Seleccionar página
Cómo afrontar la pérdida de un ser querido | Aceptar el duelo y superarlo

Cómo afrontar la pérdida de un ser querido | Aceptar el duelo y superarlo

Superar el duelo:

Cuando alguien deja este mundo, también deja un vacío en nosotros.

Cómo afrontar la pérdida de un ser querido no es algo fácil. Solemos eludir a la muerte. Es algo que forma parte de nosotros, pero que abandonamos en un rincón de nuestras vidas. Y, el caso, es que tarde o temprano la tendremos que afrontar de una forma u otra. El no saber qué pasará, genera un tipo de incerteza que nos confunde y hace que dejemos el tema de la muerte de lado, aunque la mayoría de las personas tengan un miedo horrible a aceptarla. Quizá, lo primero que debamos hacer para perder ese miedo a la muerte, es aprender a vivir la vida de una forma plena.

Factores a tener en cuenta:

Cuando las emociones se disparan, debemos aprender a gestionarlas debidamente.

Cómo afrontar la pérdida de un ser querido

Para saber cómo afrontar la pérdida de un ser querido, debemos aprender a aceptar el hecho de que en cualquier momento nos puede pasar a nosotros. La muerte es un proceso natural, y todos vamos a afrontarlo tarde o temprano. Aunque nos hagan creer que todo perdura para siempre, sabemos de sobras que el cambio forma parte de nuestras vidas de una forma natural. Nada permanece igual con el paso del tiempo y, madurar, implica aceptar dichos cambios sin sufrir.

Otro factor que atemoriza a las personas respecto a la muerte, es el hecho de que es algo que deberemos afrontar en solitud. Un monje tibetano me dijo cuando yo era muy joven: “nacemos solos, y moriremos solos”. Y eso, nos da miedo. Una vez aceptamos que la muerte es inevitable, es el momento de disfrutar de la vida. No olvidando la muerte, sino disfrutando de nuestras vivencias para llegar en plenas condiciones.

Cómo prepararse para la muerte:

En el mundo en el que vivimos, se habla poco sobre la muerte.

La respuesta es sencilla: viviendo al máximo todos los días. Saboreando cualquier momento, disfrutando de la compañía de los demás, de los momentos de tranquilidad, etc. Sabiendo, de forma consciente, que tarde o temprano tendremos que desprendernos de todo esto, y avanzar hacia un mundo que desconocemos. Sin miedo, con naturalidad, y de la mejor forma posible.

Según los expertos, cuando nos dicen que alguien muy íntimo muere, solemos pasar por diferentes fases. Una primera fase donde nos negamos a aceptar la verdad, otra de rebelión, otra de depresión, y una última de aceptación. Evidentemente, cada uno de nosotros pasamos por estas fases de modos muy distintos. Y es imprescindible que las superemos hasta rehacer nuestras vidas de forma natural. Apegarse a la pérdida de alguien (algo que he visto en muchas familias), sólo contribuye a sufrir más y a vivir en la incertidumbre. Debemos superar dichas fases y seguir adelante: por nuestra familia, y por quien nos ha abandonado.

¿Cómo afrontar la pérdida de un ser querido? En realidad, sabemos que una persona ha superado el duelo cuando es capaz de hablar de la persona fallecida sin caer en lloros y nerviosismos, y cuando es capaz de establecer nuevas relaciones y afrontar nuevos retos. 

Más información:

Si quieres más información sobre cómo afrontar el duelo y superarlo , te recomiendo la lectura de los siguientes libros:

  • EL CAMINO DE LAS LÁGRIMAS  -Jorge Bucay-
  • SOBRE EL DUELO Y EL DOLOR  –Elisabeth Kübler-Ross 

*Recuerda que, cuando alguien se muere, tu obligación no consiste en retener a esa persona (algo que nunca lograrás hacer), sino en acompañarla en el proceso de dicha muerte.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Cómo afrontar la pérdida de un ser querido-

La serotonina | Funciones de la hormona de la felicidad

La serotonina | Funciones de la hormona de la felicidad

¿Qué es la serotonina?

Se habla mucho de la hormona de la felicidad, pero tiene más beneficios.

La serotonina es un neurotransmisor que nos hace sentir llenos de energía y que mejora nuestro estado de ánimo. Actualmente, la vida que llevamos llena de estrés y preocupaciones agota las reservas de serotonina. Interviene en el sentimiento de satisfacción, haciendo que soportemos mejor las dificultades del día a día. Cuando este neurotransmisor se encuentra en niveles bajos, hará que nuestro estado de ánimo pueda deprimirse.
Encontramos serotonina en el cerebro, en el sistema gastrointestinal y en la sangre. Se sintetiza gracias al triptófano, un aminoácido que encontramos en algunos alimentos.

¿Qué es el triptófano?

Conoce las propiedades de este magnífico aminoácido esencial.

