Seleccionar página
La col lombarda │ Descubre sus propiedades y cómo cocinarla

La col lombarda │ Descubre sus propiedades y cómo cocinarla

La col lombarda o repollo se reconoce al instante graciasa su fuerte color morado. Es típica del invierno y resulta ser inmensamente rica en nutrientes para fortalecer nuestro estado de salud. Su alto contenido en antocianinas (de gran intensidad antioxidante) le otorga este potente color púrpura. Es interesante para la salud ocular(cataratas, glaucomas o vista cansada), gracias a los flavonoides que contiene y que actúan sobre los capilares. Además, su efecto se multiplica debido a su alto contenido en vitamina A, también muy importrante para mantener la vista a salvo.

Su alto poder en antioxidantes la hace un gran aliado para combatir el envejecimiento, como ya dije en mi artículo: “Los antioxidantes“. Todas las coles tienen sustancias azufradas que nos protegen de distintos tipos de de cáncer. La col lombarda tiene altas dosis de vitamina C que nos ayudará a mejorar el tejido conjuntivo, el colágeno de nuestras articulaciones, y aumentará nuestra sistema inmunitario. Además, contiene vitamina B, E y K.

La col lombarda

Un buen aliado para nuestro estómago e intestinos es la glutamina, un aminoácido presente en la col lombarda. Por ello, es una gran aliada para reducir la acidez y para contribuir a la cicatrización de las úlceras. Insisto: es una verdadera aliada. En casos deinflamación, dolor en la mucosa, úlceras, colitis ulcerosa, enfermedad de crohn, o colon irritable, es recomendable tomar zumo de col lombarda.A ser posible crudo, extrayendo el zumo con una liquiadora. La liquiadora nos permite obtener el zumo y desechar la fibra, que a menudo suele irritar la mucosa gástrica.

Como la mayoría de los alimentos, dependiendo de cómo los cocinemos nos aportarán más o menos nutrientes. La col lombarda pierde muchos principios activos a través de su cocción. Si queremos licuarla, podemos mezclar su zumo con el de una manzana, apio, zanahoria u otras hortalizas. También se recomienda su uso para ensaladas. Algunas tradiciones fermentan la col lombarda con sal “chucrut”, aumentando su valor nutricional y añadiendo propiedades probióticas que nos ayudarán a regular nuestra flora intestinal.

No debemos olvidar que la col lombarda nos ayudará en gran medida a reforzar también los huesos, ya que nos aportará una gran cantidad de minerales como el calcio, el boro y el magnesio. También contiene hierro y potasio.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-La col lombarda-

Los antioxidantes │ ¿Una forma natural de no envejecer?

Los antioxidantes │ ¿Una forma natural de no envejecer?

Los antioxidantes se han puesto de moda. El oxigeno es un elemento fundamental para que las células de nuestro cuerpo puedan vivir. Para obtener energía, las células realizan un procesocomplejo en el cual pueden formarse los llamados radicales libres. Estas moléculastienen sus electrones desapareados y, por ello, deben captar electrones de otras moleculas. El problema está en que pueden cogerlos de nuestro ADN, provocando una oxidaciónde dicho ADN y su variación estructural. Cambios que pueden generar proteínas con variantes que, a la larga, harán que nuestros tejidos vayan cambiando de estructura y que envejezan con más facilidad. Entonces, ¿debemos alarmarnos?

Ante todo, hay que ser consciente que desde el primer instante en que nacemos comenzamos a morir. Es decir, el proceso de desgaste de nuestro cuerpo a través del paso del tiempo es un proceso natural y necesario que debemos aceptar; algo que en la sociedad de hoy en día resulta muy difícil. En realidad, nuestro propio organismo ya dispone de ciertos mecanismos para evitar esta oxidación (incluso para reparar los daños), pero con el tiempo va perdiendo facultades. Cuando la capacidadde creación de estos radicales libres supera a los factoresde compensación, hablamos de un nivel alto de estrés oxidativo.

