Seleccionar página
La confianza │ Cómo tener confianza en nosotros mismos

La confianza │ Cómo tener confianza en nosotros mismos

La confianza ofrece cierta tranquilidad en uno mismo, seguridad al ir afrontando los problemas que la vida nos va ofreciendo, y permite que nuestra mente se relaje y se centre. Pero la confianza es algo que debe ganarse con el tiempo y que va vinculado a la experiencia. Como se suele decir: “aprendemos siempre de nuestros errores”, y es así cómo vamos adquiriendo poco a poco esta fe en nosotros mismos.

Por desgracia, en el mundo en que vivimos suelo ver cada vez más gente con falta y con exceso de confianza, algo que no nos beneficia en absoluto. Si perdemos la confianza en nosotros mismos nos sentiremos inseguros, dudaremos a cada instante y, cada vez que alguien nos lleve la contraria, nuestros principios y valores se tambalearán con más facilidad. Incluso podemos llegar a sentirnos culpables de lo que sucede, generando así un pez que se muerde la cola continuamente. Esto nos agotará, sin duda, y los síntomas pueden complicarse en depresión, gente que se cierra en sí misma, etc. Por el contrario, el exceso de confianza nos hará tomar decisión con más facilidad, tomar mayores riesgos y tener más posibilidades de equivocarse. Hará que no escuchemos demasiado a las personas que nos rodean pues, si tenemos razón, ¿por qué tenemos que escucharles? Y este tipo de acciones provocará el rechazo de algunas personas, creando conflictos internos que son muy evidentes en muchas familias o en épocas de Navidades…

¿Qué debemos hacer? Vivimos en un mundo donde el Yin y el Yang conviven mutuamente. Uno no es mejor que el otro. No es más hermoso el sol por el calor que da, ni la luna por su serenidad, sino que ambos son necesarios para poder tener un rato de actividad y otro de calma. Tenerlos los dos al mismo tiempo es sencillamente, imposible. En la vida sucede lo mismo, mucho azúcar nos convierte en diabéticos, pero poco azúcar nos quita energía y nos debilita. ¿Qué hacer? Mantener un equilibrio entre las dos partes; y eso es exactamente lo que debemos hacer. Ser honesto con uno mismo, escuchar a los demás, valorar las críticas con respeto y tomando puntos de vista distintos, ser capaz de estudiar tus defectos y valiente al cambiarlos… Si tu problema es la inseguridad, debes empezar a afrontarla despacio, realizando pequeñas cosas que te hacen sentir incómodo pero que crees que podrás superar.

Atrévete a hablar de cosas que nunca hablas con regularidad, con gente que no sueles hacerlo, ya que al dar estos pequeños pasos lograrás avanzar. Por último, la queja, el culpar a los demás, a la sociedad, los políticos, etc. no tiene cabida en este artículo. Estoy hablando de ti, de tu exceso o falta de confianza, los demás, bastante tienen con lo suyo…

Última actualización: 11/06/2017

– LA CONFIANZA –

Los champiñones │ propiedades y beneficios nutricionales

Los champiñones │ propiedades y beneficios nutricionales

Aunque parezcan frágiles y muy poquita cosa, loschampiñonesesconden en su interior grandes virtudes. Son ricos en minerales, vitamina B, y aportan nutrientes muy interesantes como el selenio y lavitamina D. Para las personas que son hipertensas es un excelente alimento, ya que es rico en potasio. Y, si están falto de vitamina D, te aconsejo que los dejes una hora al sol antes de comerlos; ya que aumentará su contenido de dicha vitamina.

Última actualización: 11/06/2017

– LOS CHAMPIÑONES –

Dieta y emoción │ cómo hacer que el cerebro se sienta mejor

Dieta y emoción │ cómo hacer que el cerebro se sienta mejor

– Dieta y emoción-

Una teoría curiosa que leí hace tiempo hacía referencia a aquello que comemos y a cómo nos afecta; no solamente a nivel físico, sino también a nivel mental. Y es que todos sabemos que el chocolate nos eleva el ánimo y que el café nos activa pero, ¿estamos usando los alimentos en concordancia, o sólo los tomamos por costumbres y tradiciones? Ya en su tiempo, Hipócrates clasificó cuatro tipos de temperamentos: el alegre, que correspondería a personas alegres, despreocupadas y con pensamientos siempre positivos; el melancólico, con un estado siempre de tristeza, de depresión; los coléricos, personas que se irritan con facilidad, que dominan, que están llenos de ira y de agresividad; y los flemáticos, que se definen por ser personas que viven apáticos, sin excitarse ni inquietarse, reservados y concienzudos.