La serotonina

La serotonina se produce gracias a la acción del triptófano. Éste, es un aminoácido que disminuye los procesos de agresividad del individuo y que está relacionado con los niveles de serotonina. Podemos encontrarlo en los productos de origen animal, en la patata, las semillas, los frutos secos sin tostar o en las legumbres.

El desánimo es un indicador de posible falta de triptógeno y, en casos severos, podemos encontrar pelagra (una disfunción del metabolismo).

Cómo mejorar los niveles de serotonina:

Aprende a aumentar tus niveles de la serotonina de forma natural y eficaz.

Sin duda, realizar ejercicio diariamente mejora el metabolismo de la serotonina. Por eso es tan importante realizar deporte cuando uno se siente más depresivo o agotado anímicamente. Realizar deporte estimula la síntesis de la serotonina, al mismo tiempo que aumenta la llegada al cerebro de triptófano. La combinación de ejercicio aeróbico con el yoga o el pilates, es perfectamente compatible.

Así mismo, cuando dormimos, nuestro cuerpo genera melatonina y serotonina. Cuando una persona no consigue conciliar el sueño, suele tener reducidos los niveles de serotonina, y elevados los de adrenalina y el cortisol (hormonas relacionadas con el estrés). Es importante dormir unas ocho horas todos los días y no ir adormir muy tarde, ni con el estómago demasiado lleno. También hay que reducir, por la noche, el contacto con las pantallas luminosas: televisores, teléfonos móviles, etc.

Hay que tener en cuenta otro factor importante que es la cafeína. Cuanta más tomemos, más estimularemos las glándulas suprarrenales, y más cortisol producirán éstas. Lo mismo sucede con las bebidas energéticas, que hay que evitar a toda costa.

Alimentos con ácidos grasos poliinsaturados:

Los ácidos grasos tienen grandes beneficios para mantener nuestra salud en buen estado.

omega 3

Este tipo de ácidos grasos (sobretodo el omega 3), son esenciales para mantener un buen nivel de serotonina en nuestro organismo. Los últimos estudios nos dicen que el DHA (ácido graso docosahexaenoico) es muy importante en la formación y el funcionamiento de nuestras células nerviosas. Cuando el DHA no es suficiente, aumentan los procesos inflamatorios. ¿Dónde encontrarlo? Pues en el pescado azul y el marisco.

También podemos tomar semillas de chía, de lino, en el aguacate o las nueces, que son ricas en ácido alfalinolénico y aumenta la capacidad de obtener DHA. Por eso, si tomas este tipo de semillas, no será necesario tomar tanto pescado que, en exceso, también puede ser contraproducente si padeces, por ejemplo, gota.

Serotonina, ¿qué más debemos saber?

No sólo se trata de la hormona de la felicidad, hay muchas más cosas a tener en cuenta…

Aparte de lo anteriormente expuesto en este artículo, debemos saber que la vitamina D es igual de necesaria. Dicha vitamina nos ayuda a asimilar el calcio en nuestros huesos y nos ayuda a prevenir algunas enfermedades autoinmunes. Pero, además, ¡interviene en la síntesis de la serotonina! Por eso en los países donde hay menos sol la gente tiende a estar más callada i depresiva que en los países soleados. Muchos de estos países, deben tomar suplementos de vitamina D y, de hecho, debido a nuestra forma de vida, y aun teniendo sol por todos lados, cada vez se receta más la ingesta de dicha vitamina en nuestro país. Debemos tomar el sol, con moderación.

Debemos andar, hacer que nos toque el aire, en vez de ir todo el día en coche, encerrarnos en nuestras casas o empresas y permanecer todo el día allí. Aprovecho la ocasión para deciros que esta vitamina no se puede tomar a la ligera a través de suplementos. Es necesario realizar un análisis de sangre y que sea vuestro médico quién os la haga tomar. Un exceso de dicha vitamina sintética, puede ser contraproducente para nuestra salud.

RECUERDA:

 
Cuando los niveles de serotonina son bajos, el estado de ánimo se verá perjudicado. Puede haber migrañas, depresión, trastornos obsesivos, hiperactividad, problemas de concentración… Se suelen recetar medicamentos como el controvertido Prozac, Zoloft o el Paxil, que aumentan los niveles de serotonina y tienen (todos ellos) efectos secundarios. A nivel de medicina natural, plantas como el hipérico (y más ahora en primavera) pueden sernos de gran ayuda. Ahora bien, siempre bajo el consentimiento de un médico y sin mezclar la planta con la toma de otros medicamentos. Asesórate por un buen especialista antes de tomar nada.

La serotonina en la mujer:

Para finalizar, maticemos un poco más sobre esta hormona tan interesante.

Menstruación

Cuando una persona tiene un orgasmo, su cerebro se inunda de serotonina. Por eso sentimos una sensación de tranquilidad y satisfacción placentera. Así mismo, reír con naturalidad llena el organismo de oxígeno, aumenta la circulación sanguínea y nos relaja a nivel muscular, algo que también influye en nosotros de forma positiva. Y, meditar, practicar yoga o pilates de forma consciente, también nos ayudará a sentirnos mejor.

