Seleccionar página

¿Estamos todos sordos?

Desgraciadamente, cada vez estamos todos más sordos…

¿Nos estamos volviendo sordos? Pues no, podemos estar seguros de que ya lo estamos. Y es que la mayoría de las personas tienen una percepción auditiva por debajo de lo normal. Y, el futuro, no es algo muy prometedor… La mayoría de las veces nos comunicamos a gritos. Se trata de un acto reflejo, involuntario, pero si nos pusiéramos a medir los decibelios en que nos expresamos…

Hace tiempo, un médico me expresaba su preocupación. Según él, muchas personas están algo sordas y, por eso, a la hora de hablar lo hacen a gritos. Lo más terrible de todo es que hemos normalizado un problema que de normal no tiene nada.

¿Qué estamos haciendo?

Deberíamos tomar consciencia de nuestros actos y de cómo nos maltratamos.

sordos

Hoy en día, lo queremos todo rápido. Nos expresamos con prisas, pisando a los demás, sin escuchar, y sin razonar (la mayoría de las veces) todo aquello que nos están diciendo. Además, el volumen acústico que hay en los conciertos de música, donde se concentran miles de jóvenes, es del todo inapropiado y perjudicial para nuestra salud.

¿Podríamos bajar el ritmo y los decibelios al hablar? Sí, claro. Pero el mundo en que vivimos nos dice que debemos hacernos valer. Demostrar que también estamos aquí, y no permitir que nadie nos pise. Y, una forma de evitar todo eso, es alzar nuestra voz por encima de los demás. Como veis, estar sordo tiene que ver con un problema fisiológico. Pero también educacional y psicológico.

¿Qué hacemos si el mundo funciona así?

Pocas cosas podemos hacer cuando la corriente es tan grande…

Por desgracia, la solución no es agradable. Sino queremos estar más sordos, aún así, podemos hacer algunas pequeñas cosas. Lo aconsejable es no asistir a eventos donde el volumen sea del todo excesivo. Aquí no sólo entran los conciertos musicales, sino el cine, a veces el teatro, etc. Intentar protegerse las orejas si trabajamos en lugares muy ruidosos. Y pedir que baje el tono de voz a alguien que vemos que chilla al dirigirse a nosotros.

Muchas veces nos pedirán que subamos nosotros el tono de voz. En esos casos, es preferible pedir a la persona que presta algo más de atención. Muchas veces, con eso, es suficiente.

Resumiendo:

El problema radica en que la gente normal pierde la audición paulatinamente, por lo que hay cada vez más sordos. Y, al mismo tiempo, aumenta su tono de voz para expresarse con el mundo. Al mismo tiempo, hablamos sin mirar al frente. Para que haya una buena comunicación, es importante mirar a la persona que te escucha o que habla contigo. Si pretendemos escuchar a alguien mientras estamos mirando el móvil…

Claro que, hoy en día, hay audífonos que funcionan estupendamente. Y, lo más probable es que todos terminemos usándolos tarde o temprano. Una lástima.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-¿Nos estamos volviendo sordos?-
Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!