Ahora, la ciencia moderna ha descubierto que cada uno de estos grupos de personas tiene un factor fisiológico que los caracteriza. El alegre se relaciona con un buen índice de dopamina, el melancólico suele tener bajos los índices de serotonina, los coléricos tienen los niveles de noradrenalina altos, y los flemáticos tienen el neurotransmisor inhibitorio GABA en dominancia. Quizá todo esto le reste romanticismo a esta máquina tan perfecta que es el cuerpo humano, pero al mismo tiempo nos da la oportunidad de conocernos mejor y saber qué alimentos pueden ser más beneficiosos para nuestra salud. El zinc que lleva el marisco, por ejemplo, contribuye a elevar la serotonina en nuestro cuerpo y a hacernos sentir más enamorados; así que no es ninguna mala idea ir a tomar una buena mariscada de vez en cuando con tu pareja (si uno se lo puede permitir, claro).

dieta

Cuando sentimos ira debemos evitar comer carnes rojas, que pueden hacer aumentar nuestra presión arterial o el ritmo cardíaco gracias a la producción de noradrenalina. Alimentos como el kéfir, el yogur, o el queso que son alcalinos y tienen un sabor amargo, suelen facilitar la producción de GABA, un neurotransmisor que calma y relaja a la persona. La leche también produce este efecto, por eso, antes se tomaba un vaso de leche antes de ir a dormir, ya que nos beneficia si sufrimos insomnio. En cambio, cuando nos sentimos tristes es aconsejable aumentar los niveles de serotonina. Los hidratos de carbono y las proteínas que hay en los huevos, la leche y la carne, son buenos aliados. El pescado azul también es aconsejable, al igual que las legumbres, los cereales y los frutos secos. Los cacahuetes y el chocolate de buena calidad son alimentos ricos en triptófano.

Pero cambiar nuestro estado emocional no se consigue con tan sólo comer algo mejor. Si bien es cierto que ayuda, hay otros factores que debemos tener en cuenta. Nuestro sistema límbico engloba distintas áreas que están relacionadas con las emociones. La amígdala, por ejemplo, cumple una función importante en el control de actividades como: la amistad, el amor, el afecto, o la ira, el miedo y la agresión; ya que al ser el centro de detección del peligro, resulta fundamental para nuestra supervivencia. El hipocampo mantiene una relación muy directa con la memoria. El hipotálamo, aparte de la regulación térmica, la sexualidad, el hambre o la sed, también está involucrado con el placer o la ira, etc. Cuando una circunstancia nos hace sentir tristes o enfadados, los neurotransmisores de la alegría deben disminuir para dar paso a los que corresponden al nivel emocional en el que nos encontramos.

Esto es muy importante pues cada circunstancia de la vida nos despierta un pensamiento distinto que, a su vez, despierta en nosotros una emoción y, al hacerlo, se incita al cerebro a generar los neurotransmisores que corresponden a dicha emoción. En realidad, la persona que es feliz no es aquella que va todo el día pensando en positivo, sino aquella que no lo hace en negativo y que mantiene su amígdala en calma. Algo que también afecta a nuestro estado anímico es la luz solar. En primavera y en verano, la serotonina se condiciona a la luz que recibe nuestro organismo, haciéndonos sentir mucho más alegres de lo normal.

NEUROTRANSMISORES EMOCIONALES:

Algunos medicamentos como el Diazepam o el Oxazepam, actúan sobre el sistema nervioso central asociándose a los receptores GABA y aumentándolos. Otros antidepresivos como el Prozac, contribuyen a que haya más serotonina flotando en las sinapsis. La dopamina está asociada a los mecanismos de recompensa en el cerebro. La cocaína, la heroína, pero también el alcohol y la nicotina, promueven la liberación de dopamina. En todas las cosas debemos buscar un equilibrio. Un exceso de dopamina puede provocar esquizofrenia, mientras que una falta considerable, Parkinson. Observa cómo te sientes, y empieza a cambiar tus hábitos de vida y tu forma de comer. La felicidad requiere voluntad, y no tanto sacrificio.