En el caso de las mujeres, deciros que en la fase folicular la serotonina es escasa, comenzando a aumentar poco a poco. Cuando se produce la ovulación los estrógenos y la serotonina se encuentran en niveles elevados y, en la fase lútea, los estrógenos, la progesterona y la serotonina vuelven a descender, a no ser que la mujer esté embarazada.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-La serotonina-

Enfado, ira, frustración: Cómo afecta a nuestra salud | Psicología

Enfado, ira, frustración: Cómo afecta a nuestra salud | Psicología

¿Por qué nos enfadamos?

Algunas emociones pueden perjudicarnos más de lo que nos pensamos.

La actividad tan acelerada que llevamos todos los días, nos enfrenta a situaciones límite que nos produce un cierto enfado o malestar. Sin darnos cuenta aumenta nuestra temperatura corporal, la tensión arterial, hasta que llega un punto donde la situación nos supera y terminamos enfadándonos y perdiendo el control de la situación. A todos nos ha sucedido en algún momento de nuestras vidas, y luego, terminamos por arrepentirnos. Suelen ser los familiares o los amigos quienes reciben el impacto más fuerte de aquel día. Pero, ¿podemos hacer algo para controlar nuestro impulso de ira o de rabia en el mundo en el que vivimos?

¿Qué es la ira?

Se trata de una emoción que nos invade cuando hay injusticias y que hay que controlar.

Enfado

La ira suele ser una reacción negativa fruto de la acumulación de pequeños enfados. Con el tiempo, y al sumarlos a la indignación o frustración de uno mismo, terminan por hacernos estallar. Se dice que esta emoción tiene su origen en el cerebro reptiliano, que es el responsable de nuestra supervivencia. Cuando nos encontramos amenazados o indignados por algo, vamos aguantando hasta que, al final, lanzamos todo nuestro enfado sobre la persona que más nos amenaza (o la primera que encontramos), dejándola hecha trizas.

Si se trata de alguien que no tiene culpa de nada, luego nos sentiremos mal. Por el contrario, si se trata de la persona responsable de que nos sintamos así, nuestros actos siempre tendrán consecuencias negativas. Y es que (y esto hay que tenerlo muy claro), no son las circunstancias lo que nos afectan sino la forma en que nos las tomamos. Entonces, ¿qué podemos hacer? Pues, ante todo, identificar este tipo de emociones que tanto nos perjudican.

Cómo controlar las emociones:

La gestión de las emociones es fundamental para evitar malos entendidos.

Primero tenemos que ser conscientes de que estamos enfadados. Dirás que esto es fácil. Pero, en realidad, muchas veces nos vamos tirando a la espalda estas pequeñas molestias sin apenas apreciarlas. Y, cuando nos damos cuenta, el enfado es enorme y ya es demasiado tarde. Debemos evitar que nuestras propias emociones nos traiciones. La ira, surge siempre al buscar un culpable cuando algo nos hace sentir mal. Debemos darnos cuenta de que, prestar atención a lo negativo, nos hace ser consciente de cómo nos vamos tensando poco a poco. De hecho, no sólo nos afecta a nivel emocional, sino que muchos problemas de espalda y contracturas, tienen un origen en la frustración o la ira retenida. Desgraciadamente, es algo que encuentro de forma habitual en mis pacientes.

El enfado, comprender sus motivos:

Técnicas complementarias de la Medicina China de gran efectividad.

Ira

Una de las razones por la que nos enfadamos es porque muchas veces tenemos demasiadas expectativas. Es decir, sin querer nos hacemos una imagen de cómo deberán suceder las cosas en un futuro, de cómo debería comportarse la gente que nos rodea, etc. I, cuando esa visión propiamente nuestra de los demás no se cumple, surgen el enfado y la ira.

Así pues, cuando más pronto empecemos a comprender que no podemos controlar a los demás ni los hechos que suceden a nuestro alrededor, más pronto podremos superar dicha emoción y aceptar las cosas como tal.

A TENER EN CUENTA:


Para que la ira no vaya en aumento, es importante detenerla de inicio. Para ello, es importante no reaccionar al instante, y dejar un tiempo de espera para que la situación se enfríe. Hoy en día, cada vez más personas tienen menos paciencia, y esto complica nuestras relaciones con los demás. Si no somos capaces de frenar un poco nuestros pensamientos, reaccionaremos de un modo cada vez más violento frente a la vida. Intentar ponerse en el punto de vista de los demás, también nos ayudará a comprender mejor cada situación y a no exaltarnos con tanta facilidad. Por consiguiente, cuando alguien se enfada con nosotros o nos alza la voz, es importante que seamos asertivos y que no nos comportemos como él o ella.

 

Funcionamiento del enfado:

Para lograr evitar enfadarnos, debemos comprender de dónde surge y por qué nos afecta.

