Seleccionar página

La lumbalgia es una de las afecciones que suelo tratar en mi consulta de masajes y Medicina China de forma habitual. Aparece sin más, y nos inmoviliza provocando un fuerte dolor que nos deja ”clavados”. Pero la Medicina China ve esta patología como un síntoma de deficiencia energética. Veamos qué puede hacer la acupuntura para aliviar sus síntomas y recuperar la normalidad en nuestras vidas.

¿Qué es la lumbalgia?

Muchas personas sufren lumbalgia en el mundo occidental.


Se trata de un dolor que se localiza en la región lumbar. Casi un 90% de las lumbalgias son debidas a una alteración mecánica de las estructuras vertebrales. El otro 10%, suelen ser debidas a hernias discales, estenosis del canal vertebral lumbar, espondilitis anquilosante, etc. La lumbalgia sucede debido a una sobrecarga funcional o debido a malas posturas que alteran los elementos que forman la columna vertebral. Además, hay que tener en cuenta que tanto puede ocurrir en personas que realizan mucho esfuerzo, como en personas sedentarias. Es más, quizá diría que sucede más en personas que trabajan muchas horas en la misma postura y sin moverse, que en aquellas que no paran en todo el día.

Sus síntomas más frecuentes:

El dolor es sin duda lo más habitual: punzante, focalizado, irradiado…


lumbalgia
Lo más habitual es un fuerte dolor en la zona inferior de la espalda. Este dolor, puede irradiarse hacia las nalgas o hacia las piernas, según si afecta o no al nervio ciático. En realidad, aunque se identifica siempre como “lumbalgia”, cada persona es un mundo y cada lumbalgia es distinta según el paciente. El trabajo que uno realiza, su dinamismo, su postura, su forma de andar, la forma del pie y la forma en que anda… Todo puede contribuir a sufrir dolor de espalda, y un buen profesional debe tener en cuenta todos estos indicios. En mi consulta viene gente con lumbalgia que puede andar perfectamente, otros que no, unos que el dolor se concentra en un punto, que se disipa, que se irradia…

Tratamiento médico:

os antiinflamatorios: un clásico en el mundo de los medicamentos.


Siempre digo a mis pacientes que si sufren lumbalgia a menudo deben ir al médico sin falta. Es necesario, más que tratar el dolor, saber qué lo produce. Y para ello, las radiografías o las resonancias magnéticas pueden ayudarnos a esclarecer nuestras dudas. Así que visitar a vuestro médico es fundamental. El tratamiento con antiinflamatorios es muy habitual, y debemos tomarlo si nuestro médico así nos lo indica. Aunque podemos complementar el tratamientos con la Medicina China, los masajes, etc. ya que su efecto beneficioso es innegable.

Lumbalgia y Medicina Tradicional China:

Una alternativa que alivia el dolor y beneficia al paciente.


acupuntura
Ante todo debemos diferenciar entre una lumbalgia aguda y una crónica. La aguda es aquella que te limita desde hace una semana, como mucho. Mientras que la crónica, es la que permanece durante mucho más tiempo y se resiste a mejorar. Además, hay que diferenciar entre una lumbalgia Yang y otra Yin. Cuando una persona mejora con el descanso, en mi consulta suelo realizar un buen masaje de la zona y aplicar calor para activar el Yang. Con unas cuentas cosas más, el paciente se suele recuperar con mucha rapidez. En cambio, cuando alguien siente mucho dolor por la noche o al descansar, el tratamiento debe ser distinto. En estos casos, el dolor se produce porque hay un estancamiento de la energía Yin en la zona lumbar.

En mi consulta:

El tratamiento de la lumbalgia es complejo y se utilizan diferentes técnicas terapéuticas.


Las ventosas y el masaje pueden ser de gran ayuda en personas que sufren lumbalgia, ya que se alivia su dolor. De todos modos, es importante ir a un buen profesional ya que el uso de las ventosas no es nada fácil (aunque pueda parecerlo), y en algunos casos se puede agravar el problema en vez de mejorarlo. Si el dolor lumbar es debido a una hernia discal, por ejemplo, es importante no usarlas, o hacerlo de la forma adecuada. En las lumbalgias de tipo Yin, la acupuntura será necesaria, e incluso el uso de corrientes.

En estos casos, en mi consulta suelo realizar acupuntura, corrientes, leve calor, masaje, ventosas y otras técnicas en una misma sesión y según cada paciente (todos somos distintos). La sesión puede llegar a durar hora y media o algo más dependiendo cada caso.

Alimentación para la lumbalgia:

No hará milagros al instante, pero no está mal tenerla en cuenta.


lumbago
Se aconseja tomar azuki, sopa de miso, o sésamo negro. El harpagofito es una planta que nos ayudará a desinflamar la zona afectada, aunque deberemos realizar un tratamiento de mínimo varios meses.

Recuerda:


En todos los casos de lumbalgia, recomiendo reducir el ritmo de vida y tomarse las cosas con más calma. Tratar la lumbalgia a través de terapias alternativas como la acupuntura o el masaje terapéutico antes que utilizar antiinflamatorio por uno mismo. Y, si aún así el dolor persiste, acudir siempre a vuestro médico para que realice un diagnóstico preciso. Radiografías, resonancia magnética, etc.

De este modo, la Medicina China puede complementar a la occidental y ser aún más precisa. Y, sobretodo, recordar que si has sufrido lumbalgia debes realizar ejercicio, andar, y cuidar tu alimentación y tus posturas. Si no te cuidas y sigues haciendo lo de siempre, tarde o temprano volverás a recaer.

Artículos que te pueden interesar:

Xavier Turell Nebot

Lumbalgia
Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!