Para poder contrarestar el efecto de los radicales libres, nuestro propio cuerpo genera unas sustancias llamadas: antioxidantes. La función de estos antioxidantes es la de dar electrones, evitando así que los radicales libres los cojande de nuestras células. Podemos encontrar estos antioxidantes en los cereales integrales, las verduras, legumbres, frutos secos, semillas o en algunas frutas.

La melatonina es un atioxidante importante por su gran facilidad al cruzar las membranas celulares. Lo encontraremos en: plátanos, cerezas, tomates, nueces, maíz, arroz, avena, semillas de calabaza, manzanas… Además, combate las enfermedades cardiovasculares, mejora nuestro sistema inmune y nos ayuda a dormir mejor.

Los antioxidantes

Los carotenoides (betacaroteno, licopeno, luteína, zeazantina) dan ese color anaranjado, amarillento o rojo a diversos alimentos. Son precursores de la vitamina A (importante para el cuidado de la piel). En este grupo encontramos: las zanahorias, las calabazas, la chirivía, los albaricoques; coles de brusela, guisantes, brócoli, berros… Se dice que al escaldar estas verduras la cantidad de antioxidantes aumenta.

La vitamina C es una gran atioxidante. Aunque la mayoría de nosotros sólo vemos dicha vitamina en los limones, naranjas, etc. es necesario comprender que hay otros alimentos mucho más ricos en vitamina C. El repollo, la col rizada, la col kale, las coles de brusela, el brócoli, la coliflor, son alimentos que podemos consumir con regularidad.

La vitameni E, juntamente con la vitamina C, tienen una función antioxidante, previene el envejecimiento y mejora los problemas que causa la degeneración macular. Encontraremos vitamina E en las semillas y en los frutos secos; almendras, piñones, avellanas… También encontraremos vitamina E en la albahaca, el oréngano, la salvia o el perejil.

Hay más alimentos que pueden proporcionarnos antioxidante como por ejemplo las uvas, por su alto contenido en resveratrol. Aún así, el secreto de mantenernos sanos y no envejecer no tienen porqué centrarse en la toma diaria de antioxidantes. De hecho, hay algunos estudios que demuestran que un exceso de éstos pueden ser contrapoducientes. Otros factores como el estrés o realizar ejercicio, son fundamentales para mantener un buen nivel de salud. Y, recordad lo dicho anteriormente: envejecer es un proceso natural de nuestro día a día. Aceptar este proceso, es el primer paso para envejecer con sabiduría.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Los antioxidantes-

Dejar de fumar (II)│El ámbito social y psicológico que deberías conocer

Dejar de fumar (II)│El ámbito social y psicológico que deberías conocer

Dejar de fumar no es tarea fácil. La mayoría de los fumadores creen que fumar les ayuda a relajarse y a tener más confianza en ellos mismos. Hay tantas situaciones a nuestro alrededor que nos transmiten nerviosismo, que necesitamos algo para poder gestionar todas esas emociones de rabia, miedo, dudas, etc. Y fumar nos hace sentir mejor o, al menos, eso creen las personas fumadoras. Es curioso pero, la gente se engancha a fumar porque se siente más adulta, y luego se pasan la vida de adultos intentando convencer a sus hijos de que no fumen, mientras hacen enormes esfuerzos por dejarlo. Paradójico, ¿no os parece? Diversas son las razones que hacen que las personas que empiezan a fumar, sigan haciéndolo. Una de ellas es la nicotina.