Resumiendo: debemos comprender que el estado emocional de cada individuo depende de varios factores. Aprender a pensar y a gestionar mejor nuestras emociones es algo que deberían enseñarnos desde pequeños. Fijaos: cuando comemos una fruta que nos gusta por primera vez, generamos dopamina. A partir de entonces, cada vez que recordemos su olor y generemos el deseo de volverla a comer, volveremos a generar más dopamina. ¡Sin que la comamos de verdad! Entonces: si nos levantamos de mal humor porque hay que ir a trabajar, si nuestro jefe no para de quejarse, si no nos sentimos valorados, si nos bombardean todo el día con noticias negativas (accidentes, atentados….), si vamos todo el día con prisas (niños, compras…). ¿Qué tipo de neurotransmisores estará liberando nuestro cuerpo durante todo el día? Y luego, decimos que nos cuesta dormir…

Xavier Turell Nebot


Masajista en Sabadell

Dieta y emoción

Cistitis │ Aprende a mejorar sus síntomas de forma natural

Cistitis │ Aprende a mejorar sus síntomas de forma natural

Se trata de una de las dolencias más habituales dentro de los síndromes urinarios que solemos observar los acupuntores, y expertos en herbología. La cistitis se produce casi siempre por una infección bacteriana de la vejiga. Los microorganismos que más la producen son los bacilos gramnegativos (frecuentes en la zona ano-genital), y el Escherichia coli (encontrado en un 80% de las infecciones). Sensación de frío en el bajo vientre, pérdida de fuerza, sensación de calor, ganas de orinar muchas veces y con poca cantidad. Acompañado de un fuerte dolor quemante en la micción que, suele ser más oscura de lo normal, son los síntomas más habituales en una infección de orina.

Puede presentarse también una discreta pérdida de sangre en la orina, algo que nos debería obligar a ir a ver a nuestro médico de inmediato. Existen también otras cistitis que son causadas por productos químicos irritantes o por radiación. Hay distintos factores que contribuyen a que los gérmenes colonicen nuestras vías urinarias: un tumor, un cálculo, o una hipertrofia prostática que impiden el flujo libre de la orina. El uso de preservativos, tampones y jabones. El reflujo vesicoureteral, ciertas infecciones genitales, el empleo de espermicidas, diafragmas, o algunos productos higiénicos femeninos o el coito.

embarazo

A veces, si tras el embarazo hay una disminución del tono uretral, existe peristaltismo uretral o una insuficiencia de las válvulas vesicoureterales debido a una mala recuperación, hay más posibilidades de sufrir cistitis.

Su tratamiento no debería ser problemático, basta con tomar el antibiótico adecuado para cada caso y listos. Pero cuidado, si no vamos al médico y nos tratamos adecuadamente, podemos hacer que el proceso perdure indefinidamente. Entonces, ¿no hay ninguna alternativa? Claro que sí, ante todo lo más importante es nuestra dieta. Una dieta a base de frutas y verduras crudas con ausencia de carne y pescado nos podría ayudar. Siempre que sea durante un tiempo prudencial y que no se prolongue demasiado. Es fundamental beber mucha agua ya que la diuresis reduce las cifras bacterianas en la orina. Así pues, tomar unos seis vasos de agua al día (teniendo en cuenta la constitución de cada persona) será muy favorable.

Debemos eliminar de nuestra dieta cualquier tipo de sustancia que pueda irritar la vejiga: cafeína, azúcar refinado, harina blanca, bebidas alcohólicas o la nicotina. Ya que no sólo empeoran la infección sino que pueden retardar los efectos del tratamiento. Cuando sumergimos las semillas de lino en un poco de agua durante varias horas, logramos que sean más ricas en mucílagos.Si las tomas a cucharaditas por la mañana, en ayuno, contribuirás a calmar la mucosa del sistema urinario. Aparte de que tienen un efecto antiinflamatorio. Uno de los remedios más conocidos y eficaces si padecemos cistitis son sin duda los arándanos. Medio vaso al día de zumo de arándanos colabora de forma notable en reducir sus síntomas. Ya que tiene sustancias que impiden a que las bacterias se adhieran a las paredes de la vejiga urinaria.

Si queremos que su efecto sea más directo, es recomendable tomarlo en cápsulas concentradas. En cualquier tipo de infección, y más si tomamos antibióticos, debemos tener siempre en consideración el hecho de recuperar el equilibrio bacteriano de nuestra flora intestinal. En este caso, el uso de probióticos como el yogur, el kéfir, el chocolate negro, el chucrut, los pepinos encurtidos, el té de kombucha, la sopa de miso; o de prebióticos como la alcachofa, la raíz de achicoria, el diente de león, el ajo, la cebolla, el puerro, los espárragos (siempre con moderación), el salvado de trigo, las bananas o las legumbres, así como las patatas y los boniatos que contienen rafinosa y estaquiosa, puede serte beneficioso.

