

="color:>

La primavera es una estación tremendamente importante. Según la Medicina Tradicional China, cada uno de los cinco elementos representa una estación en el ciclo anual. El Fuego se corresponde con el verano. El Metal con el otoño. El Agua con el invierno, y la Madera con la primavera. Además, al final de cada estación, las energías celestes vuelven a la Tierra para reabastecerla. Por ello, aunque decimos que la primavera comienza el 20 de marzo, en realidad, comienza unos 18 días antes. El Viento es la manifestación climática más específica de dicha estación, teniendo una relación directa con nuestro Hígado.

La energía Yang empieza a resurgir en la primavera (Yang dentro del Yin), al mismo tiempo que la energía Yin desciende suavemente; siendo un momento clave para la expansión y el renacer. En primavera, la alimentación tiene un efecto muy importante en nuestro estado de salud, tanto físico como emocional. Así que será necesario tomar una dieta sin tóxicos, salir al aire libre, respirar aire puro y mantener nuestras emociones a raya.

La primavera y sus cambios:

="color:>

La primavera

En la primavera los días se hacen más largos. La luz de sol nos despierta más temprano y nos acompaña durante más horas. Si el Hígado y la Vesícula Biliar funcionan correctamente, nos encontraremos mucho más relajados, seremos más flexibles con la gente y planificaremos mejor nuestro día a día. Mientras que, si nuestro hígado está saturado debido a los excesos realizados en otras estaciones, nos sentiremos inquietos, irritables o con falta de organización.

En la primavera, es importante ir reduciendo los horneados, los fritos (que apenas deberíamos tomar). Los platos típicos de cuchara y muy calóricos, e ir introduciendo alimentos verdes con gran cantidad de clorofila y germinados.

También nos serán de gran ayuda para irnos aclimatando, los alimentos templados o cocidos al vapor. Ya que el Hígado tiene una relación directa con la primavera. Introduciremos el sabor ácido en nuestra dieta para que nos ayude a metabolizar mejor las grasas. También será el momento más idóneo para expulsar toxinas de nuestro cuerpo y realizar limpiezas de Hígado y de Vesícula Biliar, siempre con cuidado y moderación.

¿Cómo ayudar a nuestro Hígado?

="color:>

Cuando vivimos con demasiado estrés, si realizamos excesos alimentarios, o experimentamos emociones relacionadas con la frustración o la rabia, el Hígado siempre sale perjudicado. Suele hallarse estancado o congestionado por el exceso de toxinas, llegando a depositar sedimentos en la bilis y volviendo la vesícula deficiente. En ese caso encontraremos: gases, dolor abdominal o tensión en los hombros.

En la Medicina Tradicional China se destaca también un sabor amargo y muy característico en la boca. Cuando este sabor es más o menos constante decimos que proviene del Fuego de Hígado; mientras que, cuando se presenta sólo por las mañanas y la persona suele sufrir insomnio, decimos que tiene Fuego de Corazón. Cuando aprendemos a gestionar correctamente este tipo de emociones (irritabilidad, enfados, ira…), logramos que nuestro hígado no se encuentre tan saturado emocionalmente y que su energía y su sangre fluyan con normalidad.

Recuerda:

El Hígado almacena la sangre, gobierna los tendones y nutre las uñas y, además, decimos que se abre en los ojos. Por ello, en primavera, si la sangre fluye con normalidad las reglas no serán dolorosas, los ligamentos serán flexibles y estarán bien nutridos, las uñas no se romperán con facilidad y la persona no padecerá conjuntivitis.

PEQUEÑOS CONSEJOS PARA LA PRIMAVERA:


  • Es importante que en primavera nos acostumbremos a cenar más temprano.
  • Realizar estiramientos mejorará nuestra actividad deportiva y activará el Qi de nuestro cuerpo. Recordad: el Hígado está relacionado con los tendones, así que es un buen momento para estirarlos y tonificarlos correctamente.
  • Controla tus emociones y gestiónalas como es debido.
  • Toma un poco de limón todos los días, el ácido estimula al hígado y produce un efecto detox.
  • Come vegetales verdes: rúcula, diente de león, espinacas, canónigos, etc.
  • No abuses de la sal. Y, si estás sano, toma infusiones de cardo mariano, diente de león o boldo, que ayudarán de forma muy positiva a tu propio bienestar.

La dieta en primavera:

="color:>

La dieta en primavera

Respecto a la dieta, en primavera es importante realizar una alimentación más ligera y algo más refrescante. Hay que dar importancia a este dato, pues refrescante no significa fría. Nos beneficiarán los alimentos Yin, es decir: germinados, plantas silvestres y hojas verdes ricas en clorofila. Rebajando las dosis de alimentos como el miso, la salsa de soja o la carne, que tienden a ser de naturaleza Yang. Si nos gusta el miso deberemos usar el más claro, es decir, el que tenga la fermentación más corta.

Podemos aumentar la ingesta de alimentos crudos en primavera, aunque todavía no es momento para abusar de ellos. En estos casos, puede ser recomendable pasarlos unos segundos por el wok, para romper la cadena del frío y convertirlos en un alimento templado. Alimentos como el Kuzu, los frutos rojos, la alcachofa, la cúrcuma o la espirulina, nos serán de gran utilidad.

Si quieres drenar el hígado puedes tomar infusiones de diente de león o de boldo. Mientras que, si prefieres favorecer al sistema nervioso simpático o la síntesis hormonal, puedes tomar angélica, cardo mariano, cola de caballo o incluso romero. Como siempre os digo, cada individuo es distinto, y el uso de cualquier planta o medicamento deberá consultarse antes con un buen profesional.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-La primavera según la Medicina Tradicional China-