A través de los pulmones, cada calada transmite al cerebro una pequeña cantidad de esta sustancia. ¿Sabías que esa pequeña dosis de nicotina actúa casi con más rapidez que una dosis de heroína de un heroinómano en vena? Por suerte, el cuerpo la elimina y en menos de una hora disminuye mucho en la sangre, produciendo esa sensación de que falta algo, de vacío… Por ello, si sufrimos una situación de estrés inmediatamente vamos a por el cigarrillo. Pero compensar esa falta de nicotina sólo nos otorga una falsa sensación de bienestar, ya que la escena que ha producido el estrés no la hemos afrontado todavía… Y claro, como el cigarrillo nos hace sentir mejor, más tranquilos, empezamos a creer que fumar nos beneficia. Pues no, fumar no nos beneficia. Y no, no es un hábito, sino una adicción.

dejar de fumar

No toda la culpa la tiene la nicotina:

Conforme pasa el tiempo, nuestro cuerpo se va haciendo inmune a los efectos de la nicotina y nos pide más. La buena noticia es que la nicotina tarda unas tres semanas como mucho en eliminarse del cuerpo. Observad una cosa: los fumadores pasan toda la noche sin fumar. Es decir, sin estrés, sin ansiedad y sin sufrir el mono por un cigarrillo, algo bien distinto de lo que ocurre durante el día, ¿no es verdad?. Así que, quizá haya algo más aparte de la nicotina que nos impide dejar de fumar…

Aunque las grandes marcas son especialistas en usar publicidad subliminal en sus productos, lo que de verdad hace que la gente siga fumando es el miedo ante esa sensación de vacío e inseguridad que se apodera de ti tras dejar de tomar tus dosis habituales de nicotina. Otra cosa es que no te des cuenta o que no quieras admitirlo. Si la gente que hay a nuestro alrededor fuma y nosotros no, sentimos que algo falla. Insisto, creemos que fumar nos gusta (frase célebre entre fumadores), que nos relaja, cuando lo único que hace es aliviar la ansiedad que produce la propia falta de nicotina en nuestro cuerpo.

POCO A POCO…


Muchas personas deciden reducir las dosis de cigarrillos antes de dejar definitivamente de fumar. Creen que irán controlando su adicción hasta dar el paso definitivo. Pero, al prolongar el tiempo entre cigarro y cigarro lo único que hacen es torturarse, alargando la sensación que produce la nicotina para más tarde, y obteniendo así una mayor recompensa. Fíjate en este ejemplo tan sencillo: ¿Qué cigarrillo es el que más te apetece tomar? El que te tomas al levantarte, que es cuanto más rato hace que no estás fumando. Así mismo, cuando dejes de fumar puede ser que notes ciertos síntomas debido al síndrome de abstinencia: tristeza, depresión, insomnio, irritabilidad, estreñimiento, dificultad de concentración, etc. No te preocupes, ya que no a todas las personas les afecta por igual, y hay remedios suficientes para afrontarlo todo.

Algo que nos impide dejar de fumar es el miedo a no poder defendernos ante situaciones de estrés. Ese miedo (que luego genera ansiedad) a no poder disponer al instante de un cigarro cuando creemos que verdaderamente lo necesitamos. Veréis, dejas de fumar porque estás convencido de que es malo para tu salud, porque quieres ahorrar dinero, o por cualquier otro motivo. Parece que todo va bien pero, al pasar un día o dos, la nicotina empieza a desvanecerse y en nuestro interior surge la voz que reclama una dosis más. Hasta ese momento, la persona tenía pensamientos tipo: ”Voy a dejar de fumar por tal o cual razón”, pero, de pronto, sus pensamientos se llenan de excusas para hacerlo de nuevo: “Por uno que me tome…”. Debemos controlar nuestros pensamientos.

Si queremos dejarlo, debemos restarle importancia al hecho de fumar en sí mismo y vivir en paz. Por ejemplo: cada vez que pensemos en cuántos días hace que no fumo, que nos fijemos en los anuncios, en el cigarrillo que fuma el compañero, si el mechero sigue en el bolsillo… le estamos dando fuerza a algo que no nos interesa y que no queremos. Es así como surgen los pensamientos, las excusas, y en pocos segundos ya estás fumando de nuevo. El mayor reto consiste en convencerte a ti mismo de que debes olvidar el pasado y mirar hacia delante con una mentalidad distinta. Recuerda: La nicotina es una de las causas que impide que dejes de fumar, pero tu estado mental, las asociaciones que has ido haciendo durante tu vida: cerveza + pizza + cigarrillo = felicidad, te atan a seguir como siempre.

