Seleccionar página

Shiitake, maitake y reishi, ¿porqué se han puesto tanto de moda? La micoterapia es la ciencia que estudia la aplicación de hongos en la salud. El primer libro donde se menciona el uso terapéutico de los hongos data del año 2.700 a. C. (“El libro de las hierbas de Shen Nongs”), por ello se dice que la Medicina China lleva milenios utilizándolos. Aquí, aunque en las regiones más húmedas como Cataluña y el País Vasco suelen consumirse con normalidad, tan sólo ahora empezamos a descubrir sus cualidades y a darnos cuenta de su verdadera importancia en la salud.

Se habla de los hongos como alimentos funcionales ya que, además de su aporte nutricional, regulan otras funciones específicas como la capacidad de activar el sistema inmunitario de la persona que los toma. Los hongos contienen fibra con una capacidad prebiótica para la flora intestinal, regeneran su mucosa, incluso hay estudios que aseguran que pueden ayudarnos a reducir la tasa de colesterol.

reishi

Los hongos son muy delicados y contienen grandes propiedades capaces de preservar nuestra salud. Son ricos en proteínas, muy pobres en azúcares simples, con un índice glucémico bajo y son muy fáciles de digerir. Tienen hidratos de carbono complejos y son ricos en fibra. Aportan minerales al organismo, tales como: hierro, fósforo, selenio, potasio, zinc, magnesio, germanio, etc. y son ricos en oligoelementos: vitamina C, ergosterol, provitamina A, niacina, riboflavina. Así mismo, tienen una gran variedad de enzimas y polisacáridos y, es aquí, principalmente en los beta-glucanos, donde se halla su acción más potente sobre nuestro sistema inmunitario.

Son tres los hongos que destacan en la actualidad debido a sus propiedades anticangerígenas, antimicrobianas y inmunomoduladoras: el shiitake, el maitake y el reishi. Pero hay que matizar que su extracto no posee una acción directa sobre las células cancerígenas. Como he dicho, sus características antitumorales provienen de la activación de distintas respuestas inmunológicas, estimulando las células «natural killer» y los linfocitos T. Así mismo, estos tres hongos todavía están siendo estudiados por los investigadores, así que os recomiendo que antes de tomarlos lo consultéis con vuestro médico. Vayamos a repasar estas tres magníficas setas:

  • El shiitake es un condimento habitual dentro de la cocina china y japonesa. La gran cantidad de lentinanos (un polisacárido que actúa como inmunomodulador) aumenta en gran cantidad los macrófagos, las «células killer», los linfocitos T4, e inhibe la síntesis de interferón. Se aconseja cada vez más tomarlo si te están administrando quimioterapia, aunque no en todos los tipos de tumores se obtienen los mismos resultados y siguen faltando estudios científicos que avalen dicha eficacia. Donde sí que ejerce un buen efecto terapéutico es en caso de gripe, resfriados, bronquitis, herpes, agotamiento, cansancio… Incluso algunos principios activos podrían actuar sobre aquellas bacterias resistentes causantes de infecciones periodontales, caries o gingivitis. El shiitake, es uno de los hongos que más actúa contra el colesterol.
  • El Maitake se ha utilizado en la Medicina Tradicional China como estimulante del sistema inmunitario y de la potencia viril. Contiene una rica fuente de polisacáridos que estimulan las células inmunocompetentes, realizando así una acción mucho más potente contra las células cancerosas.
  • El Reishi tiene grandes virtudes para luchar contra el envejecimiento precoz. De hecho, es conocido como el hongo de la eterna juventud. Se dice que aumenta el Qi, la memoria (para el Alzheimer), la capacidad de concentración y que oxigena la sangre gracias al germanio, que también estimula la producción de interferón y tiene efectos antiálgicos. Debido a la cantidad de triterpenos, el reishi ofrece una acción antiinflamatoria, siendo muy favorable si se padece artritis. Ejerce un gran beneficio sobre el corazón, ya que sus ácidos ganodéricos son utilizados a menudo para tratar la hipertensión arterial. Algunos estudios apuntan a que el reishi puede contribuir a reducir las placas de ateroma que suelen obstruir las arterias (especialmente las coronarias).

LOS POLISACÁRIDOS:


Son largas cadenas de moléculas de azúcares simples. Por lo que parece, este tipo de sustancias actúan en el hongo como protectoras de la pared celular, impidiendo que proliferen en ellas cualquier tipo de microorganismo nocivo. El lentinán es el polisacárido que más se encuentra en el reishi y el shiitake, realizando una actividad estimulante, anticancerosa e inmunitaria. El ganordema contiene muchos lentinanos y ácidos ganodéricos, siendo estos últimos los que nos ayudan a combatir la hipertensión y los niveles altos de colesterol. En todo caso, la investigación de estas setas todavía debe avanzar mucho para poder asegurar su efectividad en otro tipo de patologías. Infórmate bien antes de tomarlas, y sé precavido.

Como ya sabéis, el uso de este tipo de setas debe estar supervisado por vuestro médico, sobre todo si os estáis medicando. Así mismo, también debéis saber que las setas, debido a su rápido crecimiento, asimilan los elementos de la tierra donde crecen con rapidez; pudiendo absorber también toda la contaminación que pueda haber. Es necesario que cuando compréis cualquier concentrado de algunas de estas setas, sepáis de dónde provienen, que sean de tipo orgánico y que hayan sido controlados por los medios sanitarios vigentes. Finalmente, ten en cuenta que para absorber todas sus propiedades deben tomarse junto a una buena dosis de vitamina C.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Shiitake, maiteka, y reishi-