Muchas veces nos sentimos atacados por otras personas. En la mayoría de los casos, suelen ocurrir malos entendidos: un tono de voz que nos parece fuera de lugar, una frase mal interpretada sólo por nosotros, etc. Los psicólogos nos dicen que, normalmente, este tipo de malas interpretaciones proceden de nuestra propia inseguridad. Así que no estaría mal darnos cuenta de si nuestro enfado proviene de ahí.

Cuando alguien nos dirige la palabra, no sólo deberíamos tener en cuenta nuestro punto de vista o centrarnos en algo que creemos que es negativo. Deberíamos comprender quién nos habla, si su tono de voz es involuntario o no, si siempre habla de ese modo o se expresa siempre igual con todo el mundo… Es el conjunto de esta información, la que nos ayudará a distinguir si alguien se está metiendo con nosotros. Y, por ello, debemos enfadarnos; o si somos nosotros quienes nos enfadamos con esa persona sin ningún motivo real.

Las personas que sienten ira de forma continuada suelen sufrir siempre. Su postura ante la vida suele ser negativa, el sistema nervioso se va deteriorando, el sistema cardiovascular queda afectado y, además, muchos de ellos tienden a sufrir insomnio. Como vemos, todos nos podemos enfadar algún día, pero, necesitamos controlar ese enfado.

Cómo controlar la ira:

Una forma sencilla y efectiva, pero al mismo tiempo difícil en nuestros tiempos…

Controlar las emociones

Una de las cosas que más funcionan a la hora de controlar la ira, es aprender a tomar distancia con ella. Hay que aprender a observar las situaciones que nos rodean con cierto espacio entre lo que sucede y lo que sentimos de inmediato. Así, podremos desconectarnos emocionalmente durante un breve instante, y podremos reaccionar algo más tarde y con más calma.

Esto requiere algo de paciencia, pero el hecho de poder crear un espacio entre lo sucedido y nuestra emoción, nos permite preguntarnos si vale la pena enfadarnos por lo que está sucediendo o no. Cuando alguien dice algo que no nos gusta, podemos optar por no decir nada y no hacerle caso, o pedirle educadamente que hable más tranquilo, con un tono más educado, etc. En realidad, y esto es importante, quien se enfada, quien decide si se va a enfadar o no, en el fondo, eres tú.

Signos del enfado y la ira:

Nuestra postura, nuestra mirada… Todo puede delatar en qué estado nos encontramos.

Cuando no somos capaces de guardar esa distancia, cogemos ataques de ira y podemos reaccionar de cualquier modo inesperado. Algo que suele terminar con más malentendidos y más problemas… Las personas que están más enfadadas o indignadas por algo, suelen moverse con más rapidez, hablan deprisa, con una voz altiva y realizan muchos gestos con las manos y el rostro. En Medicina Tradicional China, solemos decir que el Yang de Hígado asciende, haciendo que incluso la cara de la persona se enrojezca. Responder a alguien así, con la misma moneda, no servirá de nada.

De hecho, sabemos que una forma de controlar la ira es controlar nuestros movimientos ante ella. Es decir: si vamos deprisa, si comemos todos los días con rapidez, o hablamos rápido; en el momento en que aprendamos a ir con más calma, podremos empezar a controlar mucho mejor nuestras emociones negativas y, por ello, la ira que proviene de estas acciones. Una actitud calmada ante la vida nos ayudará a afrontar mejor los problemas y a no ponernos tan nerviosos e irritados.

Más consejos:

Meditación, Tai Chi, vivir el momento presente y disfrutarlo son útiles en estos casos.

Tai Chi

Como os decía, aminorar la marcha de los acontecimientos que debemos afrontar todos los días, nos ayudará a controlar mejor esos momentos que nos sensibilizan y nos enfurecen. Pero, otra de las cosas que nos pueden ayudar mucho a bajar nuestro ritmo, es el control de la respiración. Aprender a respirar con calma y con más profundidad, nos hará sentir mucho más tranquilos.

Para ello, el Qi Gong es una de las gimnasias que más efectividad tiene y que más nos pueden ayudar. Os lo recomiendo encarecidamente.

Artículos relacionados:

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Enfado, ira, frustración: Cómo afecta a nuestra salud-

Plantas aromáticas | Alimentos medicinales que cuidan tu salud

Plantas aromáticas | Alimentos medicinales que cuidan tu salud

Plantas aromáticas:

Usadas desde hace milenios, son parte de nuestras cocinas y cultura.

Las plantas aromáticas nos aportan un gran sabor y múltiples nutrientes a nuestros platos de cocina. Podemos usarlas habitualmente, siempre que no hagamos un abuso de ellas. De hecho, se utilizan en muchas culturas con la intención de prevenir enfermedades. Hoy en día podemos conseguirlas con mucha facilidad, pero la mayoría de ellas están mezcladas con plantas similares de poco efecto terapéutico. Es importante, por ello, que al irlas a comprar nos aseguremos de que son de buena calidad y que no nos vengan gato por liebre… En este breve artículo repasamos unas pocas.

¿Para qué sirven las plantas aromáticas?

Son muchas las vitudes que tienen y los motivos por lo que debemos usarlas.