Debes mentalizarte de que hay otros caminos para ser feliz, otras fórmulas. O, al final, puede que tu médico te dé la definitiva: angina de pecho + fumar = ya sabes a lo que me refiero…

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Dejar de fumar II-

Varices │ Qué son y cuál es la mejor manera de combatirlas

Varices │ Qué son y cuál es la mejor manera de combatirlas

Las varices son un problema para muchas personas. Andar es uno de los ejercicios más recomendados para la prevención de las afecciones circulatorias. De este modo aumentamos el riego sanguíneo de un modo suave, al mismo tiempo que activamos las “bombas” musculares. En las piernas existen dos tipos de venas: las superficiales y las profundas. Estas últimas suelen estar situadas entre los tendones y los músculos, mientras que las más superficiales se sitúan en la parte externa de la musculatura y están rodeadas de tejido graso subcutáneo. Tanto unas como las otras, están conectadas mediante vasos venosos comunicantes. Por norma, la sangre llega desde la superficie a las venas más profundas a través de un sistema de bombeo. Esa es una de las razones por lo que los masajes suelen ir tan bien para la circulación (siempre que su estado no esté muy dañado).

Cuando la circulación se deteriora, las venas superficiales se transforman en venillas varicosas, varices reticulares (bultos externos mayores), etc. De este modo, la circulación de la sangre queda interrumpida en las venas abultadas, se desplaza hacia las venas más superficiales, daña las ramas comunicantes y produce inflamación o incluso coágulos. Por esa razón, los masajes no están indicados en este tipo de casos, ya que podría favorecer el desplazamiento de un trompo (por ejemplo hacia las arterias pulmonares) y causar graves daños.

varices

Señales como el cansancio, calor en los pies, o pesadez en las piernas, suelen ser las primeras señales que deberíamos tener en cuenta. Si se producen calambres en las pantorrillas, se hinchan los pies, los tobillos (con edemas), significa que el estado de nuestra circulación venosa es avanzado. Si las piernas están hinchadas, son sensibles a cualquier rozadura, y tienen un color rojizo-azulado, puede ser debido a una trombosis de las venas profundas. Si nos duele una vena superficial y está algo enrojecida, puede tratarse de una tromboflebitis (una inflamación).

El mejor consejo que os puedo dar es caminar. Así se refuerza la musculatura de las piernas y se trabaja todo el tejido conjuntivo. Bombeamos la circulación a través de la musculatura y facilitamos el regreso de la sangre hacia nuestro corazón. Además, está demostrado que andar no sólo mejora la circulación, sino que mejora también la elasticidad de nuestras venas.


¿Qué más podemos hacer?

  • Dormir con una almohada o un cojín debajo de las piernas para elevarlas un poco facilitará el retorno de la sangre hacia el abdomen y el corazón. Podemos inclinar lago la cama también.
  • Las compresas de agua fría nos pueden ayudar a eliminar las molestias después del trabajo, o si hemos permanecido muchas horas de pie.
  • Las infusiones de Hamamelis son muy recomendables. Tiene una efecto constrictor y dismunuye el tamaño de las varices.
  • También el castaño de índias da buenos resultados.


