Seleccionar página

Los antioxidantes se han puesto de moda. El oxigeno es un elemento fundamental para que las células de nuestro cuerpo puedan vivir. Para obtener energía, las células realizan un procesocomplejo en el cual pueden formarse los llamados radicales libres. Estas moléculastienen sus electrones desapareados y, por ello, deben captar electrones de otras moleculas. El problema está en que pueden cogerlos de nuestro ADN, provocando una oxidaciónde dicho ADN y su variación estructural. Cambios que pueden generar proteínas con variantes que, a la larga, harán que nuestros tejidos vayan cambiando de estructura y que envejezan con más facilidad. Entonces, ¿debemos alarmarnos?

Ante todo, hay que ser consciente que desde el primer instante en que nacemos comenzamos a morir. Es decir, el proceso de desgaste de nuestro cuerpo a través del paso del tiempo es un proceso natural y necesario que debemos aceptar; algo que en la sociedad de hoy en día resulta muy difícil. En realidad, nuestro propio organismo ya dispone de ciertos mecanismos para evitar esta oxidación (incluso para reparar los daños), pero con el tiempo va perdiendo facultades. Cuando la capacidadde creación de estos radicales libres supera a los factoresde compensación, hablamos de un nivel alto de estrés oxidativo.

Para poder contrarestar el efecto de los radicales libres, nuestro propio cuerpo genera unas sustancias llamadas: antioxidantes. La función de estos antioxidantes es la de dar electrones, evitando así que los radicales libres los cojande de nuestras células. Podemos encontrar estos antioxidantes en los cereales integrales, las verduras, legumbres, frutos secos, semillas o en algunas frutas.

La melatonina es un atioxidante importante por su gran facilidad al cruzar las membranas celulares. Lo encontraremos en: plátanos, cerezas, tomates, nueces, maíz, arroz, avena, semillas de calabaza, manzanas… Además, combate las enfermedades cardiovasculares, mejora nuestro sistema inmune y nos ayuda a dormir mejor.

Los antioxidantes

Los carotenoides (betacaroteno, licopeno, luteína, zeazantina) dan ese color anaranjado, amarillento o rojo a diversos alimentos. Son precursores de la vitamina A (importante para el cuidado de la piel). En este grupo encontramos: las zanahorias, las calabazas, la chirivía, los albaricoques; coles de brusela, guisantes, brócoli, berros… Se dice que al escaldar estas verduras la cantidad de antioxidantes aumenta.

La vitamina C es una gran atioxidante. Aunque la mayoría de nosotros sólo vemos dicha vitamina en los limones, naranjas, etc. es necesario comprender que hay otros alimentos mucho más ricos en vitamina C. El repollo, la col rizada, la col kale, las coles de brusela, el brócoli, la coliflor, son alimentos que podemos consumir con regularidad.

La vitameni E, juntamente con la vitamina C, tienen una función antioxidante, previene el envejecimiento y mejora los problemas que causa la degeneración macular. Encontraremos vitamina E en las semillas y en los frutos secos; almendras, piñones, avellanas… También encontraremos vitamina E en la albahaca, el oréngano, la salvia o el perejil.

Hay más alimentos que pueden proporcionarnos antioxidante como por ejemplo las uvas, por su alto contenido en resveratrol. Aún así, el secreto de mantenernos sanos y no envejecer no tienen porqué centrarse en la toma diaria de antioxidantes. De hecho, hay algunos estudios que demuestran que un exceso de éstos pueden ser contrapoducientes. Otros factores como el estrés o realizar ejercicio, son fundamentales para mantener un buen nivel de salud. Y, recordad lo dicho anteriormente: envejecer es un proceso natural de nuestro día a día. Aceptar este proceso, es el primer paso para envejecer con sabiduría.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Los antioxidantes-