¿PUEDE TRATARSE LA CISTITIS CON ACUPUNTURA?:


La acupuntura forma una pequeña parte de la Medicina Tradicional China que resulta muy eficaz para múltiples patologías, pero que no hace milagros. La cistitis aguda debida a una infección bacteriana, corresponde a un síndrome tipo Calor, mientras que en la cistitis crónica, existen una mezcla de síndromes que deben tratarse por separado: Calor, fatiga, y el síndrome urinario tipo turbio. Según la persona, hay que fortalecer el Qi original, tonificar los riñones, dispersar la Humedad, someter el Fuego Yin, regular la Vejiga y detener el dolor. Los chinos, suelen utilizar su farmacopea china junto a la acupuntura para, al mismo tiempo que eliminan el Calor-Humedad, debilitar la infección bacteriana. Pero, teniendo hierbas tan efectivas en nuestra tierra, en la mayoría de casos no será necesario ir tan lejos…

Los Lactobacillus Acidophilus protegen los tejidos gastrointestinales y urinarios, refuerzan la inmunidad y previenen la colonización de bacterias patógenas Una fórmula probiótica y muy recomendable, podría llevar: Lactobacillus Acidophilus, bífidobacterias y fructooligosacáridos. Si hemos visto que el arándano es muy recomendable, también lo son la gayuba (mucho cuidado con las dosis) y el brezo. Y si queremos bajar la inflamación, el harpagofito, el tomillo, el rabo de gato o la ortiga nos pueden venir muy bien. Si la infección es leve, es recomendable utilizar remedios naturales no invasivos antes que los antibióticos, pero sin excluir realizar un cultivo, antibiograma, y visitar a vuestro médico de confianza.

Para más información sobre los beneficios del arándano rojo, pulsa AQUÍ.

Xavier Turell Nebot


Masajista en Sabadell

Cistitis

El cuidado especial de tus ojos │Remedios naturales

El cuidado especial de tus ojos │Remedios naturales

Los ojos están protegidos por los párpados y las cejas. Aunque son de vital importancia para interactuar con nuestro entorno, no solemos tenerlos en consideración a la hora de cuidarlos como se merecen. Día tras día, sufren la agresión del medio ambiente y de la luz artificial, sin que nos demos cuenta de que son sensibles y delicados, formando la única parte del sistema nervioso que toma contacto directo con el exterior. Una de las patologías más comunes es sin duda la conjuntivitis. Se trata de la inflamación de la conjuntiva, o de la membrana que reviste el interior de los párpados y la parte blanca del ojo. Las causas son diversas: desde una infección bacteriana o vírica, procesos alérgicos, irritaciones, humedad, calor, rayos ultravioleta, etc. También las afecciones como la gripe, el sarampión o un exceso de alcohol, pueden provocar dicho malestar.

Los síntomas más comunes son: enrojecimiento del ojo, hinchazón de los párpados, secreciones, intolerancia a la luz, sensación de escozor o de arenilla en el interior de los párpados, lagrimeo… Diferenciamos la conjuntivitis aguda, que suele durar entre 3 y 6 días y la crónica, que puede durar meses o años. Para prevenirla es importante una buena higiene personal, especialmente de las manos, y evitar compartir toallas con personas afectadas, que deberían utilizar toallas de papel desechable. En caso de que las molestias no disminuyan transcurridos unos días, es preferible la visita a un buen oftalmólogo. Los baños oculares, como veremos más adelante, suelen ser beneficiosos, así como cualquier tipo de compresa fría, que nos ayudará a disminuir las molestias.

“El agua de las piscinas, debido a los elementos irritables que contiene (como el cloro), es una de las fuentes de contagio de conjuntivitis vrica ms conocida. Si eres una persona susceptible a este tipo de afecciones, es importante que uses gafas acuticas protectoras”.

Si además de la conjuntivitis tienes síntomas nasales como estornudos frecuentes, mucosidad clara o picor en la nariz, es posible que se deba a una conjuntivitis alérgica muy común en primavera. Las personas que por estas fechas suelen andar por la Avenida de Barberà (por poner sólo un ejemplo), sabéis muy bien a qué me refiero… En los recién nacidos, es común descubrir que los ojos se vuelven algo pegajosos debido a una infección de la conjuntiva, que provoca una secreción de líquido o pus. Esto sucede porque a veces arrastran gérmenes durante su paso por el canal del parto, sigue los consejos de tu pediatra y verás que tiene fácil solución.