Hay que evitar llevar ropa ceñida, cinturones muy apretados, panties… Evitad el sedentarismo y realizar algún tipo de deporte con asiduidad.  Reducid los kilos de más a través de una buena dieta. Evitad el calor o los baños con agua caliente. La depilación a la cera no es aconsejable en estos casos. Algo que debemos tener en cuenta es que el exceso de deporte también puede provocar varices

– LAS VARICES –

Xavier Turell Nebot

Dejar de fumar (I)│Causas y consecuencias del hábito de fumar

Dejar de fumar (I)│Causas y consecuencias del hábito de fumar

Dejar de fumar no resulta fácil. El tabaco es una planta cuyas hojas se secan y se utilizan para fumar. Representa la principal causa de enfermedad evitable para la mayoría de los países desarrollados, y se cree que un 19% de casos de mortalidad se evitarían dejando dicho hábito. Fue introducido en Europa tras el descubrimiento de América, y luego se extendió por todo el mundo. Se han identificado más de 4.000 componentes en el humo del tabaco. Son cancerígenos 43 de ellos, y la nicotina y el alquitrán son sin duda los más conocidos. Aunque no debemos olvidar muchos otros como: la acetona, el amoníaco, el arsénico, el cianuro… ¿Cómo afecta esto al organismo? Favoreciendo la bronquitis crónica y el cáncer de pulmón, aumentando el riesgo de padecer enfermedades como las anginas de pecho y los infartos, o produciendo gastritis, úlceras, etc. Se considera una droga debido a la nicotina, que produce su adicción.

En la segunda parte de este artículo (que se publicará en breve) veremos cómo afrontarla y como nos afecta psicológicamente; pero, antes, me gustaría hablaros de algo más. Son muchos los autoengaños que la mente de un fumador suele utilizar para no dejar de fumar, muchos. Por ejemplo, ¿cuántas veces hemos oído decir a alguien: “Yo fumo cigarros bajos en nicotina porque son más sanos“? Pues bien, los estudios indican que este tipo de cigarrillos (al tener menos nicotina) incitan al fumador a fumar más, para poder llegar así a la dosis adecuada que necesita su organismo. De ese modo, mientras la industria nos convence de que cuida nuestra salud, puede enriquecerse a la vez que aumenta sus ventas…

dejar de fumar

El cáncer de pulmón es uno de los efectos más palpables del hábito de fumar, debido a que el alquitrán del tabaco irrita el tejido del aparato respiratorio. Y aquí hay que matizar: no es que todo fumador vaya a sufrir cáncer, sino que aumenta las posibilidades de contraer dicha enfermedad. Así mismo, la nicotina mantiene una relación directa con las patologías cardiovasculares. Tiene una acción vasoconstrictora que provoca lesiones en las arterias. El humo del tabaco produce un aumento del grosor de las paredes de los vasos, disminuyendo su calibre, y facilitando la aparición de trombos. Por eso se dice que el riesgo de muerte por una enfermedad cardíaca es el doble en fumadores que en no fumadores.

Más grave resulta cuando la persona que fuma es una mujer embarazada. Se sabe que los recién nacidos de madres fumadoras suelen ser prematuros, pesando unos 200 gramos menos que los hijos de mujeres que no fuman. Además del riesgo de padecer complicaciones en el parto, etc. El efecto del tabaco sobre el crecimiento fetal tiene más consecuencias durante el embarazo. Por eso, muchas madres fumadoras deciden dejar de fumar durante ese tiempo y, aunque digan que lo dejan para siempre, más del 50% de ellas recaen unos meses después. Nos preguntamos si el humo que respiramos las personas no fumadoras es tan malo como dicen. Pues bien, ahora sabemos que el humo que desprende el cigarrillo, contiene una concentración de nicotina y alquitrán tres veces superior al inhalado. Vale la pena tenerlo en cuenta.