Debemos comprender que, aparte de aromatizar las comidas, el uso de ciertas hierbas y especias actúan beneficiando nuestro metabolismo. Los aceites esenciales que contienen tienen propiedades terapéuticas, mucílagos que lubrican nuestro intestino, glucósidos que alivian la fiebre y realizan un efecto antiinflamatorio, saponinas diuréticas y que nos ayudan también en la expectoración, o taninos con un efecto antibiótico o astringente. Muchas de ellas llevan gran cantidad de minerales y vitaminas, con una alta concentración de micronutrientes. ¡Incluso se pueden usar desecados! Por lo tanto, tener la costumbre de condimentar nuestros platos con distintas especies (y siempre sin abusar mucho de ellas), nos proporciona un gran beneficio para nuestra salud.

Perejil:

vitudes del perejil

Es muy rico en vitamina C (con tan sólo 50 gramos, ya tenemos cubiertas las necesidades de ácido ascórbico de todo un día). Contiene una gran cantidad de clorofila.  Contiene sulfuro, fluor, sodio, magnesio, hierro y compuestos que son antivirales. Mejora la digestión, ayuda a recuperarse del sarampión. Estimula la micción, es beneficioso si tenemos piedras en la vejiga, en los riñones o en la vesícula biliar. Si padecemos serias inflamaciones de los riñones, el perejil no será suficiente para mejorarlas, aún así, es muy útil en casi todas las dificultades renales. ¿Por qué? Pues porque fortalece las glándulas suprarrenales. Además, resulta beneficioso para los nervios ópticos, para el cerebro, para el dolor de oído y la sordera.  Elimina la halitosis y favorece los dientes. 

Atención: Las madres que amamantan a sus hijos no deben tomarlo, ya que seca la leche.

Tomillo:

plantas aromáticas

El tomillo crece en terrenos calcáreos bajo un intenso sol. En estas condiciones, acumula lentamente una serie de componentes, por ejemplo: el calcio. Llegando a tener el doble de calcio que el sésamo o incluso que la leche de vaca.

Es antiinfecciosa, estimula el Qi de pulmón y la energía defensiva del cuerpo (WEI QI). Abre el apetito, es expectorante, mucolítico, alivia la laringitis y las infecciones bucales. Se puede emplear también contra los piojos y alivia algunos trastornos menstruales.

A tener en cuenta: No se aconseja usar durante un tiempo muy prolongado, y no deben tomarla las mujeres embarazadas.

Cilandro:

cilantro

Las hojas de cilandro se pueden comer frescas, añadiéndolas a algún plato; y sus semillas su pueden tostar y triturar. Precisamente, las semillas de cilantro se combinan con platos de frijoles o alubias para combatir las flatulencias.

Nos ayuda a reducir el colesterol malo (LDL) y a aumentar el HDL. ayuda a eliminar los metales pesados del cuerpo: plomo, mercurio, aluminio…  Rico en vitaminas A, C, K, ácido fólico, calcio, hierro y magnesio.  Nos ayuda a controlar el nivel de glucosa en sangre, y mejora la visión y la digestión.

Orégano:

orégano

Contiene timol, haciéndolo muy digestivo y eficaz contra las flatulencias. Además, es un potente antiséptico y el ácido ursólico es beneficioso para nuestro hígado, mejorando la circulación sanguínea y el dolor menstrual. También tiene hierro, calcio y carvacrol. 

Es antioxidante, antimicrobiano, antitumoral, y actúa sobre el sistema respiratorio calmando la tos y la mucosidad bronquial. Por eso se usa para los catarros y los resfriados.

También se pueden realizar bahos con ella. Para la artritis y el reuma, se puede masajear la zona afectada con aceite esencial de orégano.  Así mismo, se dice que el orégano estimula la producción de estrógenos, ayudando a la menopausia.

Albahaca:

albahaca

Tiene un intenso aroma y es beneficiosa para el sistema digestivo, es tranquilizante y tiene un efecto antibiótico e inflamatorio. Aun así, es importante no tomarla cuando se está embarazada.

Su aceite esencial tiene propiedades digestivas (vómitos, dolor de estómago…), y antisépticas. Se puede aplicar sovbre la piel en caso de acné. También es útil para el dolor muscular.

Menta:

menta, sus beneficios

Es beneficiosa para el síndrome del intestino irritable y para las náuseas. Se puede combinar con las legumbres para mejorar su digestión, al mismo tiempo que aportamos manganeso, cobre y vitamina C.

Es antiséptico, antifúngico, antivírico, incluso antimigrañosa. Produce un efecto refrescante en la boca y en las vías respiratorias. Combate las náuseas y los mareos. ayuda al sistema digestivo, produce bilis, y mejorar el sistema circulatorio.

