Seleccionar página

Las propiedades del miso son bien conocidas. El miso procede de japón. Realza el sabor de las comidas y mejora la digestión de los alimentos. Permiso viene de Japón donde se utiliza desde hace siglos. Se trata de un producto fermentado procedente de las semillas de soja. Se elabora mediante un hongo denominado “koji“, el cual fermenta el producto. Para que la fermentación sea óptima se necesitan unas condiciones ambientales adecuadas y tiempo.

¿Es fácil de elaborar?

La forma artesanal requiere tiempo y paciencia.


propiedades del miso

El miso que se realiza de forma industrial se puede obtener en unos 3 días. Ya que agilizan el proceso de fermentación a través de microorganismos, enzimas, o productos químicos.

El tradicional, es mucho más elaborado, mucho más artesanal, y puede estar años fermentando. Podemos observar el tiempo de fermentación debido al color del miso.

Beneficios y propiedades del miso:

Un alimento a tener muy en cuenta.


El miso tiene grandes efectos probióticos gracias a sus enzimas. Del mismo modo que otros alimentos como el yogur, el kéfir o el chucrut. Nos ayudará por tanto a regenerar la macrobiota. Tiene una gran cantidad de aminoácidos esenciales y carbohidratos de lenta absorción. Altos niveles de vitamina B12, magnesio, calcio, hierro y ácido fólico.

Contiene altos niveles de isoflavonas, equilibrando el sistema hormonal de la mujer. También es recomendable para los deportistas

¿Qué dice la Medicina Tradicional China?

Las propiedades del miso son bien conocidas.


El miso y sus beneficios

Según la medicina tradicional china, tiene una naturaleza tibia y un sabor salado. Actúa sobre el bazo, es decir, sobre el elemento tierra.

Así pues, armoniza el sistema digestivo y nos ayuda a producir energía y sangre. Pueden tomarlo las personas que tienen un sistema digestivo delicado. Por ejemplo, personas entradas en una edad avanzada.

¿Cómo podemos cocinarlo?

la cocción es muy importante para no perder nutrientes.


La forma más fácil de cocinar lo es haciendo un caldo con miso. También se puede utilizar con salsas. Pero hay que tener especial prudencia y no excederse con el sabor salado. Para hacer el caldo, es importante hervir el agua. Pero nunca echar el miso cuando ésta está hirviendo. Ya que el exceso de calor destruye las enzimas y las propiedades del miso en su función probiotica. Asimismo se recomienda conservarlo en el frigorífico y consumirlo sin pausterizar.

Tipos de miso:

Cuidado con su color, denota el tipo de fermentación.


El miso de color blanco está hecho con soja y arroz blanco. Ha sido fermentado entre 2 meses y un año. El rojo, tiene una alta proporción de soja. Y su fermentación es de aproximadamente 2 años. En cambio, el negro, puede perfectamente llevar 3 años de fermentación. En mi opinión, es aconsejable tomar el miso negro en época de invierno, y el rojo o el blanco en verano.

Contraindicaciones:


Es importante consumirlo con especial prudencia en las personas hipertensas. Debido a su alto contenido en sodio. Cuando hablamos de personas celiacas o que tienen intolerancia al gluten, deberemos asegurarnos de que el miso que hemos comprado no contenga trazas de cereales o de otros ingredientes.

Xavier Turell Nebot

Propiedades del miso.
Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!