Seleccionar página

Tendinitis del talón de aquiles:

Conoce las causas, sus síntomas más comunes y como recuperarse de la lesión.

La tendinitis del tendón de Aquiles es una dolencia muy común en deportistas. El talón de Aquiles es un tendón de unos 10 centímetros de largo, se inserta en el hueso calcáneo y está unido al músculo gastrocnemio y al sóleo de la pierna. Podemos dividirlo en tres secciones: las distensiones suelen realizarse en la parte alta de dichos músculos, y tienden a curarse con cierta rapidez. Aun así, lo más habitual es que las lesiones se produzcan donde convergen los músculos y los tendones, en la zona media. En esta zona, como el riego sanguíneo no es tan abundante, suelen tardar algo más en curarse. Las lesiones más graves se realizan justo en la parte baja del tendón de Aquiles. La tendinitis (inflamación del tendón), y la tendinosis (una infamación crónica del tendón con acumulación de líquido), son las dos lesiones más frecuentes.

Tratamiento para el dolor del talón de aquiles:

Es importante tratar bien la lesión, evitar el dolor, y tomarse su tiempo.

tendinitis del tendón de aquiles

Lo más habitual, es que el médico te pida reposo. No hace falta que estés todo el día sin hacer nada. Muchas veces, se permite realizar actividades como la natación o el ciclismo. Pero hay que evitar deportes como el correr, que podría perjudicar la lesión. En el caso de que haya inflamación, podrás ponerte hielo en la zona dolorida durante 15 minutos, unas 4 o 5 veces al día.

Es importante recordar que, una vez la inflamación se detenga, el frío puede perjudicar la recuperación. Así que ya no hará falta usarlo. No abuses de los estiramientos, estos deben realizarse de forma suave y relajada, e irlos aumentando conforme la lesión se recupere progresivamente. Pero hay que ser prudente ante una lesión de este tipo y no abusar en exceso de ellos. Si la tendinitis del tendón de aquiles es reciente y se mantiene, haz reposo, y no estires todavía.

Rehabilitación:

Durante la rehabilitación, se pueden emplear ultrasonidos, sensores eléctricos, estiramientos y fortalecimiento de la musculatura. En mi consulta, he comprobado que la electro-acupuntura da excelentes resultados, siempre y cuando el paciente ponga de su parte. Son muchos los deportistas que quieren volver al entrenamiento de siempre y que, al mejorar un poco, terminan por agravar más la lesión. Todas las lesiones necesitan su tiempo de recuperación y, aunque nosotros podemos ayudar mucho al cuerpo a recuperarse, no hay que querer tener prisa. La tendinitis del tendón de aquiles, necesita su tiempo para recuperarse…

¿Debo acudir al médico?


Si tienes molestias durante un par de días y ves que mejora, no te hará falta. Ahora bien, si el dolor te provoca cojera y no te permite andar con normalidad, es mejor que vayas a ver a tu médico y que haga un buen diagnóstico. Cuando el dolor persiste y no recibe un tratamiento adecuado, la tendinitos y la tendinosis pueden derivar a un desgarro del tendón (suele notarse un bulto extraño en un lateral del tendón). Esto puede terminar en una rotura del tendón y en un dolor que puede llegar a ser crónico. Llegados a este punto, puede que la cirugía sea tu única salida. Hay que intentar evitar llegar a estos extremos.

Ejercicios de recuperación:

En la tendinitis del tendón de aquiles, tan importante es hacer reposo como iniciar bien la actividad..

ejercicios tendón de aquiles

Podemos realizar elevaciones excéntricas de los gemelos. En un escalón, aguantado por la punta de los pies y con los talones al aire, haz un descenso lento y controlado y aguanta unos 10 segundos. Luego, elévate a un ritmo normal y repite el ejercicio.

Tratamiento con Medicina tradicional China:

Las terapias alternativas son a veces de gran ayuda en este tipo de casos.

La Medicina Tradicional China (acupuntura), irá enfocada a restaurar la circulación del Qi y de la sangre. Cuando hay una inflamación, el Qi suele estancarse y producir dolor. Al mejorar la libre circulación, ayudaremos al cuerpo a recuperarse con más facilidad. La acupuntura, irá dirigida a tratar puntos locales (en la zona afectada) y puntos distales (como por ejemplo el 34 de Vesícula biliar, punto Hui y reunión de los tendones). Si la zona está enyesada, se usarán puntos distales, técnicas como la acupuntura Tung, o puntos en la muñeca siguiendo la teoría clásica de acupuntura por coordinación.

La electro-acupuntura, suele dar muy buenos resultados tanto en patologías agudas como crónicas.

Consulta más información en:

 

Las tendinopatías”, pulsando AQUÍ.

“Acupuntura, explicación fisiológica”, pulsando AQUÍ.

Xavier Turell Nebot

Masajista en Sabadell

-Tendinitis del talón de aquiles-