Para proteger nuestros ojos necesitamos mantener unos hábitos adecuados y, ante todo, nos fijaremos en nuestros hábitos alimenticios. Es necesario comer fruta y verdura, vitamina C, E, y cinc, yaque disminuyen los daños causados por la luz ultravioleta del sol. Los alimentos ricos en betacarotenos, luteína o ácidos grasos omega-3, previenen la degeneración macular senil y retrasan la aparición de cataratas. Encontraremos alimentos ricos en vitamina C en las naranjas, las fresas, los kiwis y otros vegetales. Los betacarotenos estarán en las zanahorias, las calabazas, los boniatos, la patata, la col, el melón o las cerezas. El cinc se encuentra en las semillas de calabaza, los garbanzos, las coles y los cereales integrales. La luteína y la zeaxantina podemos hallarlas en las espinacas, las acelgas y en los berros; y, los omega-3 en el aceite de lino, las semillas de chía, las nueces y el pescado azul.

LOS OJOS Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS:


Pasar varias horas frente a la pantalla del ordenador produce sequedad, cansancio e irritabilidad, al igual que con los teléfonos móviles u otros dispositivos. si pasamos muchas horas trabajando con dichos aparatos, debemos tener en cuenta que hay que hacer una pausa de unos minutos cada hora para relajar la vista. Es importante regular la iluminación, no sólo del monitor, sino del medio que nos rodea; los fluorescentes dañan mucho la vista al leer. Evita leer texto blanco sobre un fondo oscuro y sitúa el monitor a la altura de los ojos; en mi consulta, suelo tratar muchos problemas cervicales debido al uso del ordenador portátil y, cada vez, en personas más jóvenes.


Algo que debemos realizar todos los días, y sobretodo en la época de primavera, son los baños oculares. Ya que el problema más frecuente de los ojos suele ser la sequedad debido al polvo, el humo y a distintos cuerpos extraños, el lavado de la superficie del ojo suele ser un excelente remedio para paliar múltiples molestias. Podemos encontrar una bañera ocular en cualquier farmacia. Se pueden hacer los baños con agua normal, pero os recomiendo que los hagáis con infusión de eufrasia y, si tenéis unos cuantos pétalos de rosas, mucho mejor. Una vez el agua está a temperatura normal, se sumergen y se abren los ojos dentro del agua y, de vez en cuando, vamos parpadeando y realizando distintos movimientos oculares: en círculos, de un lado a otro, etc. Lentamente y sin prisas.

De este modo, no sólo limpiamos los ojos sino que ejercitamos su musculatura. Se recomienda realizarlos por la mañana, pero no está de más si repetimos la tarea por la noche antes de acostarnos.

Xavier Turell Nebot 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS


Masajista en Sabadell

El cuidado especial de tus ojos

Aprender a descansar como es debido │Sueño y Remedios naturales

Aprender a descansar como es debido │Sueño y Remedios naturales

El sueño es una actividad minuciosamente regulada, que promueve una multitud de funciones que repercuten sobre nuestro organismo y su funcionamiento. No se trata de un estado pasivo donde el cuerpo sencillamente se “desconecta”, sino de un período de tiempo donde el propio cuerpo se recupera del gasto de energía realizado durante la vigilia. Por norma, cuantas más horas estemos despiertos, más deberíamos dormir. De no ser así, acumulamos somnolencia y vamos a ir todo el día arrastrando los pies, nos cuesta concentrarnos, etc. Dormir es muy necesario para mantener las funciones cerebrales, para conservar las energías y proteger al sistema inmunitario; así mismo, hay estudios que relacionan cada vez más el sueño con la memoria, consolidando los recuerdos que debemos guardar y los que no. La vigilia y el sueño se regulan en el hipotálamo. Por la mañana aumenta la secreción de cortisol, una hormona que nos ayuda a levantarnos y, por la noche de la melatonina, que nos ayuda a conciliar el sueño. Si tenemos la costumbre de estar mucho rato frente al ordenador, o utilizar el móvil y las tabletas hasta altas horas de la noche, debemos saber que nos estamos exponiendo a una luz de fuerte intensidad que inhibirá la secreción de melatonina. ¿Qué sucede entonces? Que no podemos dormir.