SI DEJAS DE FUMAR:


En 20 minutos la presión arterial tiende a bajar a su nivel normal y también el ritmo cardíaco. A las 8 horas, la concentración de oxígeno y de monóxido de carbono se equilibran a su condición normal. Dos días después, aumenta la sensibilidad, el olfato y la agudeza, no te cansas tanto, y las terminaciones nerviosas se regeneran más fácilmente. Al pasar un par de semanas la circulación mejora considerablemente, al igual que la función pulmonar. Entre el primer mes y el noveno, disminuye la tos, la fatiga y la congestión nasal. Así mismo, se expectora mejor debido al aumento de los cilios en los pulmones y se resisten mejor las infecciones. Con el tiempo, las posibilidades de sufrir un problema cardíaco disminuyen un 50%.

Cuando una persona deja de fumar puede que coja unos kilos de más. Eso es debido a que el tabaco inhibe la secreción y la motilidad del estómago, disminuyendo así el apetito. Por eso, durante los primeros días, la persona se encuentra algo más nerviosa y come más de lo debido. Es aquí donde la acupuntura, concretamente la auriculoterapia, puede sernos de gran utilidad. Otro efecto importante que suele ocurrir en los fumadores es cansarse con más facilidad. Eso sucede debido a que el monóxido de carbono se inhala con el humo del tabaco y éste se une a la hemoglobina, reduciendo la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos de un 15 a un 20%.

Bien, hasta aquí tenemos una breve exposición de los efectos que tiene sobre la salud de las personas el hecho de fumar. Ahora bien, ¿Por qué nos enganchamos? Si cuando fumamos por primera vez nos resulta más bien desagradable, si sufrimos la denominada “intoxicación aguda por nicotina” que nos causa mareos, vómitos, vértigos, tos, sensación de debilidad… ¿Por qué insistimos con ello? Es aquí donde los factores sociales entran con fuerza y modifican nuestra conducta y forma de ver las cosas. “Debemos ser maduros, manifestar una firme seguridad en nosotros mismos, convertirnos en adultos, formar parte de nuestro entorno…”. Y, si fumar es tan desagradable, no será tan difícil dejarlo, ¿no es así? Pues bien, el porqué todo esto no funciona, lo encontraréis en el siguiente artículo.

Xavier Turell Nebot
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS


Masajista en Sabadell

Dejar de fumar

Castaño de indias │ Descubre todos sus beneficios para tu salud

Castaño de indias │ Descubre todos sus beneficios para tu salud

Se trata de un árbol (Aesculus Hippocastanum) inmenso originario de Asia que puede llegar a los 25 metros de altitud, su copa redondeada, y sus grandes hojas destacan entre el resto. Florece en primavera y es en verano cuando exhibe sus preciosas castañas. Las semillas contienen flavonoides (esculina), saponósidos (escina) taninos y varios minerales. La corteza es rica en alantoína y taninos, mientras que sus hojas contienen heterósidos cumarínicos, flavonoides y fitoesteroles.
Las virtudes venotónicas de este árbol son ampliamente conocidas para mejorar la circulación, ya que es vasoconstrictora y antiinflamatoria. ¿Cuándo debes utilizarlo? Siempre que tengas venas varicosas, piernas cansadas, hormigueos o calambres en los pies, en las manos, en las piernas… Ayuda en caso de hemorroides, aunque es imprescindible hacer una buena dieta rica en fibra. El castaño de indias fortalece las paredes de los vasos sanguíneos, evita la formación de edemas y los dolores menstruales (excelente parta las metrorragias).

El castaño de indias se puede tomar por vía interna o externa. Si utilizas el extracto, deberás tomar 30 gotas en tres tomas diarias con un vaso de agua. En infusión, tendrás que tomar unas tres tazas diarias, y en cápsulas dependerá del proveedor.

Contraindicaciones:En dosis altas puede irritar al aparato digestivo, produciendo náuseas o vómitos. Tampoco es recomendado tomarlo durante el embarazo y el período de lactancia. Debe evitarse que lo tomen niños menores de 12 años. Si tomas medicación anticoagulante o antidiabético, si tienes algún tipo de enfermedad renal, tampoco se recomienda.

– EL CASTAÑO DE INDIAS –