Romero:

Nos ayudará a combatir el estrés de cada día. También es digestivo, antioxidante y un magnífico antibiótico natural. Podemos macerarlo en aceite de oliva y usarlo en nuestras ensaladas. Se suele usar para combatir los problemas respiratorios. Combate la dispepsia (trastorno digestivo). Se utiliza también para los problemas reumáticos y circulatorios. Se puede usar vía tópica a través del aceite esencial de romero.  Se realizarán fricciones en las zonas afectadas, para aliviar el reumatismo muscular o articular. 

Debido a que tonifica el sistema nervioso, se usa también para combatir el estrés  y las depresiones más leves.  sus propiedades emenagogas, la hacen apropiada en las mujeres para la amenorrea y la dismenorrea.

Cuidados: Carece de toxicidad, pero puede presentar alguna alergia en personas sensibles. Evitar en personas con cálculos biliares. 

Conclusión:

Especias como la canela, la albahaca, el comino, el jengibre, el eneldo, el orégano o el laurel, multiplican enormemente el aporte de hierro que hay en las alubias y las lentejas. Sobretodo el tomillo. Tan sólo tomando 1 gramo de clavo, cubrimos las necesidades diarias de antioxidantes que debemos consumir.

El orégano, también contiene gran cantidad de antioxidantes. El eneldo, la albahaca y el comino, también contienen magnesio y fósforo. El tomillo y la albahaca son ricas en zinc, y también podemos encontrar este mineral en el jengibre, el orégano o el laurel.

Un solo gramo de pimentón o de guindilla en polvo, nos aportará más de 360 mcg de betacaroteno (provitamina A). Aunque podéis y debéis tomar variedad de dichas plantas aromáticas, recordad que el tomillo, el eneldo, el comino, el orégano o la albahaca, son de las que más nutrientes nos pueden aportar.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Plantas aromáticas-

La primavera según la Medicina Tradicional China | ¿Qué debo hacer?

La primavera según la Medicina Tradicional China | ¿Qué debo hacer?

La primavera:

Conoce todas las implicaciones que comporta dicha estación en el ser humano.

La primavera es una estación tremendamente importante. Según la Medicina Tradicional China, cada uno de los cinco elementos representa una estación en el ciclo anual. El Fuego se corresponde con el verano. El Metal con el otoño. El Agua con el invierno, y la Madera con la primavera. Además, al final de cada estación, las energías celestes vuelven a la Tierra para reabastecerla. Por ello, aunque decimos que la primavera comienza el 20 de marzo, en realidad, comienza unos 18 días antes. El Viento es la manifestación climática más específica de dicha estación, teniendo una relación directa con nuestro Hígado.

La energía Yang empieza a resurgir en la primavera (Yang dentro del Yin), al mismo tiempo que la energía Yin desciende suavemente; siendo un momento clave para la expansión y el renacer. En primavera, la alimentación tiene un efecto muy importante en nuestro estado de salud, tanto físico como emocional. Así que será necesario tomar una dieta sin tóxicos, salir al aire libre, respirar aire puro y mantener nuestras emociones a raya.

La primavera y sus cambios:

El hígado y la vesícula biliar son los órganos que la representan.

La primavera

En la primavera los días se hacen más largos. La luz de sol nos despierta más temprano y nos acompaña durante más horas. Si el Hígado y la Vesícula Biliar funcionan correctamente, nos encontraremos mucho más relajados, seremos más flexibles con la gente y planificaremos mejor nuestro día a día. Mientras que, si nuestro hígado está saturado debido a los excesos realizados en otras estaciones, nos sentiremos inquietos, irritables o con falta de organización.

En la primavera, es importante ir reduciendo los horneados, los fritos (que apenas deberíamos tomar). Los platos típicos de cuchara y muy calóricos, e ir introduciendo alimentos verdes con gran cantidad de clorofila y germinados.

También nos serán de gran ayuda para irnos aclimatando, los alimentos templados o cocidos al vapor. Ya que el Hígado tiene una relación directa con la primavera. Introduciremos el sabor ácido en nuestra dieta para que nos ayude a metabolizar mejor las grasas. También será el momento más idóneo para expulsar toxinas de nuestro cuerpo y realizar limpiezas de Hígado y de Vesícula Biliar, siempre con cuidado y moderación.

¿Cómo ayudar a nuestro Hígado?

Uno de los órganos que más libertad, a nivel energético, necesita en la primavera.

Cuando vivimos con demasiado estrés, si realizamos excesos alimentarios, o experimentamos emociones relacionadas con la frustración o la rabia, el Hígado siempre sale perjudicado. Suele hallarse estancado o congestionado por el exceso de toxinas, llegando a depositar sedimentos en la bilis y volviendo la vesícula deficiente. En ese caso encontraremos: gases, dolor abdominal o tensión en los hombros.

En la Medicina Tradicional China se destaca también un sabor amargo y muy característico en la boca. Cuando este sabor es más o menos constante decimos que proviene del Fuego de Hígado; mientras que, cuando se presenta sólo por las mañanas y la persona suele sufrir insomnio, decimos que tiene Fuego de Corazón. Cuando aprendemos a gestionar correctamente este tipo de emociones (irritabilidad, enfados, ira…), logramos que nuestro hígado no se encuentre tan saturado emocionalmente y que su energía y su sangre fluyan con normalidad.

