Seleccionar página

La vitamina D se sintetiza a través de la piel. Si bien es cierto que podemos tomarla a través de la dieta, la mayoría de ella se sintetiza en la piel. Interviene en varios procesos fisiológicos, entre ellos, nos ayuda a absorber y a mantener los niveles de calcio en los huesos.

¿Qué es la vitamina D?

La actual moda no debe tomarse a la ligera.


La vitamina D (colecalciferol), se hizo popular gracias a que contribuyó a combatir el raquitismo. Hoy en día, hay algunos estudios que la recomiendan para tratar la osteoporosis, para mejorar el asma, el autismo, para ayudar a la función cardíaca, etc. Aún así, no está del todo claro que su aportación a través de suplementos de vitamina D, sea siempre lo más adecuado.

Tomar vitamina D se está poniendo de moda pero, ¿de verdad es tan importante y necesaria? Según nos dicen, la mayoría de las personas tenemos carencia de vitamina D. De hecho, hace tiempo que los médicos han aumentado los análisis de vitamina D en todos sus pacientes. Y, muchas personas, han empezado a tomar suplementos de dicha vitamina por su cuenta. Pero, ¿somos conscientes de lo que estamos haciendo? Repasemos un poco todas sus consecuencias.

Niveles óptimos:

En 2013 todavía no sabíamos qué niveles eran los más aconsejables.


Vitamina D

Hoy en día, se considera que por encima de los 30 ng/ml los niveles de 25-hidroxy-vitamin D son correctos. Aún así, se ha demostrado que más del 90% de la población tiene niveles por encima de los 20ng/ml sin sufrir problemas óseos.

Otros estudios nos dicen que los niveles normales de la población oscilan entre los 11 y los 46 ng/ml. Pero, para no liarnos, os diré que si los valores están por encima de 30ng/ml no deberíamos preocuparnos.

¿Podemos tomarla en exceso?

La intoxicación debido a la vitamina D puede ser grave, aunque no frecuente.


El exceso de dicha vitamina puede provocar un exceso de calcio en el cuerpo. Esto podría conllevar a sufrir piedras en el riñón o arteriosclerosis. De hecho, muchos nefrólogos se quejan del abuso de la vitamina D en la actualidad.
Es cierto que los efectos secundarios suelen ser muy escasos y bien tolerados por la persona. Ahora bien, no hay que olvidar la posibilidad de lo anteriormente dicho.

Fuentes de vitamina D:

Tenemos dicha vitamina a nuestro alcance.


pescado

La principal fuente de esta vitamina la encontramos en el pescado, el queso, la yema del huevo y las setas. Tomar el sol es un acto que debería ser natural, y que resulta muy importante. Hemos asociado tomar el sol como un factor peligroso para nuestra salud, y eso, es un grave error. No se trata de pasarse tres horas expuesto al sol en pleno verano y a horas puntas… Se trata de tomar el sol de forma moderada y continua.

soy diabético

¿PODEMOS COMPRARLA?

Actualmente, se pueden adquirir dos formas de vitamina D de forma comercial:

  • La vitamina D2 (ergocalciferol), se encuentra en los vegetales.
  • La vitamina D3 (colecalciferol), fabricada por la propia piel a través de deribados del colesterol y gracias a la acción de los rayos ultravioletas B. En los suplementos, se obtiene del hígado del pescado, o a partir de la cera de lana de origen animal.

Ejercicio:

Tomar el sol y hacer ejercicio.


Otro factor importante a tener en cuenta es el ejercicio. Sabemos que el ejercicios estimula los osteoblastos, formación del hueso. Cuando dejamos de hacer deporte y hacemos una vida sedentaria, tenemos todos los números de sufrir osteoporosis.

Mejor alimentación, menos suplementos:

Nuestra dieta es importante, más que tomar suplementos en pastillas:


La vitamina D es liposoluble. Esto significa que las personas con obesidad suelen tener los niveles más reducidos. Es más, se sabe que las personas que consumen mayor cantidad de grasas “trans”, tienen más posibilidades de sufrir osteoporosis. De hecho, se recomienda que más que tomar suplementos de vitamina D, se elimine de la dieta los alimentos que contengan grasas “trans”.

Xavier Turell Nebot

Vitamina D
Share This

¿Te ha gustado?

¡Comparte esta publicación con tus amigos!