Seleccionar página

Se me hace extraño hablar de respiración cuadrada cuando vivimos en un mundo tan acelerado. De hecho, si aprendiéramos a respirar un poco mejor de lo que lo hacemos en la actualidad, yo creo que ya estaría contento y dando brincos. Bien, no seamos tan negativos.

La respiración cuadrada es un ejercicio de respiración que puede aplicarse a la vida cotidiana. Mejora nuestra concentración y amplifica la atención consciente en nuestro momento presente. Se trata de realizar cuatro fases en cada respiración. Una inspiración,una retención del aire, una expiración y, nuevamente, otra retención de aire. Así, contínuamente.

¿Cómo se practica la respiración cuadrada?


Para realizar la respiración cuadrada correctamente, debemos mantener un principio básico. Todas las fases deben durar lo mismo. Es decir, tanto la espiración como la inspiración, como los tiempos de retención, deben durar el mismo espacio de tiempo. Se suele aconsejar unos 5 segundos.

En realidad, en la práctica, es más importante tomar consciencia de cómo el aire entra, se establece, se elimina y aguarda, que mantener esa obsesión de contar cada vez los 5 segundos. Insistiré siempre en que cuando los maestros nos dicen las cosas es para que las hagamos de tal forma. Pero, con el tiempo, cada uno se da cuenta de lo que verdaderamente es importante para la práctica de cada ejercicio. Es entonces, cuando sentimos la esencia de lo que hacemos, cuando el maestro se da cuenta que has aprendido de verdad.

Contraindicaciones:


respiración cuadrada

No fuerces nunca la respiración. Habrá gente a la que los 5 segundos le irán de fábula. Pero a otros les irá mejor 4 o 6. Lo importante es que te sientas cómodo y relajado.

Este ejercicio debería ser beneficioso para todo el mundo, se tenga la enfermedad que sea. Claro, en una fase inicial con tuberculosis no vayas a hacerlo, ¡es que no vas a poder! Es decir, el sentido común es lo primero. Pero no debería dar problemas. Si los da, seguramente es porque algo estás haciendo mal. Respiras demasiado rápido sin darte cuenta, retienes demasiado tiempo el aire en tus pulmones…

La finalidad es que el Qi fluya y que la mente se concentre. Si retenemos demasiado, estancaremos el Qi de Pulmón y sentiremos opresión torácica.

¿Cuándo debo practicar?


Como suelo decir, mucha gente practica meditación durante una hora a la semana. El resto del tiempo, practican todo lo contrario. De esa forma nunca aprenderemos a hacer meditación, yoga, pilates o lo que sea. Debemos aprender en las clases, y practicar en el exterior. Y la respiración cuadrada se puede utilizar en diversas circunstancias: mientras esperas el metro, el autobús, en la cola del supermercado,en la sala de espera de tu médico, si estás embarazada, antes y después de un examen… Hay tantos sitios, que si quieres aprender a relajarte con este simple ejercicio, no vas a encontrar excusas.

Xavier Turell

Sobre Xavier Turell


Es quiromasajista, shiatsu-terapeuta, y especilista en Medicina Tradicional China. Trabaja en su consulta privada en Sabadell.

Artículos relacionados:

Share This

¿Te ha gustado mi artículo?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!