Recuerda:

El Hígado almacena la sangre, gobierna los tendones y nutre las uñas y, además, decimos que se abre en los ojos. Por ello, en primavera, si la sangre fluye con normalidad las reglas no serán dolorosas, los ligamentos serán flexibles y estarán bien nutridos, las uñas no se romperán con facilidad y la persona no padecerá conjuntivitis.

PEQUEÑOS CONSEJOS PARA LA PRIMAVERA:


  • Es importante que en primavera nos acostumbremos a cenar más temprano.
  • Realizar estiramientos mejorará nuestra actividad deportiva y activará el Qi de nuestro cuerpo. Recordad: el Hígado está relacionado con los tendones, así que es un buen momento para estirarlos y tonificarlos correctamente.
  • Controla tus emociones y gestiónalas como es debido.
  • Toma un poco de limón todos los días, el ácido estimula al hígado y produce un efecto detox.
  • Come vegetales verdes: rúcula, diente de león, espinacas, canónigos, etc.
  • No abuses de la sal. Y, si estás sano, toma infusiones de cardo mariano, diente de león o boldo, que ayudarán de forma muy positiva a tu propio bienestar.

La dieta en primavera:

Cada estación requiere una dieta distinta que se adecue a las circunstancias.

La dieta en primavera

Respecto a la dieta, en primavera es importante realizar una alimentación más ligera y algo más refrescante. Hay que dar importancia a este dato, pues refrescante no significa fría. Nos beneficiarán los alimentos Yin, es decir: germinados, plantas silvestres y hojas verdes ricas en clorofila. Rebajando las dosis de alimentos como el miso, la salsa de soja o la carne, que tienden a ser de naturaleza Yang. Si nos gusta el miso deberemos usar el más claro, es decir, el que tenga la fermentación más corta.

Podemos aumentar la ingesta de alimentos crudos en primavera, aunque todavía no es momento para abusar de ellos. En estos casos, puede ser recomendable pasarlos unos segundos por el wok, para romper la cadena del frío y convertirlos en un alimento templado. Alimentos como el Kuzu, los frutos rojos, la alcachofa, la cúrcuma o la espirulina, nos serán de gran utilidad.

Si quieres drenar el hígado puedes tomar infusiones de diente de león o de boldo. Mientras que, si prefieres favorecer al sistema nervioso simpático o la síntesis hormonal, puedes tomar angélica, cardo mariano, cola de caballo o incluso romero. Como siempre os digo, cada individuo es distinto, y el uso de cualquier planta o medicamento deberá consultarse antes con un buen profesional.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-La primavera según la Medicina Tradicional China-

Cómo puedo relajarme | Acupuntura y masajes relajantes en Sabadell

Cómo puedo relajarme | Acupuntura y masajes relajantes en Sabadell

Cómo puedo relajarme:

Vivimos en un mundo lleno de estrés y ansiedad, y debemos aprender a gestionarlo.

Muchos nos preguntamos “cómo puedo relajarme“, y la respuesta no es tan fácil como parece a simple vista. Saber tomarse un respiro cuando uno lo necesita es crucial para nuestra salud, pero la constante actividad que mantenemos durante todo el día no nos lo permite. Por ello, hay que comprender que lo importante no es dejar de hacer cosas, sino aprender a gestionarlas bien. Y eso, es algo que muy poca gente aprende a hacer a lo largo de su vida. El nivel de competencia y nuestras propias ambiciones nos convierten en seres estresados.

Cada vez que una situación no sucede como deseábamos, los pensamientos nos invaden y el malestar aumenta. Y es que no nos gustan los cambios, puesto que nos obligan a salir de nuestra querida zona de confort. Sin duda, muchas personas viven en un continuo y permanente estado de alerta. Esto repercute de manera directa incluso en el sueño, ya que dicho estado no les permite dormir con normalidad.

Cerrar cajones:

Debemos aprender a desconectar de los estímulos negativos cuando ya no nos aportan nada.

cómo puedo relajarme

Hace años, al preguntarle a una amiga psicóloga: “¿cómo puedo relajarme?”, me dijo que las personas debemos “cerrar los cajones” del armario antes de irnos a dormir. Al levantarnos abrimos el cajón del trabajo, el de los niños, el de ir a la compra y, conforme el día avanza, debemos irlos cerrando. Si cuando nos vamos a dormir dejamos dicho cajón sin cerrar, no podremos descansar como merecemos. ¿Has hecho hoy todo lo posible por cuánto te ha sucedido? Pues cierra los cajones y mañana será otro día.

Desgraciadamente, ir a dormir sin haber solucionado un problema nos corroe por dentro y nos genera ansiedad. A la mañana siguiente, cuando nos levantemos, el problema seguirá estando allí y la persona que deberá batallar con él estará hecho una piltrafa… Hay que entender que cerrar esos cajones no es hacer como si no estuvieran, sino que sólo los dejamos a un lado durante unas horas para poder descansar y recuperar fuerzas.

En resumen, para responder a la pregunta: “cómo puedo relajarme”, debemos comprender que gestionar nuestra fuerza interna en nuestro beneficio y en el de los demás es algo fundamental. Llegados a este punto, también debemos comprender que no son las situaciones de la vida lo que de verdad nos estresa, sino la forma en que nos las tomamos.

El masaje relajante:

El masaje y la acupuntura son muy eficaces para ayudar a relajarse.

Muchas personas vienen a mi consulta porque saben que un masaje relajante les puede ayudar. Es cierto, los masajes ayudan y podemos confiar en su enorme efectividad. Ahora bien, como siempre digo a mis pacientes, es importante comprender que son sólo una ayuda. Una especie de “reset” a partir del cual cada persona deberá decidir si volver al caos general del día a día o, por el contrario, un punto de inflexión para poder cambiar la actitud frente a la vida. Pero, ¿cómo podemos relajarnos? Una vez comprendido lo anterior, debemos ir introduciendo en nuestra vida aquellos factores que puedan ayudarnos, primero, a descargar el estrés, y luego, a relajarnos.

El ejercicio aeróbico es el mejor ejercicio que puedes hacer para descargar tensión. Libera la tensión acumulada durante el día, hace que la respiración sea más profunda y rítmica, masajea los músculos, los órganos internos, etc. Así pues: correr, ir en bicicleta, caminar o bailar, pueden ser un buen primer recurso a utilizar. Una vez hayamos aprendido a descargar tensión, es importante aprender a no acumularla de nuevo.

Acupuntura y ansiedad – Cómo puedo relajarme-


La ansiedad, como tal, no tiene una equivalencia exacta en Medicina tradicional China. Se trata a través de emociones como el miedo, la preocupación o el pánico; o síntomas como las palpitaciones. Una fuerte emoción puede provocar un estancamiento del Qi. Si no se resuelve, dicho estancamiento genera Calor y, con el tiempo, daña a la sangre y al Yin. El miedo y las palpitaciones se relacionan con el Corazón (principalmente) y también con el Hígado y los Riñones.

Aun así, en mi experiencia creo que es importante tener en cuenta los Pulmones y el Bazo para regular el Qi en personas más tristes o con pensamientos muy repetitivos.
La acupuntura da buenos resultados para tratar la ansiedad, pero en muchos casos será necesaria la aportación psicológica. Hay que preguntarse cómo puedo relajarme, y dar el paso para hacerlo realidad. Así mismo, dependiendo del grado de ansiedad, será imprescindible la visita al médico y seguir el tratamiento que administre.

Psicología y más cosas…

Cuantas más factores positivos utilicemos para lograr nuestro objetivo, mejor.

relajar espalda

Un buen psicólogo debería ayudarnos a gestionar nuestras emociones, ya sea a nivel de trabajo o de relaciones personales. Aprender cómo funcionan nuestros pensamientos es fundamental, y la observación de éstos y el ver cómo nos afectan, es de vital importancia.

También es necesario ser consciente de las posturas que adoptamos durante el día en el trabajo, frente al ordenador, cuando jugamos con nuestros hijos, etc. Ya que una mala posición provoca una excesiva tensión muscular. Aprender a respirar correctamente es muy importante, ya que tiene un efecto directo sobre nuestra forma de pensar y de gestionar la vida exterior con la interior. Podemos, durante el día, tomar infusiones de pasiflora.

¿Qué más nos puede ayudar?

La meditación, y muchas de las técnicas que derivan de ella, pueden sernos de gran ayuda.

Si te preguntas cómo puedo relajarme, debes saber que técnicas como el Mindfulness nos ayudarán a vivir el momento presente. Y, el yoga, el pilates, el tai chi o el qi gong, nos harán sentir más conscientes del estado en que se encuentra nuestro cuerpo. Evidentemente, ¡no hay que ponerse a hacer todo eso de golpe y porrazo! Cada persona es distinta, y unos necesitamos más unas cosas que otras. Ahora bien, en la sociedad en la que vivimos, nos han enseñado muy poco a convivir con nuestras emociones, al mismo tiempo que nos hemos especializado en buscar excusas. Es mucho más fácil quejarnos de nuestra situación, hacernos las víctimas, decir que no tenemos tiempo o que la sociedad nos impone que vayamos a un ritmo frenético, antes que afrontar el hecho de que podemos cambiar (no lo que nos rodea), sino nuestra propia actitud frente a lo que hay.

Si queremos aprender a solucionar el cómo puedo relajarme y a ser más feliz, tienes que empezar por cambiar primero tu propia actitud frente a la vida.

Artículos relacionados con “cómo puedo relajarme”, el estrés y la relajación:

“El silencio interior” Pulsa AQUÍ para leer el contenido.
“Acupuntura para el estrés y la ansiedad” Pulsa AQUÍ.


Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Cómo puedo relajarme-