Los suplementos de melatonina suelen ser seguros y ayudan a que las personas puedan conciliar el sueño más rápidamente, pero debemos comprender la raíz de todo cuanto nos sucede. A veces, cambiar los malos hábitos que hemos adquirido debido a las situaciones estresantes de nuestro día a día, puede convertirse en un gran alivio para múltiples patologías. Cabe recordar que los suplementos de melatonina no deben superar dosis muy elevadas (con la excepción de que sea vuestro médico quien así os lo indique), no deben utilizarlos las personas que tengan enfermedades autoinmunes, que tomen anticoagulantes (por ejemplo la aspirina), o que tomen medicamentos para la presión arterial.

Muchas personas no consiguen conciliar el sueño ya que no logran desconectarse del trabajo y de sus obligaciones: la presión de su jefe, los términos de presentación de diferentes proyectos, la relación inestable con los compañeros de trabajo, las obligaciones familiares, hijos, escuelas… ¿De qué forma gestionamos todo esto? Cuando el trabajo se intensifica y la ansiedad va en aumento, cada vez es más complicado dormir y las horas de sueño son más reducidas. Entonces, al levantarnos, nos tomamos un café (quizá algunos más durante el día) para poder “funcionar”. Otro ejemplo: nuestros hijos salen de fiesta los viernes y los sábados y llegan a casa muy tarde. Suelen irse a dormir y despertarse bien entrado el mediodía pero, el lunes, deben levantarse muy temprano por la mañana. ¿Verdad? Aquí tenemos el motivo de porqué el 90% de los estudiantes rinden menos los lunes que los demás días de la semana… Si no tenemos problemas con el sueño habremos observado que al despertar, y durante las primeras horas de la tarde, solemos sufrir un pequeño estado de somnolencia. Esto es perfectamente normal debido a que la temperatura de nuestro cuerpo desciende y coincide con nuestro ritmo circadiano. En estos casos, se recomienda realizar una pequeña siesta de 15 o 20 minutos para ayudar a equilibrar nuestras fuerzas y disminuir la presión del sueño. Cuando viajamos a países donde el cambio horario es considerable, debemos avanzar el cambio horario antes y durante el viaje. Si viajas en avión y en tu país de destino es de noche, intenta dormir tanto como te sea posible. A las personas mayores, unos días antes del viaje, se les aconseja ir a dormir tarde, levantarse tarde y comer más tarde de lo habitual si se viaja hacia el oeste; de hacerlo hacia el este, se aconseja levantarse antes, ir a dormir pronto y comer antes de la hora habitual. Las personas que trabajan de noche suelen tener dificultades para rendir al 100%, debido a que su reloj biológico les dicta descansar cuando, en realidad, deben estar más despiertos que nunca. En estos casos, realizar una siesta dentro del horario laboral contribuiría a mejorar su rendimiento. 

INFUSIONES PARA DORMIR:


Antes de ir a dormir os podéis preparar una infusión con melisa, tila, pasiflora y valeriana. Calentad el agua sin que llegue a hervir, añadid las plantas secas y dejadlas reposar durante unos minutos. Es recomendable no utilizar azúcar ni miel (a no ser que sea ecológica). Así mismo, recordad que la melisa sólo debe tomarse por la noche, y que las mujeres embarazadas no deberían tomar este tipo de infusiones sin consultar antes con su médico.


Es importante que durante el fin de semana se intente mantener tanto como sea posible, un horario parecido al del trabajo, es decir, ir a dormir cuanto más tarde posible y levantarse también cuanto más tarde mejor. Una siesta al mediodía los fines de semana también será una buena opción. Las empresas que tienen trabajadores con cambios de horarios laborales continuos de día-noche, deberían comprender que están perjudicando en gran medida la salud del trabajador. A partir de los 45 años, la capacidad de adaptación de nuestro reloj interno se reduce drásticamente y el rendimiento del trabajador disminuye considerablemente, aumenta el riesgo de accidente, los errores laborables… Hay dos maneras sencillas para poder estimular nuestro cerebro y no dormirnos: el movimiento, y a través del estímulo sensorial e intelectual. Si arrastramos un déficit importante de sueño, lo mejor es cambiar nuestros hábitos de vida y dormir las horas correspondientes para poder regular nuestro organismo. Recuerda que nunca podremos recuperar las horas no dormidas en el pasado, pero sí las que hemos consumido durante la vigilia de ese mismo día.

Xavier Turell Nebot
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS